Sin fianza imputado de venir a la Isla con la intención de tener sexo con menor (horizontal-x3)
La magistrada federal Silvia Carreño Coll anunció su decisión tras escuchar parte de la prueba en el caso en contra de Shane Ryan Yoder por tentativa de tráfico sexual de menores. (Archivo / GFR Media)
El californiano Shane Ryan Yoder, quien compareció hoy, lunes, ante la magistrada federal Silvia Carreño Coll, admitió que viajó a Puerto Rico para tener relaciones sexuales con una menor de nueve años, a cambio de dinero.
El residente de Fairfield, California, permanecerá en el Centro Metropolitano de Detención, (MDC, por sus siglas en inglés), en Guaynabo, luego de que Carreño Coll determinó que procedía mantenerlo en prisión para proteger a la comunidad y al determinar que no existían condiciones para garantizar su comparecencia al proceso judicial que encara.
Carreño Coll anunció su decisión tras escuchar parte de la prueba en el caso en su contra por tentativa de tráfico sexual de menores.
Durante la vista de fianza, la fiscal Cristina Caraballo presentó parte de un vídeo que agentes encubiertos grabaron cuando Yoder llegó a Puerto Rico desde California, justo mientras un agente y él iban en un vehículo supuestamente de camino a un lugar donde tendría el encuentro íntimo con la menor.
En la grabación, el hombre habla sus prácticas sexuales con menores de edad y confiesa una agresión sexual a su hija de dos años. En el diálogo grabado por las autoridades federales, además, lamenta que tendrá que pagar porque la menor en la Isla “está empezando a hablar”.
Según la pesquisa del caso, el hombre de 37 años envió un correo electrónico el 6 de marzo pasado a un agente encubierto, creyendo que era un intermediario para conseguir menores para tener sexo y siguieron en comunicación hasta que fue detenido el 20 de marzo, luego de llegar al aeropuerto internacional Luis Muñoz Marín.
"Éste es un ofensor claro, que viajó ocho horas hasta Puerto Rico con el único propósito de pagar por tener sexo con una niña de nueve años, y después ir a República Dominicana a tener acceso a otras menores de cinco años", expresó la fiscal Caraballo durante la presentación de la prueba, y adelantó que tienen "extensa evidencia" en su contra, más allá de las declaraciones grabadas.
Caraballo dijo que en el vídeo, de 45 minutos, Yoder hace varias admisiones sobre sus prácticas con menores. En Puerto Rico, acordó pagar $75 la hora por estar con la menor. 
"Éste es uno de los crímenes más atroces y despreciables. Es una persona interesada en tener sexo con menores, y lo ha hecho antes, hasta con su hija de dos años... No es una fantasía que la persona comete por error, él actuó sobre sus impulsos sexuales, hasta con su hija", sostuvo la fiscal, quien aseguró que el imputado está bajo estricta vigilancia en MDC.
Entre los agentes encubiertos de la Oficina de Seguridad Interna del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE-HSI) que participaron de la pesquisa, uno que se hizo pasar como el intermediario para tener acceso a la menor y otro fungió como chofer, quien buscó a Yoder en el aeropuerto, según declararon durante la vista. 
El primer agente indicó que le envió una lista de precios por los distintos “servicios” a Yoder, quien escogió pagar $75 la hora. Además, acordaron que ese lunes irían a República Dominicana para otro encuentro similar, pero con niñas de cinco años.
A preguntas de su abogado, David Benowitz, quien lo representa junto con Rachel Brill, aceptaron que antes de verlo en persona, lo habían observado en vídeo por internet porque se identificó como líder de un grupo religioso.
Benowitz, abogado criminalista destacado en la capital de Washington D.C., recordó que su cliente no tiene historial criminal, que tiene licencia de portación de arma y que no tiene historial de uso de sustancias controladas. 
El letrado afirmó que no tuvo contacto con ninguna menor, ni la indujo a tener sexo, y que ha buscado tratamiento sicológico. También, condenó la detención preventiva de su cliente. Opinó que había condiciones de libertad, como arresto domiciliario y supervisión electrónica para asegurar la seguridad de la comunidad y sus comparecencias a corte.
No obstante, la magistrada le cuestionó cómo podría imponerle restricción domiciliaria u otras condiciones, cuando aceptó que estaba abusando de su hija, en su propia casa.
La vista preliminar en contra de Yoder, quien es dueño de una compañía de computadoras, está pautada para el 6 de abril. Si un gran jurado emite antes un pliego acusatorio en su contra, entonces ese día se vería la lectura de acusación.