(horizontal-x3)
El guardia de la compañía St. James fue ultimado a balazos mientras prestaba vigilancia en la planta de tratamiento. (Xavier J. Araújo Berríos)
La Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA) inició una investigación interna sobre las circunstancias en las que un guardia de seguridad privado fue asesinado la madrugada del miércoles, en una planta de tratamiento de aguas sanitarias ubicada en Barceloneta. 
El presidente ejecutivo de la AAA, Alberto Lázaro, indicó este jueves que la investigación que encomendó no guarda relación directa con la pesquisa de la Policía, sino que busca establecer las razones por las que, al momento del incidente, no se encontraba presente el operador de turno de la instalación. 
“Estamos haciendo una investigación de Recursos Humanos porque el operador que estaba de turno no se encontraba en la planta en esos momentos. Se supone que el operador estuviera en la planta, y no estaba”, comentó Lázaro a este medio tras testificar en una vista pública del Senado sobre el proyecto de revitalización de la AAA. 
“La instalación de Barceloneta es bien grande, como de 10 cuerdas, con edificios aislados, remotos unos de otros. Esto fue a las 5:00 a.m., y el guardia estaba solo en la planta”, abundó. 
El guardia de la compañía St. James, identificado como Omar Enrique Ramos Rosa, de 57 años, fue ultimado a balazos mientras prestaba vigilancia en la planta de tratamiento en lo que, según la Policía, aparenta haber sido un intento de escalamiento. La víctima era un guardia desarmado. 
Lázaro reconoció que hace un año aproximadamente esa planta también fue escenario de un incidente de hurto, y dijo que, por lo apartadas que se encuentran esas instalaciones, “se prestan para que hagan fechorías”.
Explicó que los sistemas de seguridad de la AAA en esas estructuras varían, y en algunas cuentan con circuitos electrónicos y en otras, como en el caso de Barceloneta, con guardias desarmados.
“En esa planta particular (de Barceloneta), hablé con la directora regional para que autorice un guardia armado, y hablamos de, quizás, hacer un sistema híbrido que sea cámara y guardia por un tiempo, en lo que se tranquiliza un poco la cosa”, dijo el funcionario sobre las medidas de seguridad tomadas a raíz del asesinato del guardia. 
Lázaro señaló que, debido al crimen, también tendrá que tomar medidas administrativas extraordinarias, como la contratación de un operador privado en la planta, pues los trabajadores que laboran allí están “consternados” con los hechos y se reportarán a la Corporación del Fondo del Seguro del Estado (CFSE).
“Tenemos problemas con los operadores, los operadores que están allí están un poquito consternados, y es entendible. La unión les recomendó que se fueran por el Fondo, los tres operadores, y ahora mismo estamos corriendo con gerenciales. Estamos trayendo un operador privado que pueda operarla en lo que ellos van para el Fondo y regresan”, sostuvo.
El presidente ejecutivo de la AAA resaltó que, en los últimos años, su administración ha tomado medidas para reforzar la seguridad en sus propiedades, y a esos fines han aumentado la presencia de cámaras de seguridad. 
Esos cambios, según dijo, han reducido la incidencia criminal en las estructuras. “Antes, destinábamos $2 millones al año en el remplazo de cobre y tuberías, y este año (el gasto) está en un millón de dólares o menos”, enfatizó.