(horizontal-x3)
García Padilla acusó a algunos acreedores de recurrir a "trucos" publicitarios para intentar cobrar. (David Villafañe)
Al firmar hoy, miércoles, la controvertible Ley de Moratoria de Emergencia y Rehabilitación Financiera de Puerto Rico, el gobernador Alejandro García Padilla declaró que el gobierno puertorriqueño está insolvente.
Al mismo tiempo, el primer ejecutivo acusó a algunos acreedores de recurrir a “trucos” publicitarios con falsedades en contra del gobierno para cobrar.
“Por nueve meses le hemos pedido a todas las partes involucradas - nuestros acreedores, los líderes en el Congreso, al pueblo de Puerto Rico- que se sienten a la mesa y participen de la elaboración de las soluciones necesarias para colocar a Puerto Rico en el camino hacia la recuperación económica. Hasta la fecha, solo el pueblo de Puerto Rico y nuestros líderes aquí en la Isla han intensificado su participación”, dijo el Gobernador tras justificar el estatuto que le concede poderes absolutos para decretar moratorias de la deuda en las agencias que estime pertinente.
En declaraciones escritas, García Padilla aseveró que algunos acreedores “han participado en trucos de relaciones públicas con falsedades sobre sus propuestos “arreglos”, dirigidos a desinformar al público y disuadir al Congreso de hacer lo que es correcto para nuestros 3.5 millones de ciudadanos americanos”. 
Mientras, agradeció a la mayoría popular en la Asamblea Legislativa “por responder con valentía al llamado patriótico que los tiempos difíciles nos han puesto de frente.” La medida fue aprobada de manera expédita en Cámara y Senado, sin ser evaluada en vistas públicas.
El Gobernador recordó que hace un año su administración encargó a exfuncionarios del Fondo Monetario Internacional (FMI) un análisis de las finanzas del Estado Libre Asociado (ELA), incluyendo sus obligaciones, ingresos, perspectivas económicas y la sostenibilidad del país a largo plazo. 
“El análisis fue uno desolador, pero no nos acobardamos ante esa información. Por el contrario, fuimos francos y transparentes sobre la situación fiscal y sobre la necesidad de lograr una reestructuración abarcadora de la deuda pública y de introducir un cambio radical en las prácticas irresponsables que los gobiernos anteriores adoptaron como la norma, llevándonos a esta coyuntura”, sostuvo el mandatario. 
“Desde entonces, mi gobierno y nuestros asesores han utilizado las herramientas a nuestra disposición para hacer frente a la crisis fiscal y humanitaria a la que nos enfrentamos a diario”, añadió García Padilla.
Sostuvo que el grupo de trabajo elaboró medidas extraordinarias para atender los problemas de liquidez y entabló conversaciones con los acreedores sobre una propuesta de reestructuración. “Hemos actuado de manera responsable, mientras tratamos de proteger la salud, el bienestar y la seguridad del pueblo de Puerto Rico”, puntualizó García Padilla.
Argumentó que la Ley de Moratoria y de Emergencia y Rehabilitación Financiera de Puerto Rico le proporciona al gobierno las herramientas para atender las necesidades de mayor prioridad, proveer los servicios esenciales “a nuestra gente, sin temor a represalias” y también permite que el Banco Gubernamental de Fomento (BGF) pueda abordar su situación de una manera ordenada.
“Puerto Rico está insolvente y la situación requiere un esfuerzo serio para encontrar una solución. Esta Administración permanece comprometida en trabajar con todas las partes involucradas para alcanzar una resolución que beneficie a todos”, dijo el primer ejecutivo. 
El proyecto de ley fue enviado desde el Capitolio hacia La Fortaleza poco antes de las 11:00 de la mañana y poco después del mediodía ya era ley.
La propuesta moratoria fue aprobada esta madrugada en la Cámara de Representantes, tras un extenso y volátil, proceso de negociación. La legislación fue avalada con los votos de la mayoría popular, sin enmiendas, por lo que no fue necesario que volviera a pasar por el cedazo del Senado, donde había sido aprobada la madrugada del martes.
En la votación final, en la Cámara, apoyaron la medida todos los representantes del Partido Popular Democrático (PPD), incluso el representante Rafael “Tatito” Hernández Montañez, quien había expresado con insistencia su oposición. Le votaron en contra la minoría del Partido Nuevo Progresista (PNP) y el representante popular Ángel Matos.
La consideración de la medida se extendió por largo rato porque, luego de más de cuatro horas de debate, la mayoría del PPD se enfrascó en intensas negociaciones en busca de llegar a entendidos sobre una propuesta de enmienda presentada por el representante Hernández Montañez. Este proponía excluir de la posible declaración de una moratoria por parte del primer ejecutivo todas las obligaciones que estén respaldadas por la “buena fe y el crédito del gobierno del Estado Libre Asociado”.
Hernández Montañez, presidente de la Comisión cameral de Hacienda, fue uno de los principales opositores del proyecto de administración para atender la emergencia fiscal del BGF, pero luego de convertirse en la sesión en el voto decisivo a favor de la medida, justificó su súbito cambio al señalar que lo hizo para evitar el cierre del brazo financiero del gobierno.
Aseguró que García Padilla se comprometió a darle paso a un proyecto de enmiendas que sometería junto con el presidente de la Cámara, Jaime Perelló, cuando el mandatario convierta la medida en ley.
Bonistas de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) alegan, por su parte, que la legislación viola los acuerdos alcanzados entre las partes y atenta contra una millonaria compra de bonos que debía completarse hoy.