Víctor Ramos (horizontal-x3)
El presidente del Colegio de Médicos Cirujanos, Víctor Ramos Otero (al centro), defendió su gestión y arremetió contra su contrincante y aspirante al cargo en las elecciones del gremio, Pedro Scorza. (Teresa Canino)
Como dos boxeadores que se golpean sin tregua en el cuadrilátero, los dos grupos que se disputan las elecciones de la directiva del Colegio de Médicos Cirujanos de Puerto Rico siguieron hoy, jueves, intercambiándose acusaciones en una pelea pública que se ha extendido a las vistas sobre una medida que propone eliminar la colegiación obligatoria de los galenos.
En la continuación de un intercambio de recriminaciones y señalamientos de supuestas irregularidades que inició en una vista celebrada el pasado martes, el presidente del organismo, Víctor Ramos Otero, abogó por mantener la colegiación de los médicos como existe actualmente. En su ponencia, defendió su gestión y arremetió contra su contrincante y aspirante al cargo, Pedro Scorza.
“Este proyecto 1572, al igual que aquel proyecto 2770, son promovidos por ciertos médicos que carecen de la tradición colegiada y que se han acercado al colegio en un intento de tomar por asalto la institución y adelantar, desde posiciones institucionales, sus propios intereses particulares y personales”, afirmó el pediatra ante un auditorio repleto de público en el Salón Luis Negrón López del Senado.
“Parecen perder de perspectiva que la medicina no es un negocio y sí un apostolado, una profesión enmarcada dentro de los más altos principios y valores de servicio y sacrificio en beneficio de nuestro pueblo”, agregó.
Ante la Comisión senatorial de Salud y Nutrición, Ramos Otero afirmó que una propuesta para eliminar la colegiación obligatoria debía ser refrendada o rechazada en unas elecciones entre los médicos, que con su voto previamente apoyaron la afiliación obligatoria.
Como parte de la ponencia de 37 páginas, atacó a Scorza por su escasa participación en los asuntos del colegio y por solo presentar una propuesta cuando formó parte del Comité de Reglamento que perseguía que la institución invirtiera $5 millones en una aseguradora privada “desde lo que él llamó una corporación satélite del colegio”.
Afirmó que la Junta de Directores rechazó la propuesta y que, ante esta acción, “el colega Scorza ha montado un pataleo que ha llegado hasta los pasillos del Capitolio”.
“En la primera vista celebrada en torno al Proyecto del Senado 1572 (sobre la descolegiación) de esta Honorable Comisión se ha estado imputándome actos de corrupción, mendacidad y otros epítetos por parte de personas que desean adelantar la candidatura del aspirante opositor”, sentenció.
“En ninguno de esos foros se ha podido producir una pieza de evidencia que pueda sostener las alegaciones que le han expresado los doctores Eduardo Ibarra, Pedro Scorza, Zoilo López y Héctor Rivera”, agregó.
Sentado al lado del licenciado Omar Martínez, el pediatra cuestionó las motivaciones detrás de la medida propuesta “por petición” por el senador y presidente de la Comisión de Salud y Nutrición, José Luis Dalmau Santiago.
“Ellos discrepan sobre las decisiones que la Junta de Directores que yo presido, han tomado y pretenden imponer sus criterios sobre los de nuestra junta en foros ajenos al Colegio de Médicos”, estableció sobre los médicos que favorecen la medida.
Ramos Otero defendió la contratación de cabilderos, entre ellos la firma de Politank, donde labora el expresidente del Senado del Partido Nuevo Progresista, Kenneth McClintock, y la construcción de una nueva sede verde del colegio, que se realiza por mandato de la asamblea general a un costo de $5.4 millones.
Apuntó que anualmente el colegio invierte $234,000 o el 6% de su presupuesto en dos firmas de cabildeo que defienden los intereses del gremio en la Legislatura de Puerto Rico y en el Congreso de Estados Unidos.
Como parte de su alocución, defendió los gastos de su administración y resaltó los gastos excesivos en los que incurrió Ibarra, su predecesor.
“El pasado presidente rechazó la tarjeta de crédito, pero incurría en gastos extraordinarios en restaurantes de lujo y actividades y luego reclamaba el reembolso a la institución”, aseguró el médico, mientras a su espalda, en la primera fila, Ibarra escucha atentamente sus palabras.
