(horizontal-x3)
La tradición de compartir con las viejas amistades y la camaradería es el aspecto más emocionante de la celebración. (Suministrada)
Orlando, Florida- Entre música, baile y comida, unos 150 exalumnos de la Ponce High, junto a amigos y familiares, celebraron el pasado sábado su reunión anual de egresados con los colores de su pueblo, rojo y negro, en una gala llevada a cabo el pasado sábado en el hotel Double Tree en la International Drive de Orlando.
La secretaria del comité que organiza el evento, Miriam Dekony Gutiérrez, explicó que la reunión se realiza desde hace 13 años en Orlando, luego de que en el 2003 muchos de los graduados de la conocida escuela superior de la Perla del Sur no pudieron asistir a la celebración del centenario por residir en Estados Unidos. En ese primer año, más de 300 exalumnos asistieron al evento que ahora dura un fin de semana completo.
Años después, la actual presidenta de la Junta, Mabel Ríos, sugirió entonces registrar el grupo Ponce High School USA Alumni como organización sin fines de lucro y utilizar el 60% de los fondos levantados en la actividad para crear becas que son otorgadas a estudiantes de la Ponce High. El 40% restante se utiliza para costear los gastos de la actividad.
Pero, a la celebración no solo asisten exalumnos residentes en Orlando u otras ciudades de Florida, sino que hay casos como el del baloncelista retirado de la Selección Nacional de Puerto Rico y el Baloncesto Superior Nacional, Cesar Bocachica Cordero, quien dijo que aunque aún reside en Ponce, todos los años asiste a la celebración. 
“Me agrada encontrarme con las viejas amistades, un reencuentro que reanima a uno y le da nuevo vigor en la vida”. 
Para el baloncelista graduado  la Ponce High en el 1955, “la idea de ayudar a los estudiantes es fantástica y estamos dispuestos a ayudarlos en todo lo posible”.
Yamel Cotal, presidenta de grupo de exalumnos en Puerto Rico, recibió el cheque de lo recaudado, poco más de $2,000, en la gala del sábado. Cotal contó que desde febrero los estudiantes están a la expectativa de saber si podrán recibir ayuda para poder comprar la toga y ropa de graduación. La ponceña explicó que a los estudiantes que le otorgan las becas vienen de familias que reciben ayudas del Gobierno y que están carentes de las cosas básicas incluyendo ropa, zapatos y comida.
Sin embargo, la tradición de compartir con las viejas amistades y la camaradería es el aspecto más emocionante de la celebración. 
Maritza Pérez, graduada en 1977, es una de las egresadas que participa de la actividad prácticamente cada año.
“El encuentro entre las amistades, recordar aquellos tiempos de la Ponce High donde compartíamos, donde hacíamos maldades y cortábamos clases… ese compartir no tiene precio”, destacó Pérez. 
Figuras de la talla de Teodoro Moscoso, Francisco “Paquito” Montaner, Ernesto Ramos Antonini, Mariana Suarez de Longo, Luis A. Ferré y Pedro Albizu Campos, entre otros, pasaron por las aulas de la Ponce High.