(horizontal-x3)
Ante la decisión del juez, el Secretario del Departamento de Justicia, César Miranda, aclaró que los matrimonios igualitarios o entre personas del mismo sexo continúan siendo válidos en la Isla. (Xavier J. Araújo Berríos)
El juez federal Juan Pérez Giménez se equivocó al concluir que la decisión del Tribunal Supremo de Estados Unidos que reconoció el matrimonio igualitario no aplica en la Isla por ser un territorio, aseguró el catedrático en derecho constitucional, Carlos Ramos González.
El profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad Interamericana también anticipó que el Primer Circuito de Boston revocará la determinación que Pérez Giménez emitió anoche al denegar los recursos solicitados por la defensora de derechos humanos y abogada, Ada Conde Vidal.
Hace casi dos años Conde Vidal junto con otros demandantes reclamaron el reconocimiento de los matrimonios entre parejas del mismo sexo al impugnar la constitucionalidad del Artículo 68 del Código Civil de Puerto Rico, que describe el matrimonio como una institución civil entre un hombre y una mujer.
"Lo van a revocar porque yo creo, honestamente, que se trata de una interpretación obstinada, fuera de la realidad y equivocada porque es un derecho fundamental con el cual no se puede estar con tecnicismos", apuntó Ramos González en entrevista con este medio.
Al explicar la decisión de Pérez Giménez, el catedrático precisó que desde hace décadas el Tribunal Supremo de Estados Unidos resolvió que a los estados y a los territorios les aplicaban todos los derechos garantizados bajo las enmiendas V y XIV de la Constitución de Estados Unidos, particularmente las protecciones concernientes al debido procedimiento de Ley, la igual protección de las leyes y los derechos de libertad.
Pero, advirtió que que al resolver el caso Obergefell v. Hodges, el Tribunal Supremo no consignó expresamente que esta protección que reconocía emanaba de la Enmienda XIV.
Apoyándose en esta ambigüedad en el lenguaje y en su interpretación de los casos insulares, Pérez Giménez determinó que el matrimonio igualitario no aplicaba a la Isla, según Ramos González.
"Esa interpretación (del juez) es equivocada porque lo que el Tribunal Supremo de Estados Unidos ha dicho bien claro es que no importa si emana de la XIV o V enmienda, los puertorriqueños están protegidos por la cláusula del debido procedimiento de Ley, que es donde el juez (Anthony) Kennedy ha dicho que emanaba el derecho fundamental a casarse, incluyendo a las parejas del mismo sexo", puntualizó. 
"Por lo tanto, se trata de un artificio técnico que solamente responde a una obsesión a no querer aceptar que el nuevo estado de derecho en la nación norteamericana, incluyendo a Puerto Rico, está protegido por las disposiciones del debido procedimiento de Ley, es que existe un derecho fundamental a casarse, incluyendo parejas del mismo sexo", agregó Ramos González.
Resaltó también que el Tribunal Supremo de Puerto Rico se expresó sobre esta controversia cuando rechazó intervenir en un caso incoado por la represente María Milagros Charbonier, que realizaba un planteamiento similar al esbozado por Pérez Giménez de que el Supremo.
"Todos (los jueces) dijeron no ha lugar a la solicitud de la licenciada Charbonier, pero por separado, expresaron que esa (el matrimonio igualitario) es la nueva realidad", apuntó Ramos González. 
Aseguró que fuera de causar confusión y desasosiego, la decisión de Pérez Giménez no tenía ningún efecto en términos legales.
"Bajo esta teoría (de Pérez Giménez) no existiría la prohibición contra castigos crueles e inusitados que establece la VIII Enmienda de la Constitución de Estados Unidos porque no hay decisión expresa que lo haya aplicado a Puerto Rico. Sin embargo todo el pleito de Morales Feliciano en las cárceles del cual el juez Pérez Giménez es protagonista está basado en que esa disposición constitucional aplica a Puerto Rico, a través de la V o la XIV enmienda", matizó el catedrático. 
Válido el matrimonio igualitario
Ante la decisión del juez, el Secretario del Departamento de Justicia, César Miranda, aclaró que los matrimonios igualitarios o entre personas del mismo sexo continúan siendo válidos en la Isla.
"La orden de la Corte Federal para el Distrito de San Juan no altera la validez de los matrimonios contraídos en Puerto Rico entre parejas del mismo sexo y tampoco impide darle reconocimiento a aquellos matrimonios contraídos en otras jurisdicciones", apuntó Miranda en una comunicación escrita.
"La interpretación del Departamento de Justicia es que la decisión no altera el estado de derecho que se estableció en Puerto Rico cuando el Tribunal Supremo Federal decidió el caso de Obergefell v. Hodges en el que se reconoció, como asunto de derecho constitucional federal, que el derecho al matrimonio es un derecho fundamental y que por lo tanto, no se le puede negar ese derecho constitucional a las parejas del mismo sexo", agregó. 
La decisión del Tribunal de Distrito en torno al caso Conde v. ELA tampoco altera el mandato emitido por el Primer Circuito en este caso toda vez que el 8 de julio de 2015, el Primer Circuito determinó que está de acuerdo en que el Artículo 68 del Código Civil es inconstitucional y por ello, devolvió el caso para que la Corte de Distrito dictase sentencia final.
"El distrito actuó sin autoridad al negarse a dictar sentencia final conforme a la decisión del primer circuito. Por tanto, este dictamen no le impide al Ejecutivo mantener su posición de que el Artículo 68 del Código Civil es inconstitucional y que no se habrá de aplicar el mismo en Puerto Rico. En cuanto al litigio, estamos evaluando el curso a seguir pero la directriz es que el Departamento de Salud puede continuar emitiendo las licencias de matrimonio", detalló Miranda.
"Simplemente, la orden tiene el efecto de mantener el caso activo al declinar dictar sentencia final conforme las partes habían solicitado en cumplimiento con el mandato del Primer Circuito", añadió.
En otra comunicación escrita, el gobernador Alejandro García Padilla afirmó que continuará haciendo valer en la Isla la decisión del Tribunal Supremo de Estados Unidos que reconoció el matrimonio igualitario.
"El derecho fundamental al matrimonio igualitario ha sido validado y ordenado por el Tribunal Supremo Federal y por el Tribunal de Apelaciones para el Primer Circuito de Boston", recalcó García Padilla.
La decisión de Pérez Giménez, además, generó la censura de los grupos de derechos humanos y de portavoces de la comunidad Lgbtt, quienes han expresado decepción ante la posición del juez federal de negarse a reconocer el matrimonio igualitario.