(horizontal-x3)
Un grupo recoge una muestra. (Suministrada)
Sobre 700 voluntarios participaron hoy del Día de Monitoreo de Calidad de Agua de Puerto Rico que celebró el Programa del Estuario de la Bahía de San Juan (PEBSJ).
El grupo visitó más de 100 estaciones en ríos, quebradas, lagos, lagunas, manantiales y playas en 40 municipios, para medir la salud de los cuerpos de agua.
El PEBSJ, organización no gubernamental sin fines de lucro, coordina la actividad en la que voluntarios emplean equipos para pruebas colorimétricas: al mezclarse con la muestra de agua, generan un color que indica la concentración de parámetros como ph, oxígeno disuelto y turbidez. Otras pruebas de amonio, nitrato y nitrito se hacen a través de unas tirillas que igualmente cambian de color.
La movilización contribuye a crear una base de datos sobre el estado de las aguas, con el fin de educar a la población para que conserve el recurso. 
“Mediante este evento estamos invitando a las personas a que conozcan los cuerpos de agua de su comunidad como un primer paso para identificar problemas potenciales y mejorar la calidad del ecosistema en los ríos, quebradas, lagos, lagunas y playas de la Isla”, indicó en un comunicado el doctor Javier Laureano, director ejecutivo del PEBSJ. 
“Se trata también de un esfuerzo educativo que democratiza la ciencia en tanto da acceso a las personas al método científico para generar conocimiento sobre su entorno”, sostuvo.
Por octavo año consecutivo se llevó a cabo la actividad con el fin de formar a ciudadanos científicos, y proteger las aguas estuarinas en todo Puerto Rico.