ana cacho (horizontal-x3)
Durante su turno de preguntas, el licenciado Mario L. Moczó indagó sobre aspectos íntimos de las relaciones de Ana Cacho. (Gerald López Cepero)
El contrainterrogatorio al que fue sometida Ana Cacho González por parte de la defensa de Luis Rivera Seijo durante la vista preliminar por el asesinato de su hijo fue de corte machista, según consideró el Ministerio Público y la abogada de la testigo.
Durante su turno de preguntas, el licenciado Mario L. Moczó indagó sobre aspectos íntimos de las relaciones de la testigo. 
El juez Carlos G. Salgado, del Tribunal de Bayamón, permitió la línea en muchas instancias para establecer las circunstancias que rodearon las últimas horas antes de reportado el crimen.
La fiscal Aracelis Pérez Correa, al igual que los fiscales Mario Rivera Geigel y María del Carmen Rodríguez, cuestionaron la pertinencia de los cuestionamientos sobre la vida sexual de Cacho González, quien habló sin reparos de su relación con el padre de Lorenzo, Ahmed Alí González Sánchez, y sus amigos William Marrero Rivera y Jesús Genaro Camacho. 
“Su vida sexual no entra en los elementos del delito. Esa parte no es importante para este caso”, manifestó la fiscal Pérez al ser abordado sobre las preguntas de Moczó.
Cuando los periodistas le preguntaron si consideraba que fueron machistas, la fiscal respondió: “me parece que sí”. 
De su lado, la licenciada Sharon González, abogada de Cacho González, coincidió con la fiscal Pérez e insistió en que no había ninguna necesidad de indagar en su vida personal.
“Yo creo que no había ninguna necesidad. Yo entiendo, con mi experiencia, que el trato es distinto porque la señora Cacho es mujer… ¿Cuál era la necesidad de preguntarle a la señora Cacho con quién estuvo en la noche anterior?”, subrayó González.
Sobre la admisión de la testigo de que ha consumido marihuana en distintos momentos de su vida, González reaccionó diciendo que se había creado una percepción equivocada de su cliente y que ella nunca lo había negado ante las autoridades. 
El licenciado Moczó se defendió ante los planteamientos al comentar “en la corte no hay género”. 
“Independientemente de que ella sea una mujer o un varón, yo iba a hacer ese tipo de pregunta”, agregó el abogado. 
A su juicio, estos aspectos íntimos rodean las circunstancias de los sucesos y es parte de su desempeño. 
Mientras, la progenitora de Cacho, Ivette González, solo les respondió a los periodistas sobre este asunto con una exhortación para que realicen una cobertura a fondo del caso. 
“Por favor cúbranlo todo. Gracias por venir”, repitió varias veces.