AEE (horizontal-x3)
Las extensiones y concesiones se aprobaron pese a la abultada deuda de la corporación con sus suplidores. (GFR Media)
En los últimos cuatro meses –con las finanzas públicas al borde del abismo, el fantasma de una Junta de Control Fiscal merodeando y la firma de una ley que permitiría declarar una moratoria en el pago de la deuda– la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) extendió y otorgó nuevos contratos de consultoría como parte de su proceso de reestructuración fiscal y operacional por $20,190,248.
De esta forma, el monto de los contratos firmados entre la AEE y unas 14 compañías –en su mayoría foráneas– desde septiembre de 2014 asciende a $66,606,376.20.
Hasta el pasado 31 de marzo, la corporación pública había desembolsado $36,148,755.87 de ese gran total. La cifra, empero, no incluye el pago de gastos reembolsables que los consultores pueden reclamar por concepto de alojamiento, transportación y alimentación, entre otros.
Esta información, provista por la AEE a solicitud de El Nuevo Día, actualiza los datos suministrados por la corporación pública a finales de noviembre pasado, cuando el monto de los contratos de reestructuración era de $46,416,128.20. Los desembolsos hechos hasta ese entonces sumaban $23,635,678.23, sin incluir gastos reembolsables.
Al igual que en noviembre, el director ejecutivo de la AEE, Javier Quintana, defendió las extensiones y nuevos contratos dados, pues “la reestructuración está en otra fase”.
Quintana aseguró que el trabajo de los consultores, particularmente de AlixPartners International “a nivel de mejoras internas operacionales”, ya ha producido ahorros de $325 millones para la AEE. 
A esa cantidad se suman los $1,300 millones que debe generar el Acuerdo de Apoyo a la Reestructuración (RSA, en inglés) firmado con el Grupo Ad Hoc de Bonistas de la AEE, las compañías aseguradoras de bonos (“monolines”) y los dueños de las líneas de crédito para la compra de combustible. La recién firmada Ley para la Revitalización de la AEE (Ley 4-2016) validó el RSA.
“En la medida que vayamos logrando las metas principales (de la reestructuración), la inversión en contrataciones se va a ir reduciendo”, manifestó Quintana.
También hasta el pasado 31 de marzo –y a modo de contraste–, la AEE tenía una deuda de $199,982,162 con sus contratistas y suplidores. Sus deudas principales eran con las cogeneratrices EcoEléctrica y AES por $31,076,872 y   $25,176,834, respectivamente, por concepto de compra de energía.  A la firma Freepoint Commodities le debía $23,928,348 por compra de combustible.
Mayor tajada
Con $38,032,720 del total firmado, la mayor tajada de los contratos de reestructuración sigue siendo para la compañía AlixPartners International y la oficial Lisa Donahue. De ese total, la AEE ya le ha pagado $22,396,982.41.
Este contrato, firmado originalmente en septiembre de 2014, ha sido extendido en cuatro ocasiones, la más reciente el pasado 15 de marzo. En principio, Donahue y su equipo   tenían siete meses para completar la reestructuración de la AEE, pero han transcurrido 19 y la faena continúa. 
El contrato está supuesto a vencer el próximo 15 de agosto.
Según Quintana, AlixPartners International está trabajando en la implementación de las disposiciones de la Ley 4-2016, entre estas, la presentación ante la Comisión de Energía de Puerto Rico (CEPR) del cargo de transición. Este cargo sería la fuente de repago de la emisión de bonos que la recién creada Corporación para la Revitalización de la AEE haría bajo el mecanismo de titulización.
Aparte de AlixPartners International, en ese trabajo del cargo de transición está involucrada la firma Navigant Consulting, “que son los expertos en tarifas”, dijo Quintana.
Navigant Consulting tiene dos contratos con la AEE por $2,166,000, de los cuales ya ha cobrado $978,833.57. El segundo contrato se firmó tan reciente como el mes pasado y se extiende hasta marzo de 2017. Los costos de este segundo contrato serán reembolsados por la Corporación para la Revitalización de la AEE.