“Propiciar la descolegiación, o la colegiación voluntaria, es incentivar esa desidia, es promocionar que los profesionales no se involucren en la problemática social de Puerto Rico, es un contrasentido de lo que se persigue con este tipo de legislación”, insistió al concluir su ponencia.
Pelea que “no le hace bien al País”
En su turno de preguntas, el senador Dalmau Santiago cuestionó fuertemente los planteamientos del pediatra y le pidió que presentara evidencia sobre las imputaciones que realizaba en contra de sus colegas.
Un día después de que el senador convocó una conferencia de prensa para tildar a Ramos Otero de “irresponsable y mentiroso”, planteó que la descolegiación no suponía el final del colegio y justificó la presentación de la medida porque había un grupo de médicos que sentía que el gremio no los representaba adecuadamente.
“Ambas imputaciones deberían ser llevadas a los tribunales si son ciertas”, afirmó Dalmau Santiago sobre los señalamientos de mal manejo de dinero que se hacen ambos bandos que se disputan las elecciones del 10 de abril.
El presidente del Senado, Eduardo Bhatia Gautier, expresó su frustración por el tono que ha tomado el debate en torno al Colegio de Médicos, que afirmó “no le hace bien al País”, y polemizó sobre la decisión del Tribunal Supremo que eliminó la colegiación obligatoria de los abogados y abogadas.
En respuesta a este planteamiento, Ramos Otero replicó que la decisión del Supremo establecía que la curia tenía la facultad para regular la abogacía, pero que correspondía a la Legislatura la facultad de regular las otras profesiones.
“A lo mejor no nos debemos meter nosotros, a lo menor eso es una pugna interna y que allá en la convención de ustedes tengan sus batallas y sus luchas... Esto es el cuento de nunca acabar. El País está harto ya de estas pugnas internas en el Colegio de Médicos”, puntualizó Bhatia Gautier.
Los senadores Ángel Martínez Santiago, Luis Daniel Rivera Filomeno y Carmelo Ríos Santiago realizaron preguntas sobre el funcionamiento del Colegio Médico y ofrecieron recomendaciones al pediatra para manejar la crisis que vive la institución.
Entonces, en medio de las recomendaciones de Ríos Santiago, la doctora Zaida Delgado se levantó y pidió hablar. Pero cuando los ujieres trataron de callarla y sacarla del recinto la mujer gritó: “Esto es intimidación”. 
“El proceso es que se me tiene que dar un turno para expresarme”, completó su reclamo. 
Pese a que la galena pidió un turno, no se le permitió expresarse para récord.
Durante la audiencia, que culminó a las 2:31 p.m., los doctores Francisco Fontánez e Iván del Toro favorecieron la colegiación voluntaria de los médicos, según propone la pieza de legislación.
Al abandonar el salón de sesiones, el senador Martínez Santiago anticipó que propondrá legislación para que se cree una Junta Especial de Supervisión para el Colegio de Médicos.
Reclaman falta de espacio para solucionar diferencias 
Concluida la vista, Ibarra y el doctor José Fossas, compañero de papeleta de Scorza, afirmaron que no existía una posibilidad de alcanzar acuerdos con la dirección actual del colegio.
“Con esta administración es imposible ponernos de acuerdo”, afirmó Fossas, quien dijo que no hay espacio para la diversidad de opiniones en el cuerpo que regenta Ramos Otero.
Fossas también concedió, que al igual que Scorza, apoya la colegiación voluntaria de médicos, una propuesta que forma parte del programa de trabajo del grupo que retará a Ramos Otero en las próximas elecciones.
Ibarra, por su parte, señaló que “la personalidad de Ramos Otero no permite” un cambio de tono y que la “práctica de insultos y bajezas” la instauró el médico en las pasadas elecciones.
“El problema actual del colegio tiene nombre y se llama Víctor Ramos”, machacó.
Reiteró que favorece la colegiación obligatoria de los médicos, pero también apoyó cambios a la Ley del Colegio de Médicos Cirujanos para reducir las cuotas que pagan los galenos y prohibir la contratación de cabilderos, entre otros cambios.
Las vistas continuarán el miércoles 6 de abril.