(semisquare-x3)
Bernier aprovechó para anunciar que próximamente anunciará su plan reforma contributiva, que tendría una vigencia de al menos 10 años. (André Kang)
El candidato a gobernador del Partido Popular Democrático (PPD), David Bernier, defendió este jueves ante la Asociación de Contratistas Generales (ASG) su propuesta de “pago coordinado de la deuda pública”.
Durante una reunión almuerzo coordinada por la citada organización en un hotel de El Condado, Bernier explicó la necesidad de legislar un mecanismo de pago de principal “hasta el máximo que permitan los recursos y recaudos del gobierno”.
La legislación que propone establecería un periodo de negociación con acreedores para acordar “descuentos porcentuales” de la deuda, “utilizando la métrica del prorrateo”. 
En declaraciones escritas, Bernier sostuvo que “el acreedor que permita una mayor deducción o descuento o extienda los términos de pago bajo un prorrateo, recibirá prioridad en la liquidación de la deuda”.
Según Bernier, su propuesta descarta el impago o la imposición de una moratoria unilateral. 
Al aspirante a la gobernación se le formularon preguntas sobre situaciones concretas de agencias estatales en medio de la crisis. Se le preguntó, por ejemplo, cómo garantizaría servicios esenciales en riesgo de paralización por impago. 
Se le planteó específicamente el caso del Departamento de Educación, que acumula una deuda de $20 millones por concepto de servicios brindados por terapistas de niños de educación especial y otra deuda de $15.5 millones a transportistas escolares. 
“Tenemos que aprobar el proyecto coordinado de pagos a bonistas…Si nosotros logramos posponer el pago del principal, el gobierno central puede planificar y atender sus responsabilidades de pago”, afirmó al recalcar, sin embargo, que hay que actuar de inmediato.
Recordó que sólo en mayo el Banco Gubernamental de Fomento (BGF) tiene un pago pendiente de $426 millones en bonos y que de esa cifra, $26 millones corresponden a los intereses. Hoy, jueves, corrió información en el sentido de que el BGF sería privatizado, pero esta tarde el gobernador Alejandro García Padilla lo negó categóricamente. 
Ante los miembros de la ASG, Bernier insistió en que “la ruta es logar un entendido con los bonistas y hacer pagos responsables” y estimó que hay “ambiente” para lograrlo.
Durante su discurso ante la ASG, Bernier, sin embargo, reconoció que el presupuesto para infraestructura sería limitado en los próximos cuatro años.
“Hay una realidad fiscal innegable. Tenemos que hacer planes realistas y ellos están bien conscientes. La inversión directa del gobierno no será suficiente y hay que buscar otras alternativas como las Alianzas Público Privadas y la inversión extranjera”, sostuvo.
En la reunión se argumentó que un megaproyecto que podría ser encaminado mediante una Alianza Público Privada sería el propuesto puente para conectar la isla grande con Vieques. Este domingo los viequenses se expresarán al respecto en un referéndum, pero Bernier no lució convencido sobre la viabilidad deese proyecto.
“Hay que respetar el proceso democrático, pero ese y cualquier proyecto tenemos que evaluar su viabilidad y hay que mirar la realidad económica. Voy a dejar que el proceso democrático fluya pero una vez los viequenses se manifiesten el gobierno tiene que ver su viabilidad”, dijo. 
En su mensaje a la matrícula de la ACG, Bernier también aludió a la importancia de las viviendas de interés social como una avenida para fomentar la industria de la construcción, al recalcar que su visión es en “infraestructura estratégica”. 
Bernier aprovechó para anunciar que próximamente anunciará su plan reforma contributiva, que tendría una vigencia de al menos 10 años. En improvisada rueda de prensa también dijo que presentará un plan de reestructuración gubernamental sin despido de empleados públicos.