estudiante (horizontal-x3)
Cotto Flores fue arrestada el 23 de marzo pasado por hechos que supuestamente ocurrieron el 1 de marzo pasado. (Archivo GFR Media)
La maestra Yaira Tanies Cotto Flores se declaró hoy no culpable por el cargo federal en su contra por transportar a uno de sus estudiantes para sostener actos sexuales ilícitos.
Durante la vista de lectura de acusación, el abogado Francisco Celedonio, de la Oficina del Defensor Público federal, dio por leído el pliego acusatorio y emitió la alegación de no culpabilidad por parte de su representada ante la magistrada federal Camille Vélez Rivé.
Cotto Flores, de 26 años y madre de dos hijos, está libre bajo fianza, pero bajo arresto domiciliario.
Según la pesquisa de la Oficina de Seguridad Interna del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE-HSI), la educadora realizó un proceso de preparación o "grooming" con el alumno, al dejarle notas en su bulto con mensajes que leían "te quiero" y "no puedo vivir sin ti", y le regaló un reloj y un tratamiento contra el acné.
Cotto Flores fue arrestada el 23 de marzo pasado por hechos que supuestamente ocurrieron el 1 de marzo pasado, pero que fueron denunciados por la División Legal del Departamento de Educación de Humacao el 16 de marzo.
Cuando las autoridades federales recibieron la querella, agentes procedieron a entrevistar al menor, quien relató que conoció a Cotto Flores desde inicios del año escolar en curso porque era su maestra de inglés.
El estudiante declaró a los agentes federales que el 1 de marzo pasado, él se excusó de clases y se encontró con la maestra en el estacionamiento de un restaurante en San Lorenzo. Allí, la fémina lo esperó en un vehículo Kia color gris.
Explicó que la mujer condujo hasta el motel Oriente, donde permanecieron cerca de una hora sosteniendo relaciones sexuales. Detalló que Cotto Flores le dio un condón y lo ayudó a ponérselo. Agregó que eventualmente lo llevó a un lugar cercano a donde originalmente se encontraron.
La directora de la División Legal del DE, Verónica Borrero, informó que la escuela donde laboraba la imputada ubica en el barrio Jagual de San Lorenzo y es un plantel donde se ofrecen clases de kínder a noveno grado.