(horizontal-x3)
En la demanda, se solicita una indemnización de $475,000, más $10,000 por concepto de honorarios legales. (Archivo / GFR Media) 
El juez del Tribunal de Apelaciones, Gerardo Flores García, llegó hoy, martes, hasta el Tribunal Federal, Sala de San Juan, para responder a una demanda civil que presentó en su contra una abogada que le imputa el delito de plagio mientras se desempeñó como jefe de los asesores legislativos en el Senado.
El juicio civil contra Flores García comenzó a ventilarse en la sala presidida por el juez federal Pedro A. Delgado.
La demanda contra el juez Flores García fue presentada en el 2013 por la abogada Monín Berio Ramos, quien es experta en técnica legislativa.
Berio Ramos alega que mientras Flores García era director de la oficina de asesores del Senado, de 2009 al 2012, bajo la presidencia de Thomas Rivera Schatz, violó los derechos de propiedad intelectual y de derechos de autor al usar material publicado por la profesora de técnica legislativa de la Facultad de Derecho de la Universidad Interamericana.
La demanda se refiere a material que Berio Ramos publicó en 2008, que incluía los capítulos en cuestión, titulados "Cuestionario para la Etapa Inicial de Investigación en la Elaboración de un Anteproyecto de Ley" y "Guía para la Elaboración y Cotejo de un Anteproyecto o Para la Revisión de un Proyecto de Ley Enmendatoria". 
Durante los informes iniciales, los abogados de la demandante, Celso López, Carmen Muñoz y Manuel Moraza, plantearon que el material publicado por la abogada estuvo en internet hasta el 2014 bajo su autoría. 
Indicaron que Flores García lo usó sin la autorización de Berio Ramos, por lo que le corresponde una compensación por daños y por violación a los derechos de autor. Además, señalan que debe emitirse un interdicto para "prevenir distorsione su trabajo sin su autorización".
Los representantes legales de Flores García, de la División de Litigios Federales del Departamento de Justicia, sostuvieron que el demandado no dijo que el material fuese suyo, ni cobró por él. 
Los abogados Isabel Frau, Ángel Valencia y Joel Torres Ortiz dijeron que el entonces asesor legislativo solamente usó el material para dos presentaciones que ofreció en abril de 2011 a empleados y contratistas del Senado, y que supuestamente el trabajo se registró en 2013. Sostienen, además, que a su representado le cobija la inmunidad legislativa.
La primera testigo durante el juicio fue la propia Berio Ramos, quien destacó que estuvo 27 años trabajando en el Departamento de Justicia, asignada a la Unidad de Asesoramiento de Legislación.
A preguntas de sus abogados, detalló página por página las similitudes entre su trabajo y la presentación de Flores García, así como las partes que eran "idénticas" y las que eran parafraseadas, a su entender.
En la demanda, la abogada solicita una indemnización de $475,000, más $10,000 por concepto de honorarios legales.
El juicio continúa mañana, miércoles.