(horizontal-x3)
Rolando Ortiz (Izquierda) y Héctor O'Neil mostraron preocupación por el dinero que los municipios podrían dejar de recibir. (Xavier J. Araújo Berríos)
El alcalde de Caguas, William Miranda Torres, reveló ayer que en días recientes su municipio transfirió alrededor de $1 millón de su cuenta en el Banco Gubernamental de Fomento (BGF) a la banca privada.
Al mismo tiempo, reconoció que otros municipios también han sacado “mucho dinero” del banco del Gobierno del Estado Libre Asociado (ELA).
“Sé de muchos municipios que han ido moviendo sus dineros a otros bancos”, dijo Miranda Torres al  mediodía de ayer en  La Fortaleza, donde se reunió con  el gobernador Alejandro García Padilla.
Los presidentes de la Asociación de Alcaldes, Rolando Ortiz Velázquez, y de la Federación de Alcaldes, Héctor O’Neill, también se reunieron ayer con el mandatario.
“Esto se veía venir”, dijo Miranda Torres, quien agregó que hace alrededor de ochos meses que su ayuntamiento  había empezado a sacar su dinero del BGF, pero no  precisó cuánto  han retirado del BGF.
Detalló que ese dinero corresponde a los recaudos del Impuesto sobre Ventas y Uso (IVU) y la Contribución Adicional Especial (CAE), entre otros.
Dijo que sacaron el capital del BGF porque “es el dinero que nosotros necesitábamos para el recogido de basura y otros programas ya que podría ocurrir lo que está ocurriendo en el Gobierno, que el pago a suplidores se nos podría atrasar”.
El alcalde, afiliado al Partido Popular Democrático (PPD),  indicó que el tema del BGF no estaba en la agenda del encuentro con el gobernador, pero sostuvo que “Dios obra por caminos misteriosos”, en alusión a que la discusión pública en el País gira en torno al tema de la falta de liquidez de la institución pública.
“El Banco tiene que reinventarse, como todo el País, tenemos que reinventarnos”, dijo Miranda Torres a la pregunta de si favorecía que el BGF se privatice o se convierta en una nueva entidad. 
Impacto a los pequeños. Miranda Torres destacó que la situación del BGF perjudica a los municipios pequeños en las  obras como  el desarrollo de proyectos de asfalto en los que no pueden competir en la banca privada.
O’Neill,  alcalde de Guaynabo, dijo que no tiene dinero depositado en el BGF y sostuvo que la falta de liquidez de la institución perjudica mayormente a los pueblos  pequeños.
El líder de los alcaldes afiliados al Partido Nuevo Progresista (PNP) detalló que tras una demanda que soembió para que el Gobierno le devolviera el exceso de la CAE, el Centro para la Recaudación de Ingresos Municipales (CRIM) le depositó el domingo  $6.6 millones y el Banco Popular le debía depositar ayer tarde otros $3.4 millones;  todavía el CRIM le adeuda unos $4 millones. 
O’Neill agregó que no tenía “muchas esperanzas” con la reunión con García Padilla porque sostuvo que el tema del BGF “lo estamos trabajando hace dos años, que hemos sometido alternativas, que se están buscando soluciones y nunca aparecen”.
Ortiz Velázquez, líder de los alcaldes afiliados al PPD, dijo que los municipios puede solicitar el sobrante de las cuentas para pagar sus préstamos.
“Esperamos que ya que los ciudadanos están pagando sus contribuciones, propiedad mueble y propiedad inmueble, se le garantice la manera en que esos fondos van a poder seguir llegando a los municipios, ya sea para poder tomar préstamos porque tienen la fuente de repago, según establece la ley, o para en el caso de que se paguen las deudas se den los servicios a los ciudadanos”, afirmó Ortiz.