(semisquare-x3)
(Archivo GFR Media)
Aunque no se ha confirmado si los Reyes de España, Felipe y Letizia, pernoctarán en La Fortaleza como lo hicieron en 1987, Juan Carlos de Borbón y Sofía, empleados del Palacio de Santa Catalina se afanaban hoy, jueves, en remozar los alrededores de la casa de gobierno.
Algunos empleados podaban plantas mientras otros pintaban de blanco los bordes de las aceras y la parte inferior de las palmeras de las entradas a la mansión, cuya construcción data del siglo XVI, bajo la Corona Española.
Otro personal retocaba la pintura del edificio conocido como Pabellones y también se supo, que hace unas semanas se reacondicionó la Casa de Huéspedes. 
Felipe y Letizia arribarán a Puerto Rico la semana próxima para participar en el VII Congreso Internacional de la Lengua Española (CILE), que reunirá a 150 expertos y homenajeará a tres figuras de las letras: Cervantes, el Inca Garcilaso y Rubén Darío.
Durante su visita a Puerto Rico, del 23 al 26 de mayo de 1987, Juan Carlos I y Sofía pernoctaron en la Mansión Ejecutiva. El Rey fue alojado en el Cuarto Kennedy, donde también pernoctó en 1961, el entonces presidente de Estados Unidos, John F. Kennedy. Su esposa, Jackeline Kennedy fue alojada en el Cuarto de La Reina, donde se hospedó la Reina Sofía.
El séquito que acompañaba a los Reyes de España en 1987 fue acomodado en la Casa de Huéspedes de La Fortaleza. 
En aquella ocasión, el Rey presidiría la sesión inaugural de la quinta conferencia de las comisiones nacionales para la celebración del V Centenario del Descubrimiento de América.
El país les dio la bienvenida a los monarcas españoles en una ceremonia en los predios del Castillo de El Morro a la que asistieron miles de personas. Luego, los Reyes hicieron un recorrido a pie por varios lugares coloniales del casco del Viejo San Juan, entre ellos, la capilla San José, actualmente en restauración.
Juan Carlos y Sofía visitaron también la Colección Juan Ramón Jiménez, en la Biblioteca José M. Lázaro, en la Universidad de Puerto Rico, en Río Piedras.
Durante la visita, se les ofreció una exhibición de caballos de Paso Fino. Al finalizar la exhibición, el Gobierno de Puerto Rico obsequió a los Reyes un ejemplar puro puertorriqueño de nombre “Papy”, donado por una familia. El caballo fue trasladado a las caballerizas del Palacio de la Zarzuela, residencia oficial de los Reyes en Madrid, España.