(horizontal-x3)
La semana pasada, el Departamento de Salud informó que en Puerto Rico se habían registrado 201 casos de personas con el virus del zika. De estas personas contagiadas, 21 son mujeres embarazadas. (Ramón Tonito Zayas)
La primera línea de defensa contra el virus del zika es detener la reproducción de su vector, el mosquito aedes aegypti y para eso las recomendaciones básicas son eliminar las acumulaciones de agua por más pequeñas que sean puesto que las larvas del insecto han sido encontradas hasta en objetos tan pequeños como la tapa de una botella.
Sin embargo, esta no es la única acción que puede llevar a cabo una persona para protegerse de la picada del mosquito y, por ende, un posible contagio. Según la entomóloga de la Universidad de Puerto Rico, Rosa Amelia Franqui, estos insectos tienen unas preferencias que, de evitarlas, podrían reducir en teoría el riesgo a un contagio. 
Por ejemplo, la entomóloga explicó que los mosquitos aedes aegypti por lo general tienen dos periodos de mayor actividad. Uno de estos es entre las 8:00 a.m. y 10:00 a.m. y el otro entre las 6:00 p.m. y las 8:00 p.m. En estos periodos, la temperatura es idónea para que los mosquitos busquen alimentarse por lo que lo recomendable es que se limiten las actividades en exteriores donde las personas estén expuestas a picadas de estos insectos. 
Franqui explicó que estos mosquitos evolucionaron y se adaptaron a vivir a la par con las personas. Las hembras son las que pican a los mamíferos para alimentarse, en especial, los humanos. En esa evolución, estos insectos pasaron de una vida inicial en los bosques a los entornos urbanos de hoy día. Las hembras son las que se alimentan de sangre en su etapa reproductiva. Esto porque las proteínas que ingieren de la sangre les permiten madurar sus huevos, lo que es esencial para la reproducción de la especie.
Epidemia del zika 
En esa evolución desarrollaron la capacidad de identificar sombras verticales, las que asocian con animales de los que se pueden alimentar. Del mismo modo, logran identificar el calor de los mamíferos y el bióxido de carbono que exhalan. 
Como ejercicio esencial de protección, se recomienda que los espacios habitados tengan telas metálicas, que las personas usen mosquiteros y repelentes, y que se eliminen o se verifiquen los objetos o áreas donde se pueda acumular agua, como desagües, plantas ornamentales, etcétera. La larva de un mosquito, por lo general, tiene un periodo inicial de vida de entre cuatro y seis días, en los que depende del agua estancada. 
Además, por la capacidad de los mosquitos de identificar sombras, se recomienda usar vestimenta clara. 
Por otro lado, y aunque resulte un tanto contradictorio, estos mosquitos son atraídos por las luces blancas. Las bombillas amarillas, entretanto, no tienen el mismo efecto, por lo que se recomienda preferir este último color en las luces artificiales de los edificios y casas, explicó Franqui. 
La semana pasada, el Departamento de Salud informó que en Puerto Rico se habían registrado 201 casos de personas con el virus del zika. De estas personas contagiadas, 21 son mujeresembarazadas.