“Esa información que se está presentando a la CEPR sobre la propuesta de titulización también se comparte con nuestros acreedores. En ese proceso se mantienen involucrados AlixPartners y el grupo de Cleary”, indicó Quintana, en referencia al bufete que funge como asesor legal de la reestructuración de la deuda de la AEE de más de $9,000 millones.
Cleary Gottlieb Steen & Hamilton tiene un contrato con la AEE por $16,500,000, de los cuales ya ha cobrado $6,385,040.02. El contrato vence el próximo 30 de junio.
“Una vez radiquemos la propuesta de titulización, pasaremos inmediatamente a trabajar con la nueva estructura tarifaria y el mismo grupo se mantendrá involucrado”, dijo Quintana, y añadió que ante la CEPR también está pendiente la aprobación del Plan Integrado de Recursos.
Dicho plan es una disposición de la Ley de Transformación y Alivio Energético (Ley 57-2014), y comprende un período de 20 años con todos los recursos para garantizar el desarrollo del sistema eléctrico del País, así como mejorar su confiabilidad, eficiencia y transparencia. En este trabajo está involucrada la compañía Siemens Industry.
Siemens Industry tiene un contrato con la AEE por $2,087,656.20, de los cuales ya ha cobrado $1,115,893.77.  El contrato fue renovado en febrero pasado y extendido por un año.
“El proceso de aprobación del Plan se ha extendido considerablemente por múltiples requerimientos de la CEPR. No tenemos idea de cuándo vaya a terminar (el proceso), por lo que extendimos (el contrato) un año adicional”, contó Quintana.
“Distintas áreas”
Quintana resaltó que AlixPartners International realiza trabajos en “distintas áreas” de la AEE, como manejo de la flota, recursos humanos, servicio al cliente y la red eléctrica. Estos trabajos son los que ya han producido ahorros de $325 millones, dijo.
Detalló, por ejemplo, ahorros de$49 millones en servicio al cliente, con iniciativas para combatir el hurto y reforzar las gestiones de cobro; ahorros de $221 millones en compra de combustible, otros $48 millones en el área de compras e inventario, y $7 millones en recursos humanos.
“Estamos trabajando una reestructuración interna. Tenemos una flota que tiene exceso de vehículos, pero a la misma vez hay muchos que están en malas condiciones. En las áreas de generación, transmisión y distribución estamos determinando la cantidad de plazas, la necesidad real y las ocupadas, para hacer una reorganización que nos haga más eficientes y productivos. En el área de servicio al cliente, hemos establecido planes de pago con los hospitales y la gente de los residenciales públicos, aparte de que subimos de $12 millones a $25 millones el dinero que recuperamos por hurto. Estamos negociando algunos de los contratos de suplido de combustible, y muchas otras mejoras internas”, resumió.
Quintana justificó la más reciente extensión del contrato entre la AEE y AlixPartners International alegando que cuando se firmó, los ahorros conseguidos por la empresa habían aumentado en $94 millones respecto a la penúltima enmienda, que se concretó en noviembre pasado. En otras palabras, AlixPartners International consiguió ahorros por $94 millones en cuatro meses.
“Haberle extendido el contrato a AlixPartners nos generó ahorros. Hice el cálculo y lo comparé con lo que se logró. Eso es parte de la evaluación que hay que hacer para decidir si se extiende o no un contrato”, dijo.
¿Es esta la última extensión de contrato para AlixPartners International?, preguntó El Nuevo Día, a lo que Quintana respondió que cuando la empresa llegó a la AEE en septiembre de 2014, determinó que los ahorros a generarse fluctuarían entre $410 millones y $725 millones.
“Si comparamos eso con los $325 millones que ya llevamos, nos estamos acercando al mínimo. Mi expectativa es generar ahorros adicionales; hay proyectos que están corriendo. Estamos pendientes a lograr la emisión de bonos e implementar la nueva estructura tarifaria”, planteó.
Quintana previó que para agosto próximo, cuando está supuesto a vencer el contrato con AlixPartners International, “nos estaríamos apoderando de las iniciativas”, y se reduciría la cantidad de recursos que la compañía destina ahora.