Alejandro García PAdilla (semisquare-x3)
Tras reunirse hoy con tres candidatos a la gobernación, el gobernador Alejandro García Padilla dijo que había consenso en la reestructuración de la deuda. (Ramón Tonito Zayas)
El gobernador Alejandro García Padilla proclamó hoy, miércoles, un saldo positivo en su segunda jornada de reuniones con los candidatos a la gobernación en busca de consolidar un frente común ante el Congreso de Estados Unidos por mecanismos para atajar la crisis fiscal y económica del País.
Tras reunirse hoy con los aspirantes independientes, Alexandra Lúgaro Aponte y Manuel Cidre, y con el candidato del Partido del Pueblo Trabajador (PPT), Rafael Bernabe, el mandatario dijo que había consenso en la reestructuración de la deuda, en mecanismos de protección contra litigios de los acreedores, en que sean las autoridades puertorriqueñas las que decidan las medidas a implantarse y que se incluyan iniciativas de desarrollo económico.
Bernabe, sin embargo, puntualizó que el PPT coincide en algunos puntos con el gobernador, pero en otros, “hay matices importantes de diferencias”. 
“No le pido a ninguno que se desnaturalice de sus propias intenciones e intereses. Lo que les pido es que en estos cuatro puntos vayamos juntos”, respondió García Padilla en declaraciones a la prensa.
Agradeció que la mayoría de los aspirantes aceptaran la convocatoria y no pudo precisar si “el consenso” se traducirá en que los líderes políticos acudirán junto con él al Congreso o si será a través de expresiones públicas o a través de “aliados” de los partidos en Estados Unidos.
“Cómo eso se lleve a cabo lo veremos en el camino, pero el que se pueda decir que los candidatos a gobernador en Puerto Rico de todos los partidos tan diferentes, de la derecha como el PNP, o de la izquierda, como los otros partidos, están unidos en esos propósitos, es importantísimo”, sostuvo el gobernador.
Recordó que mañana, jueves, a las 10:00 a.m., se reunirá con la candidata a gobernadora del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), María de Lourdes Santiago. Aunque el aspirante novoprogresista a la gobernación, Ricardo Rosselló, declinó la invitación, García Padilla señaló que dejó el espacio que le había sido reservado en la agenda. 
“Si él aceptara, perfecto. Si no, pues, en esos cuatro puntos, como quiera espero contar con él y le digo desde aquí con el mayor respeto y humildad, Puerto Rico cuenta con él en esos cuatro puntos”, lanzó el primer ejecutivo.
Dijo que toda gestión para mover al Congreso a actuar sobre Puerto Rico “es buena, pero tiene que ser sobre lo que nos une”. Sugirió que el público puertorriqueño podría comunicarse con los congresistas a través de las redes sociales y una “gran marcha” en Puerto Rico “es una buena idea, pero movernos a impactarlos a ellos (los congresistas) en su cotidianidad, no para afectarles su vida, sino para crearles conciencia y evitar una crisis humanitaria más profunda en Puerto Rico”.
El PPT expone sus diferencias 
Luego de la reunión con García Padilla, Bernabe expuso que la comisión política del PPT será la que decidirá si la colectividad se unirá al frente común con que el gobernador pretende acudir ante el Congreso. 
“Nosotros estaríamos dispuestos a llevar nuestro punto de vista a Washington, pero hay que definir bien lo que se va a exigir y tiene que haber una absoluta independencia de criterio de las organizaciones”, sostuvo.
Dejó claro también que el PPT rechaza totalmente la propuesta junta federal de control fiscal y recalcó que el proyecto congresional no es enmendable por la cantidad de cambios que, a su juicio, habría que hacerle a la medida. Resaltó, además, que el PPT no está de acuerdo con la contra reforma laboral, con la privatización de Autoridad de Energía Eléctrica ni con la propuesta legislación ambiental.
Bernabe mencionó que para su partido es indispensable una auditoría de la deuda para saber “cómo se contrajo, quién la sugirió, quién cobró comisiones y cuándo se cobró”. Añadió que el gobernador no se comprometió con auditar la deuda.
Lúgaro favoreció una moratoria en los pagos 
La candidata independiente Alexandra Lúgaro Aponte enfatizó, por su parte, en que no hay dinero para cumplir con los pagos, por lo que consideró se hace necesaria la reestructuración de la deuda “y no solo la reestructuración, sino un alto en esos pagos”.
Anticipó que apoyará una junta de supervisión que no violente los derechos democráticos de los puertorriqueños ni el derecho a la autodeterminación del pueblo. Añadió que en el encuentro con el gobernador fue categórica en que se presente un modelo al Congreso, en el que se le exijan alternativas y mecanismos para el desarrollo económico de Puerto Rico.
“Sabemos que este tipo de juntas, cuando vienen, es a cobrar. Puerto Rico tiene que garantizar que, además de que ellos logren su objetivo de cobrar, Puerto Rico pueda desarrollar su economía para que los puertorriqueños salgan bien parados de esto. De lo contrario, estaríamos cediendo a nuestros acreedores”, sostuvo la abogada de 34 años.
“El barco ya está lleno de agua”, dice Cidre 
El candidato independiente a la gobernación, Manuel Cidre, se sumó a la convocatoria al consenso, aunque opinó que el esfuerzo se hizo tarde.
“El problema de la deuda de Puerto Rico es un problema serio. La reacción que ha tenido Estados Unidos no denota que estén comprometidos a ayudarnos. Por tanto, o nos unimos todos, o nos hundimos todos”, sentenció Cidre.