(semisquare-x3)
El estudio resaltó que la economía sigue afectando el desarrollo de la juventud en Puerto Rico. (Archivo GFR Media)
Por tercer año consecutivo, un estudio reflejó que el bienestar de los niños en Puerto Rico está muy mal aspectado y fue objeto de una calificación de “D”.
Al actualizar el "Indice de Bienestar", el Instituto del Desarrollo de la Juventud (IDJ) encontró que el 57% de los menores de edad en Puerto Rico siguen viviendo bajo el nivel de pobreza, informó la organización en comunicado de prensa.
Después de analizar los resultados de 27 indicadores en 52 jurisdicciones de Estados Unidos, el estudio ubicó a Puerto Rico en la posición número 17, siendo la primera posición la peor.
Este resultado representa un empeoramiento en comparación con los resultados del año 2013, cuando Puerto Rico quedó en la posición 36.
El estudio resaltó que la economía sigue afectando el desarrollo de la juventud en Puerto Rico.
“Que Puerto Rico tenga una 'D' en el bienestar de la juventud no es aceptable", sostuvo Gloriann Sacha Antonetty, directora de comunicaciones del Instituto del Desarrollo de la Juventud (IDJ), en declaraciones escritas.
"La población por la que trabajamos se enfrenta a condiciones que limitan sus oportunidades de desarrollo. Viven en ambientes donde impera la pobreza, la inseguridad y no tienen acceso a una educación y cuidados de salud básicos y esenciales de calidad”, agregó. 
La Isla se ubicó en la peor posición en 10 de los 27 indicadores. 
Además de que el 57% de los menores en Puerto Rico vivan bajo el nivel de pobreza, otros hallazgos presentan que la mortalidad infantil es de nueve por cada 1,000; la tasa de nacimiento en mujeres entre 15 y 19 años es de 49%, infantes con bajo peso al nacer es de 12% y que un 29% de los estudiantes no ha realizado actividad física recientemente.
Asimismo, se observó que un 20% de los menores vive en un hogar donde uno de sus progenitores está desempleado o fuera del campo laboral; un 52% proviene de familias monoparentales y el 12% de los estudiantes no fueron a clase por sentirse inseguros en la escuela o en el camino tienen que tomar para llegar.
“Por tercer año consecutivo hemos estado monitoreando las estadísticas y en este ejercicio, principalmente podemos observar la gran disparidad que existe en nuestros niños, niñas y jóvenes, principalmente en el área de economía", señaló Caridad Arroyo, líder de estadísticas del IDJ.
"Siendo la primera posición la peor, Puerto Rico está en el lugar número 17 de 52 jurisdicciones. En el nivel de pobreza estamos peor que Misisipi que es el estado más pobre de los Estados Unidos”, añadió.
Mientras, el "Índice de Bienestar" además destacó que dentro del total de menores que viven en familias monoparentales, el 82% de esas están encabezadas por mujeres como jefas de familia.
"Y aunque la mediana de ingreso familiar es de $20,500, las mujeres jefas de familia sólo tienen una mediana de ingresos de $9,170. El nivel de pobreza en las mujeres jefas de familia es de 70% en comparación con un 33.7% en matrimonios", indicó Arroyo. 
"Estos datos y otros que hemos observado como parte de los esfuerzos del Instituto demuestran que existe una disparidad de ingresos por género a través de todos los niveles educativos en Puerto Rico", abundó. "El hombre gana más que la mujer, aún con la misma educación y mientras aumenta el nivel educativo más grande es la brecha en la mediana de ingresos entre géneros”.
En su comunicado, el IDJ presentó algunas estrategias para atener el panorama que surge del estudio.
Describió su propuesta como un enfoque de "Dos Generaciones".
Por un lado, sugiere proveer a las madres y padres múltiples vías para adquirir trabajos dignos, con beneficios que apoyan a las familias y los ayuden a alcanzar estabilidad económica.
Asimismo, propone asegurar el acceso a programas educativos de calidad para niñez temprana y experiencias enriquecedoras en nivel elemental.
De igual manera, plantea que se debe equipar a los padres para apoyar a sus hijos emocional y socialmente para que sean ellos quienes aboguen por servicios esenciales de calidad para sus hijos en las áreas de salud y educación.