seminario (horizontal-x3)
La denuncia surgió en medio de una conferencia de prensa en la que se resumieron los trabajos realizados en el seminario “Deuda pública, un problema global: Experiencias internacionales y la situación de Puerto Rico”, en Isla Verde. (Suministrada)
La comisión creada por ley para auditar la deuda pública y evaluar el proceso de renegociación con los acreedores no ha podido comenzar sus trabajos porque el gobierno no le ha asignado fondos, denunció hoy, jueves, el líder sindical Roberto Pagán.
“Necesitamos que nos asignen dinero para poder trabajar… Lo que se ha solicitado es un presupuesto de $5.6 millones para un equipo de 15 expertos”, sostuvo Pagán al recordar que el organismo se creó hace siete meses, pero no han podido desarrollar su encomienda. 
“No creo que puedan decir que no es razonable, que no hay fondos, porque se han gastado $30 millones (para reestructurar la deuda de la) Autoridad de Energía Eléctrica”, subrayó el portavoz del Sindicato Puertorriqueño de Trabajadores (SPT).
La denuncia surgió en medio de una conferencia de prensa en la que se resumieron los trabajos realizados en el seminario “Deuda pública, un problema global: Experiencias internacionales y la situación de Puerto Rico”, efectuado en el hotel Verdanza, en Isla Verde.
Pagán opinó que la comisión creada por la Ley 97 del 2015 no podrá auditar toda la deuda. Estimó que se atenderían solo las deudas de los fondos de anticipación de contribuciones e ingresos (TRANs, por sus siglas en inglés) y un préstamo de $3,300 millones realizado por el gobierno en 2014.
“El objetivo de la auditoría es ver cuál deuda es inconstitucional”, destacó al también anunciar que el SPT cabildeará internacionalmente en contra de la propuesta junta federal de control fiscal para Puerto Rico.
Al seminario en Isla Verde acudieron organizaciones afiliadas a la Internacional de Servicio Público (ISP) y contó con la participación de conferenciantes de Grecia e Islandia, entre otros.
Según la secretaria general de la ISP, Rosa Pavanelli, en el seminario hubo consenso de rechazo a la junta federal de control fiscal para Puerto Rico y un llamado a que el gobierno de la Isla atienda los reclamos del pueblo, en vez de las exigencias de los acreedores.
“Los participantes del foro, habiendo examinado y discutido la experiencia internacional frente a la creciente deuda pública, declaran su apoyo resuelto al pueblo de Puerto Rico que enfrenta la voracidad de los fondos buitres y las medias de austeridad que le han colocado al borde de una grave emergencia humanitaria”, señala una declaración aprobada en la asamblea.
“Hacemos un llamado a las organizaciones de trabajadores, de la sociedad civil y otras no gubernamentales en todo el mundo a expresar su solidaridad con el pueblo de Puerto Rico y endosar la ruta de la recuperación que exige una auditoría rigurosa y transparente de la deuda, una reestructuración de la deuda que proteja los intereses locales, así como una reforma contributiva justa y progresiva que permita la puesta en marcha de un plan de desarrollo económico solidario y sustentable”, agrega la resolución.