(horizontal-x3)
García Vélez destacó que la Oficina de Prensa sigue en funciones. (Archivo GFR Media)
La presidenta de la Comisión Estatal de Elecciones (CEE), Liza García Vélez, rechazó categóricamente que incurrió en discrimen por género al despedir a un empleado de carrera del organismo electoral que recién la demandó en el Tribunal Federal, Sala de San Juan.
"Claro que no", respondió la funcionaria cuando se le preguntó sobre la demanda incoada en su contra por José Enrique Alvarado Solivan, quien por años estuvo a cargo de la oficina de prensa y comunicaciones de la CEE. 
Alvarado Solivan presentó una demanda discrimen de género contra García Vélez, quien lo despidió poco después de asumir la dirección de la CEE.
"Era una situación de confianza, como otros ayudantes, de libre remoción. La presidenta, en su discreción en la evaluación que hizo del empleado, perdió la confianza y se la retiró", dijo García Vélez a reporteros destacados en el Tribunal Federal al salir de una reunión sobre la reforma policiaca y órdenes para divulgar anuncios que no ha autorizado la CEE durante el año electoral.
García Vélez destacó que la Oficina de Prensa sigue en funciones, pero que, al igual que el pasado presidente Héctor Conty, contrató a una asesora de comunicaciones, que en su caso es la relacionista Helga García.
"Esto no es nuevo. Antes había una persona que daba apoyo al presidente. Al igual que está la oficina de la División Legal, tengo abogados independientes como asesores. Entendí que debía reforzar el área de comunicaciones. Anteriormente habían contratado una agencia de publicidad", indicó la presidenta, quien dijo que el contrato actual es de aproximadamente $30,000 y tiene vigencia hasta el 30 de junio próximo.
El 14 de marzo pasado, Alvarado Solivan presentó una demanda federal en contra de García Vélez y de la CEE por entender que fue despedido "ilegalmente" de su puesto como director del Departamento de Comunicaciones de la Comisión por razón de género. El demandante ocupó esa posición por 24 años.
La acción legal es por despido por discrimen por género y agravios, y solicita un interdicto por despido ilegal por discrimen, paga retroactiva y futura de su sueldo -estimado en $73,392 anuales-, liquidación de beneficios, daños compensatorios y punitivos, y gastos de honorarios de abogado, que suman $5.5 millones.
El juez federal que atenderá el caso es Gustavo A. Gelpí.
Según la demanda presentada por el abogado Víctor Manuel Rivera Ríos,  Alvarado Solivan indica que trabajó en la CEE desde el 7 de noviembre de 1991, cuando fue designado por el entonces presidente Juan R. Melecio, pero fue despedido el 18 de mayo de 2015. Durante ese tiempo, trabajó con los presidentes Aurelio Gracia, Ramón Gómez, Héctor Conty Pérez y Ángel González Román, quienes lo retuvieron en su puesto.
El demandante alega que él y otros empleados varones fueron discriminados por García Vélez al ser despedidos y llenar las plazas con mujeres "no cualificadas, simplemente por su género".
La demanda recoge que el 1 de julio de 2015, la presidenta nombró a Delis Benítez Joubert como la nueva directora del Departamento de Comunicaciones. Apenas estuvo en el puesto seis meses, pero "tuvo que despedirla por su inferior desempeño en el trabajo"
Sin embargo, Benítez Joubert se comunicó con este medio para aclarar que ella fue reclutada para dirigir la Oficina de Prensa y Relaciones Públicas de la CEE el 1 de julio de 2015, y el 15 de enero de este año renunció a dicha posición, pero no la despidieron.
"La información que forma parte de la demanda presentada por el Sr. José Enrique Alvarado Solivan y que establece que esta servidora fue 'despedida por su inferior desempeño en el trabajo' durante los casi siete meses que fungí como directora de la Oficina de Prensa y Relaciones Públicas de la CEE es total y completamente falsa. Tomé la decisión de renunciar por razones de salud. Así lo establece la carta de renuncia que presenté el 15 de enero de 2016", dijo Benítez Joubert, quien, además, aclaró que no es parte del pleito y que no conoce al demandante que la precedió en el puesto.