balas (horizontal-x3)
En el lugar del crimen se recuperaron casquillos de rifle como evidencia. (Archivo / GFR Media)
Sicarios armados de rifles asesinaron a un hombre y a una mujer durante la tarde de ayer, viernes, mientras la pareja transitaba hacia su hogar en Cayey luego de asistir a un juicio por homicidio en el que él figuraba como acusado junto a otros cuatro individuos.
En el tiroteo, que ocurrió a las 5:25 p.m. en la salida #39 de la autopista Luis A. Ferré (PR-52) en dirección de Guayama hacia Cayey, resultó herida de bala la progenitora del conductor y la madre de otro de los acusados por el caso al que asistieron en el Tribunal de Guayama. Todos viajaban en un vehículo Toyota Yaris, color gris, que fue baleado. 
El teniente Juan Bautista, director de la División de Homicidios de Guayama, indicó que la investigación les indica que el objetivo de los gatilleros era el conductor del vehículo, identificado como Joel Santos Vidal, de 33 años. Este se encontraba en libertad bajo fianza tras ser acusado junto a otros individuos por el asesinato de un joven reportado el 1 de agosto de 2014 en el residencial Luis Muñoz Morales, de Cayey. 
“Entendemos que el objetivo era él. Ellos regresaban de una vista del caso por asesinato y Ley de Armas en el Tribunal de Guayama”, explicó Bautista, tras indicar que el motivo del crimen por el que había sido acusado se relacionaba con una guerra por el control de puntos de drogas que se desató para el año 2014 en Cayey.
Santos Vidal era el único de los acusados por el crimen que se encontraba en libertad bajo fianza, observó Bautista.
En noviembre de 2011, Santos Vidal fue víctima de un atentado junto a otro individuo al recibir tres impactos de bala en la espalda, dos en el brazo izquierdo y cuatro en las piernas, mientras se encontraba frente a una residencia de la barriada Polvorín, en Cayey. 
La pasajera del vehículo, que era pareja de Santos Vidal, falleció también en el tiroteo. Esta fue identificada como Leiska Díaz León, de 24 años, quien era madre de tres niños. 
La condición de las heridas, de 40 y 50 años de edad, es estable. 
En el lugar del crimen se recuperaron casquillos de rifle como evidencia.
No se ha divulgado la descripción del vehículo desde el cual se hicieron los disparos.