Maite Oronoz (horizontal-x3)
Maite Oronoz señaló que tres constantes dirigirán su presidencia: una mayor rendición de cuentas, transparencia y mayor acceso a la justicia. (André Kang)
Al presentar los tres ejes que regirán su gestión, la jueza presidenta del Tribunal Supremo, Maite Oronoz Rodríguez, prometió hoy una transformación de la Rama Judicial durante una ceremonia de juramentación que delató las grietas ideológicas que existen en la curia.
La jueza presidenta más joven en la historia del cuerpo inició su mensaje con una cita del cantante español Ismael Serrano que dice: “Tras la tormenta, queda reinventar el mundo, aunque haya quien hoy quiera levantar otro espejismo. La realidad termina donde acaban nuestros sueños, pues vivimos”.
Esa imagen de la tormenta y de la posibilidad de construir otra realidad matizó una alocución esperanzadora, que sirvió de clausura para una ceremonia que se extendió dos horas.
“Asumí el cargo consciente de que nuestro país atraviesa uno de los momentos más convulsos de su historia moderna”, afirmó Oronoz Rodríguez, de 40 años.
“Es un hecho que las crisis son necesarias y activan detonaciones que permiten desarrollarnos y perfilar nuestro destino como individuos y comunidad. Por eso, los retos que afronta la Rama Judicial son, para mí, oportunidades para evaluar y repensar todo nuestro sistema de justicia”, agregó.
Ante un salón de sesiones repleto de familiares, amigos, jueces, abogados y líderes políticos, señaló que tres constantes dirigirán su presidencia: una mayor rendición de cuentas, transparencia y mayor acceso a la justicia.
“No podemos temerle a que se nos cuestione y se nos critique. Por el contrario, tenemos que estar abiertos a recibir cualquier crítica constructiva y a esperar que la ciudadanía nos exija cuando no estamos cumpliendo nuestra función. Por eso (el exjuez presidente José) Trías Monge nos recordaba el deber de la Rama Judicial de ‘emplear de continuo la autocrítica’”, subrayó.
“En palabras más llanas: cuando fracasemos en nuestro ministerio, tiene que haber consecuencias”, añadió la jueza vinculada al Partido Popular Democrático. 
Oronoz Rodríguez también se comprometió con defender la Rama Judicial de cualquier ataque vicioso.
“Hoy mi deber es saber y decirles que haremos historia. No dudo por un segundo que juntos, como dice el trovador, pintaremos nuevas constelaciones para que el País, ese navegante extraviado en la noche, encuentre el camino que les acerque al mañana”, agregó fraseando nuevamente al cantante Ismael Serrano.
Critican proceso de confirmación 
Minutos antes, algunos de los jueces de la mayoría vinculada al Partido Nuevo Progresista (PNP) criticaron que el Senado bajara su nombramiento para confirmación por la vía de descargue y sin la celebración de vistas públicas.
Esa misma noche, el 22 de febrero, fue juramentada. 
También censuraron las expresiones realizadas por el presidente del Senado, Eduardo Bhatia, quien seencontraba en primera fila, por acusarlos de intentar dar un golpe de estado en la curia.
“Hubiera preferido que en lugar de un acto meramente protocolar, estuviéramos presenciando el juramento en propiedad de la jueza presidenta y, con ello, el inicio de sus funciones como tal, como ha sido tradición en el tribunal”, apuntó el juez asociado Rafael Martínez Torres.
En respuesta a este señalamiento, la jueza asociada Anabelle Rodríguez Rodríguez le respondió que había juramentado en dos ocasiones a la pasada jueza presidenta, Liana FIol Matta.
Pero las críticas más severas vinieron de la jueza asociada Mildred Pabón Charneco, quien no estuvo presente en la ceremonia, pero cuyo mensaje leyó el juez asociado Erick Kolthoff Caraballo.
Pabón Charneco afirmó que las expresiones del presidente del Senado Eduardo Bhatia, de que algunos jueces penepés intentaban bloquear el nombramiento de Oronoz Rodríguez eran falsas y habían lacerado la imagen de la curia. También consideró que la decisión de no celebrar vistas públicas robó al País y a la propia jueza presidenta de una oportunidad para presentar sus ideas.
“Hubiera sido alto elocuente ver a nuestra presidenta exigir respeto para los miembros de esta curia, rechazar el atropellado proceso y demandar una apertura total para encarar el examen de la ciudanía y más aún recibir su juramentación a plena luz del día conforme a la larga tradición que nos honra”, señaló la jueza en sus expresiones escritas.
Insistió en que la actitud pasiva de Oronoz Rodríguez ante los ataques al Supremo había lacerado “su imagen, su derrotero y minimizó su gestión”.
Entonces, apuntó que sus palabras buscaban animar a la nueva jueza presidenta a la “reflexión, introspección y a la madurez que exigen sus nuevas funciones”.
Ante estas expresiones, Rodríguez Rodríguez afirmó que se reservaría su réplica “para cuando pueda verla cara a cara”. Inmediatamente el público irrumpió en aplausos.
Apartándose de las críticas de sus colegas, el juez asociado Roberto Feliberti elogió y celebró el nombramiento de Oronoz Rodríguez, a quien describió como su amiga.
Apuntó que la nueva jueza presidenta era una mujer genuina, elegante y generosa. Además, resaltó que era una mujer emprendedora, que tenía un efecto positivo en las personas que conocía.
Aseguró que era muy fácil criticar de lejos e insistió en que la Rama Judicial estaba en buenas manos.
Gobernador llama a la prudencia en la Rama Judicial 
En su mensaje, el gobernador Alejandro García Padilla enfatizó que el nombramiento de Oronoz Rodríguez anunciaba tiempos de continuidad, pero también de cambio y renovacio´n en la administracio´n de la justicia en Puerto Rico.
“Hoy le encargo (a la jueza presidenta) la construccio´n de una herencia de mejor justicia para todos nosotros y sobre todo para nuestras hijas e hijos”, apuntó el mandatario.
Rasaltó también que la administracio´n judicial enfrenta retos fiscales y exhortó a la prudencia en el manejo de su presupuesto. 
Cuadro íntimo de la jueza presidenta 
La compañera de la jueza presidenta, la abogada y asesora legislativa Gina Méndez Miró, pintó un cuadro personal de su compañera de vida.
Apoyada de anécdotas, destacó su solidaridad, su corazón y su compromiso con la profesión desde sus años en la Escuela de Derecho de la Universidad de Puerto Rico En un momento íntimo, terminó su alocución citando unas líneas de la canción “Pasaporte” de Kany García: “pa’ cuidarte yo nací y pa’ quererte yo camino, que para ser feliz, me basta con que tú estés conmigo”. 
A poca distancia, García se encontraba sentada cerca de los padres de la jueza presidenta, Mario Oronoz y Dolores “Maggie” Rodríguez. Entre los invitados también se encontraban los expresidentes del Supremo Liana Fiol Matta y Federico Hernández Denton, la primera dama, Wilma Pastrana Jiménez, así como la jueza presidenta del Distrito de Puerto Rico del Tribunal Federal, Aida Delgado, y el juez federal Gustavo Gelpí.