(semisquare-x3)
El secretario del Tesoro, Jacob Lew, reconoció que aún están bajo discusión “asuntos muy difíciles” de la legislación. (The Associated Press)
WASHINGTON.-  El Comité de Recursos Naturales de la Cámara de Representantes en los Estados Unidos va a comenzar mañana la sesión de votación sobre el proyecto que impondría una junta federal de control fiscal, cuyos poderes provocaban aún un fuerte forcejeo y cabildeo político.
La dirección del Comité anunció que unas horas después de celebrar mañana la audiencia sobre la legislación -que oficialmente divulgarán esta tarde-, darán por iniciada la sesión de votación sobre  la medida, por lo menos para permitir las declaraciones iniciales de los congresistas.
El presidente del Comité de Recursos Naturales, el republicano Rob Bishop (Utah), tiene previsto presentar esta tarde la legislación que propone crear una junta federal que, de acuerdo al borrador más reciente, asumiría el  control de los asuntos fiscales de la Isla y pudiera ordenar procesos de reestructuración de la deuda pública.
Un nuevo borrador de la legislación iba a ser dado a conocer ayer en la tarde, pero la dirección del Comité decidió ir directo a la presentación de la controvertida  medida, cuyo último borrador tiene el rechazo,  por razones diferentes, del gobierno de Puerto Rico, de las firmas de inversiones y legisladores republicanos.
La audiencia de mañana sobre el proyecto de ley está prevista para las 10:00 a.m. 
Sin embargo,  seis horas después -con una pausa para el homenaje a los veteranos del regimiento  65 de Infantería-  iniciaría  la sesión de votación, que se extendería hasta el jueves.
La legislación del liderazgo cameral estadounidense se presenta en medio de un intenso cabildeo de las firmas de inversiones y los republicanos más conservadores para que se altere el lenguaje sobre el poder a la junta federal para reestructurar la deuda.
Paralelo a esa presión, está la del gobernador Alejandro García Padilla, líderes legislativos y sectores empresariales para que se suavice el poder de la junta sobre los asuntos fiscales de la Isla y se incluyan medidas de desarrollo económico.
 Poco antes de la convocatoria oficial  a la sesión de votación, el secretario del Tesoro, Jacob Lew, abogó por una junta federal  “con fuertes poderes de supervisión” –no muy distinta a la propuesta republicana– y reestructuración. 
“Hay muchos detalles pero el asunto para nosotros es, ¿puede funcionar (el lenguaje) sobre reestructuración? Tiene que funcionar o no va a ser aceptable”, dijo Lew en una presentación ante el “Council on Foreign Relations”, en la que reconoció que hay “asuntos muy difíciles que siguen bajo discusión, que si se resuelven de la forma correcta, permitirá apoyo bipartidista, pero que de lo contrario, no van a funcionar”.
El gobernador García Padilla llegó antenoche  a Washington, D.C. para, junto a un grupo de alcaldes, legisladores y la Coalición del Sector Privado, demandar que se modere el lenguaje que permitiría a la junta federal tomar las decisiones últimas sobre el presupuesto, planes fiscales y cualquier otra legislación.
No obstante,  las autoridades de la Isla mantienen el otro ojo en  los planes de las firmas de inversiones de reducir el poder de la junta sobre un proceso de reestructuración. La propuesta que impulsan sectores republicanos y grupos de inversionistas es que la junta necesite un alto porcentaje de los bonistas para poder llevar un proceso de reestructuración ante un juez federal.
Moratoria
El congresista Bill Flores (Texas), presidente del Comité de Estudio Republicano (RSC) que reúne a 171 de los 246 republicanos de la Cámara baja, busca además que se reduzca de 18 meses a seis meses la moratoria en el cobro de deudas del gobierno de Puerto Rico. según la publicación Roll Call.
“Es un peligro que vayan a aguar más la posibilidad de reestructurar la deuda”, indicó el presidente de la Cámara de Representantes, Jaime Perelló, quien participó de la reunión de ayer en la tarde del gobernador con algunos de los funcionarios electos que llegaron a cabildear en el Congreso  esta semana.
Las  reuniones de ayer de alcaldes y legisladores  se centraron en una docena de miembros del Comité de Recursos Naturales,  que tomarán la primera decisión sobre la legislación.
El gobernador, por su parte,  se reunió con Antonio Weiss, consejero del secretario Lew.  
“El plan republicano del Congreso tiene dos problemas fundamentales: no incluye nada que promueva el desarrollo económico para Puerto Rico y violenta los derechos democráticos de los puertorriqueños. Eso no es aceptable tal como fue publicado y ningún congresista aceptaría una propuesta como esa para su estado”, indicó, por su parte, el senador y precandidato del PPD  a comisionado residente en Washington, D.C., Ángel Rosa, al dar a conocer  un informe en contra del borrador del Comité de Recursos Naturales,  el cual preparó como presidente de la Comisión de Gobierno del Senado de Puerto Rico.
El intento del gobierno del PPD por suavizar el poder de la junta sobre el gobernador y la Legislatura de Puerto Rico es cuesta arriba, pero menos complicada  que la propuesta del representante del PNP, Ricardo Llerandi, quien quiere que el comité  incluya en el proyecto de ley un  lenguaje que ordene a la nueva autoridad federal encaminar a la Isla hacia la estadidad antes de terminar sus años de  control fiscal sobre la isla.
Entre las enmiendas que se promueven, el comisionado residente  Pedro Pierluisi busca refinar el lenguaje que  propone devolver al gobierno de Puerto Rico 3,100 acres de los antiguos terrenos militares en Vieques, para asegurar se utilicen para   “conservación, recreación o ecoturismo”.