(horizontal-x3)
García Padilla salía esta tarde rumbo a la capital federal, se informó. ( Archivo / GFR Media)
Ante la creciente preocupación de que esta misma semana se podría considerar en el Congreso federal el proyecto que recomienda crear una junta federal de control fiscal para Puerto Rico, el gobernador Alejandro García Padilla encabezará un grupo que retomará desde mañana, lunes, el cabildeo para intentar que la acción legislativa en Washington sea menos lesiva de lo que se anticipa hace varias semanas.
“La unidad es un elemento fundamental para generar cambios en la sociedad. Es hora de que el Congreso asuma una postura justa con los puertorriqueños. Por ello, siendo capaces de superar barreras ideológicas y puntos de contraste, regreso a Washington junto a una delegación, con un reclamo aún más sólido, producto del consenso advenido con los diversos sectores representativos del país. Vamos a reclamarle a los legisladores federales una acción inmediata para atender la insolvencia del país, pero a su vez, una legislación que respete las bases de un gobierno propio", dijo García Padilla.
En declaraciones escritas divulgadas esta tarde, poco antes de viajar a la capital federal, García Padilla añadió que es fundamental lograr acceso a un régimen de reestructuración amplio, que le permita al gobierno prestar servicios esenciales y proteger el bienestar de su población. No obstante, el primer ejecutivo opinó que cualquier acción del Congreso de los Estados Unidos no puede ser impuesta unilateralmente y debe contar con el respaldo de los puertorriqueños. 
"La delegación dejará claro su oposición a la forma de la Junta según propuesta en el borrador de legislación presentado por el Comité de Recursos Naturales del Congreso. Una Junta de Supervisión Fiscal puede ser aceptada en la medida en que respete los poderes de un sistema democrático. Por esa razón es importante que cualquier mecanismo que se cree respete la democracia puertorriqueña”, señaló el mandatario.
El presidente de la Cámara, Jaime Perelló, por su parte, sostuvo que se anticipa que la medida sobre la propuesta junta de control fiscal podría llevarse a votación esta misma semana, después que el Comité de Recursos Naturales de la Cámara federal lleve a cabo una vista pública sobre el tema. 
En la audiencia, en agenda el miércoles, 13 de abril, espera participar gran parte del liderazgo político de la Isla, que reconoce el escenario difícil prevaleciente, en el que el cabildeo legislativo local es combatido de forma enérgica por delegados de bonistas y representantes de poderosos sectores económicos. 
Según Perelló, cualquier junta de supervisión fiscal debería operar con un mecanismo para la reestructuración de la deuda, que proteja los intereses del pueblo en la negociación con los acreedores, así como medidas de desarrollo económico. Sin embargo, de legislarse única y exclusivamente una junta de supervisión fiscal, solamente se beneficiarían los bonistas, argumentó Perelló en un comunicado de prensa.
Perelló encabeza un grupo bipartidista de representantes que llegará a Washington mañana, lunes. En ese grupo figuran los novoprogresistas Antonio Soto y Ricardo Llerandi, así como los estadolibristas Rafael Hernández Montañez, Ángel Matos y Charlie Hernández.
El presidente de la Cámara pidió a la gente que se una al cabildeo que ellos realizarán en Washington mediante llamadas y mensajes cibernéticos dirigidos a los congresistas.
Perelló hizo el reclamo a los puertorriqueños aquí y en la diáspora para que clamen por una legislación federal sobre Puerto Rico que incluya un mecanismo para la reestructuración de la deuda pública y medidas de desarrollo económico. El legislador recomendó llamar al Capitolio federal al (202) 224-3121 o escribir un correo electrónico a los representantes del Comité de Recursos Naturales de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos para exponer el reclamo.