Lornna Soto Villanueva (horizontal-x3)
Lornna Soto Villanueva aseguró que la persona que radicó la querella ética en su contra es el hombre que la acechaba a ella y a sus hijas. (Archivo / GFR Media)
La alcaldesa de Canóvanas, Lornna Soto Villanueva, reaccionó ayer a una querella ética anónima radicada en su contra en la Oficina de Ética Gubernamental (OEG).
Soto Villanueva aseguró que la persona que radicó la querella en su contra es el individuo que la acechaba a ella y a sus hijas, persona contra la que un tribunal emitió una orden para que no se le acercara a ella y a su familia.
"Primero, respetamos, valoramos y confiamos en los trabajos que realizan en la Oficina de Ética Gubernamental. Así que, estaremos atendiendo la querella responsablemente. Era de esperarse que en momentos de campañas políticas partidistas se registren este tipo de acciones por parte de los opositores", dijo Soto Villanueva en un comunicado.
"Mi abogado, el licenciado Jerome Garffer, estará atendiendo la querella y en su momento validaremos que fue una querella frívola. Les puedo asegurar que todas mis acciones han sido correctas. Además, en el Municipio de Canóvanas hemos actuado siempre en  total orden y en pleno cumplimiento de la Ley", aseguró la Alcaldesa.
Una fuente que conoce los incidentes ocurridos dijo que "una de las personas que radicó la querella ética anónima fue la persona que estaba acechando a Soto Villanueva y a las hijas de la funcionaria. Este señor ha tenido múltiples casos con la justicia y ha sido convicto. Es una pena que, junto a opositores políticos, se hayan prestado para presentar esta querella frívola y manipulada".
La orden de protección a favor de Soto Villanueva y de sus hijas, fue emitida por el juez Wilfredo Viera García, del Tribunal de Río Grande, por acecho en contra de la alcaldesa. En la orden de protección se identifica a la persona como José Abdiel Cruz Jiménez, quien tiene expediente con la Justicia. Cuando fue ayudante del alcalde novoprogresista de Río Grande, Emilio Rosa Pacheco, fue sentenciado por apropiación ilegal agravada y posesión y traspaso de documentos.
En ese momento, Manuel Cruz, de la Oficina de Prensa del Cuartel General de la Policía en Hato Rey, identificó al acusado como José Abdiel Cruz Jiménez, también conocido como "Cheo", de 51 años y residente del barrio Guzmán de Río Grande.