Juan Zaragoza (horizontal-x3)
Juan Zaragoza aseguira que "Puerto Rico necesita un sistema contributivo eficiente y estable”. (Archivo / GFR Media)
A casi un año de la derrota de la reforma contributiva, la Cámara de Representantes retomó este martes la discusión de ese tema donde mismo la dejó: con un Ejecutivo afianzado al Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) y una mayoría parlamentaria dividida respecto al rumbo a seguir.
El secretario del Departamento de Hacienda (DH), Juan Zaragoza, acudió este martes ante la Comisión cameral de Hacienda para insistir en la transición hacia el IVA y descartar en el futuro inmediato cualquier cambio al sistema tributario, como los que proponen los proyectos de ley de reforma contributiva presentados hace unas semanas por el representante popular Rafael Hernández Montañez. 
Al exponer la posición del Ejecutivo, Zaragoza utilizó argumentos casi idénticos a los que esbozó cuando presentó la propuesta original el año pasado, como las alegadas ventajas del IVA para allegar más ingresos al fisco por ser un mecanismo de fácil fiscalización. Planteó, en cambio, que ninguna de las propuestas legislativas que están hoy sobre la mesa generaría los recaudos suficientes para poder honrar algún alivio por concepto de las contribuciones sobre ingresos.
“En esencia, todos estos proyectos persiguen lo mismo y es dar unos alivios contributivos financiados por diferentes mecanismos, uno por un impuesto a los rendimientos de capital, otro por subir el IVU (Impuesto sobre las Ventas y Uso), otro por establecer un arbitrio… Matemáticamente, ninguno da”, manifestó el secretario en un aparte con periodistas. 
“Los ahorros contributivos, según propuestos, cuestan alrededor de $1,000 millones, y los mecanismos de financiamiento propuestos, ninguno llega a esa cantidad”, aseveró minutos antes de comenzar su exposición durante la vista pública sobre los cuatro proyectos de reforma contributiva.
Zaragoza reconoció que el sistema establecido por la Ley 72-2015, que ordenó cambiar del IVU al IVA, está “incompleto”, pues provocó un aumento en la tasa del impuesto al consumo sin brindar ninguno de los alivios contributivos incluidos en la propuesta de reforma contributiva presentada por el Ejecutivo hace un año. 
No obstante, afirmó que frenar la implantación del IVA ahora podría agravar el panorama socioeconómico de la Isla al supuestamente “poner en riesgo” la prestación de servicios públicos y el pago de las obligaciones del gobierno. 
Ante las dudas que han expresado algunos legisladores sobre la capacidad del DH para poner en efecto el IVA a partir del 1 de junio, Zaragoza indicó que la agencia está “razonablemente” preparada para ese cambio, y censuró que se utilicen esos cuestionamientos como excusa para intentar frenar la transición hacia el nuevo sistema y la entrada en vigor del alza a 10.5% del impuesto en las transacciones entre negocios y de 11.5% sobre algunos servicios que hoy tributan al 4%. 
“Las virtudes o defectos del IVA se deben discutir sin tratar de usar a Hacienda de chivo expiatorio. Reconozco que tenemos un récord criminal de no estar preparados en muchas ocasiones para hacer las cosas, pero las cosas en Hacienda están cambiando. Estoy seguro que nosotros estamos razonablemente preparados para implantar el IVA”, sentenció. 
Zaragoza solo mostró disposición a considerar que se mantenga el sistema contributivo vigente, con el IVU de 11.5%, pero alertó que si se quiere dar algún tipo de rebaja en las contribuciones sobre ingresos, la tasa deberá aumentar, al menos, a 16%, igual que contemplaba la propuesta original de reforma contributiva.
Buscan impedir transición al IVA
A pesar de los señalamientos de Zaragoza, Hernández Montañez insistió en que es necesario evitar que entre en vigor el IVA y el aumento en el gravamen sobre las transacciones entre negocios en junio.
El presidente de la Comisión de Hacienda indicó que su intención es buscar una alternativa que impida de inmediato esos cambios, y que a la vez permita delinear un nuevo modelo contributivo. El primer paso, según Hernández Montañez, será descartar aquellas propuestas legislativas que no sean viables. 
“Lo primero debe ser limpiar el camino de los mitos, las propuestas que no tienen posibilidad, y centrar el debate en lo que tiene posibilidades”, dijo en un aparte con periodistas. 
El paquete de medidas en discusión incluye una propuesta para aumentar en 1.5% el impuesto sobre la repatriación de rendimientos de capital que se genere en Puerto Rico, y otra para incrementar también en 1.5% el arbitrio establecido por la Ley 154-2010 a las corporaciones foráneas en la adquisición de productos fabricados o producidos total o parcialmente en la Isla y los servicios prestados relacionados con esa propiedad. Otra legislación propone regresar al arbitrio general en los muelles a una tasa de 10% y la cuarta elevaría el impuesto al consumo a 15%. Todas las propuestas contienen rebajas en la tributación sobre los ingresos. 
Hernández Montañez dijo que no abrazaría ninguna de las piezas legislativas para permitir que sean discutidas en iguales términos por los deponentes que comparecerán al proceso de vistas públicas. Sin embargo, sus preguntas a Zaragoza parecieron apoyar el impuesto al consumo, y al finalizar su turno de preguntas, sus comentarios fuera del salón reflejaron que favorece ese mecanismo.
“Si de algo está de acuerdo él (Zaragoza) con este servidor es que el futuro de a dónde gire el sistema contributivo debe ser hacia un balance más hacia el área de consumo. Hay un debate de cuál va a ser el mecanismo de consumo… Lo que hay que buscar es que se dé el debate porque, hasta dentro del mismo componente de consumo, hay mil maneras de poder hacerlo”, expresó Hernandez Montañez a la prensa. 
Un intento “fútil” las vistas públicas
A juicio del representante popular Luis Raúl Torres, uno de los miembros de la mayoría que provocó la derrota de la reforma contributiva original, el proceso que encabeza Hernández Montañez es un ejercicio estéril que no producirá resultados diferentes a los del año pasado. 
“(Zaragoza) ha venido a destruir todas las demás alternativas porque él ha hablado en contra de todas las demás alternativas que no sea el IVA que el gobierno ha querido defender desde el inicio y, por lo tanto, entiendo que esto será un ejercicio fútil si vamos a volver a lo mismo… Estamos nadando en el mismo charco”, opinó.
Torres reiteró que tanto él como sus compañeros de delegación Manuel Natal y Luis Vega Ramos volverían a votar en contra de cualquier alza propuesta al impuesto al consumo.