José Ávila Rodríguez, Ángel Hernández Acevedo y Daniel Arma Ayala (horizontal-x3)
Desde la izquierda, los acusados José Ávila Rodríguez, Ángel Hernández Acevedo y Daniel Arma Ayala. (Suministrada)
Tres individuos fueron acusados por un asesinato ocurrido el 11 de noviembre en el residencial Nemesio R. Canales, en Hato Rey.
Dos de los sujetos fueron acusados en ausencia y el tercero, quien está confinado en Bayamón, fue escoltado hasta el Centro Judicial de San Juan donde se sometieron los cargos graves.
El sargento Marcelino Valentín, de la División de Homicidios de San Juan, identificó a los imputados como José Ávila Rodríguez, alias “Chino”; Daniel Arma Ayala, conocido como “Tío” y Ángel Hernández Acevedo, apodado “Barber”. Este último es el único que fue acusado en presencia, ya que está en prisión por un caso de violación a la Ley de Armas. 
Al trío se les acusó por asesinar a Jorge Miguel Guadalupe, de 23 años y por herir de bala a su hermano Christian, de 19. Valentín indicó que el trasiego de sustancias controladas ha sido identificado por la Policía como móvil de la balacera con saldo letal reportada el año pasado.
El juez Alfonso Martínez Piovanetti encontró causa para el arresto de los tres individuos por los delitos de asesinato y violación a la Ley de Armas e impuso una fianza global de $8.8 millones. 
Además, firmó las órdenes de arresto contra Arma Ayala, vecino de Bayamón y contra Ávila Rodríguez, cuyo último domicilio conocido es el residencial Nemesio R. Canales.
Valentín indicó que los imputados también son sospechosos de cometer un carjacking en las inmediaciones de la tienda Toys R’ Us, en Plaza Las Américas, justo después del crimen ocurrido en el cercano residencial capitalino.
El vehículo robado fue encontrado quemado en Puerto Nuevo. El caso por el delito de carjacking sería presentado en una fecha futura por la División de Robos de San Juan, anticipó el sargento.
Los tres imputados por el crimen de Jorge Miguel Guadalupe tienen antecedentes penales previos. 
La investigación del crimen fue realizada por el agente José Martínez y el sargento Valentín, en unión a la fiscal Jessica Correa.