Mosquito Aedes aegypti (horizontal-x3)
Se cree que una de cada cinco personas se contagiará en los próximos meses con el virus del zika, que es transmitido por el mosquito Aedes aegypti. (AP / Felipe Dana)
La propagación del zika se ha disparado en Puerto Rico, donde se cree que una de cada cinco personas se contagiará en los próximos meses, aunque hasta hoy en laboratorios sólo se han confirmado 201 casos, de los que más del 10 % son embarazadas.
El Departamento de Salud de Puerto Rico divulgó hoy su Informe Semanal de Enfermedades Arbovirales para el pasado mes de febrero, periodo en el que se confirmaron 158 casos de zika del total de los 201 acumulados entre 2015 y lo que va de 2016, una rápida expansión que ha hecho sonar las alarmas en la Isla.
El informe detalla que desde 2015 en Puerto Rico el zika afectó a un total de 21 embarazadas, a lo que se suma un caso de síndrome de Guillain-Barré (GBS), enfermedad vinculada al virus.
Las estadísticas aportadas por el Departamento de Salud señalan que, por el momento, no se ha registrado ningún fallecimiento a causa del zika en el País.
El informe destaca además que durante el mes de febrero se confirmaron 25 casos de dengue y otros 5 de chikungunya, todos transmitidos por el mismo tipo de mosquito.
La rápida expansión de casos del virus del zika provocó la petición de ayuda por parte del gobierno local a las autoridades federales estadounidenses.
La propagación del zika en Puerto Rico preocupa a Washington, que considera a la Isla la primera línea en la lucha contra su expansión, un territorio que por su condición de clima tropical y húmedo con altas temperaturas durante todo el año se configura como un espacio ideal para los mosquitos que trasmiten el virus.
El director de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos, Thomas Frieden, mostró hoy su preocupación por el creciente aumento de casos de zika en Puerto Rico y por las consecuencias que eso tiene para las mujeres embarazadas, el colectivo más vulnerable en caso de contagio.
Primera línea de batalla contra el virus
“Puerto Rico es la primera línea de nuestra batalla contra el virus del zika y es una batalla cuesta arriba. Necesitamos tomar acciones urgentes para minimizar el riesgo para mujeres embarazadas y todos tenemos que desempeñar un papel”, señaló Frieden en la ciudad de Atlanta, sede del CDC, después de un viaje de tres días en Puerto Rico.
Frieden se desplazó a la Isla para comprobar en primera persona cuál es la situación del virus en el País, lo que da idea de la importancia que da Washington a su expansión en el territorio caribeño.
El funcionario señaló que la cifra de personas infectadas con zika en Puerto Rico puede ascender a cientos de miles antes de que termine el año, incluyendo a miles de mujeres embarazadas.
Por ello, el CDC desplazó recientemente a 40 de sus empleados a Puerto Rico para que asesoren a las autoridades locales en la lucha contra la expansión del zika en la Isla, donde sí hay en el combate contra el dengue y el chikungunya.
LosCDC trabajan en conjunto con los Institutos Nacionales de Salud (NIH, por sus siglas en inglés) en el desarrollo de una vacuna contra la enfermedad, aunque no hay certeza de que a corto plazo puede disponerse de una opción con garantías.
Frieden insistió durante su visita a Puerto Rico en que para frenar la expansión del zika es indispensable la colaboración de la ciudadanía, ya que según aseguró por mucho esfuerzo que pongan los CDC la incidencia puede ser muy elevada durante los próximos meses si no se toman medidas de prevención a nivel particular.
El funcionario pidió a los puertorriqueños, y en especial a las embarazadas, que tomen medidas como eliminar criaderos, usar repelentes y utilizar preservativos para evitar la transmisión sexual a través de varones infectados.
Los consejos de Frieden reiteran la petición del Departamento de Salud de medidas de prevención para evitar un problema de grandes dimensiones en la Isla.