Alberto Lázaro (horizontal-x3)
Alberto Lázaro, director ejecutivo de la AAA, dijo que los procesos de Recursos Humanos son confidenciales. (Archivo GFR Media)
Los resultados de la segunda investigación interna que la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA) inició tras el arresto de dos empleadas que presuntamente participaron en un esquema de corrupción pública se mantendrán, por el momento, en secreto.
Se supone que los resultados se conocieran en estos días, según había adelantado el presidente ejecutivo de la AAA, Alberto Lázaro.
No obstante, tras las declaraciones que Lázaro dio a El Nuevo Día el pasado día 10, el Tribunal Federal le ordenó que no se pronunciara más al respecto.
Ivonne Falcón, una de las arrestadas y exvicepresidenta de Administración de la AAA, le había solicitado al juez federal Pedro Delgado que le ordenara a Lázaro no hacer más comentarios sobre el caso, habida cuenta que él es un testigo anunciado. La otra empleada arrestada fue Sonia Barreto, exdirectora de la Oficina de Compras y Logística de la AAA.
A insistencias de este diario, Lázaro se limitó ayer a expresar por escrito que “se le ha dado cumplimiento a los procesos internos y los términos reglamentarios”.
“Los procesos de Recursos Humanos son confidenciales y no estamos en libertad de compartir información sobre ellos”, agregó.
El pasado día 10, Lázaro indicó que la segunda investigación interna se inició a raíz de los arrestos y acusaciones en la jurisdicción federal contra Falcón y Barreto, quienes supuestamente participaron en un esquema de inversionismo político en el gobierno. 
Falcón y Barreto fueron arrestadas por el Negociado Federal de Investigaciones (FBI, en inglés) el pasado 3 de diciembre junto a otras ocho personas, entre estas, el empresario y recaudador de fondos del Partido Popular Democrático (PPD), Anaudi Hernández.
Según se informó entonces, Hernández le habría dado regalos, liquidado deudas y pagado cenas a Falcón y Barreto con tal que favorecieran a ciertos inversionistas en la AAA. El pasado 18 de febrero, Hernández se declaró culpable.
El pasado día 10, Lázaro dijo, además, que como parte de la segunda investigación interna ya se habían hecho entrevistas, recopilado datos y se estaban redactando informes. Sostuvo que tras los arrestos y acusaciones en la jurisdicción federal, la AAA recibió “evidencia adicional” sobre los presuntos actos ilegales cometidos por Falcón y Barreto.
La primera investigación interna de la AAA fue ordenada por la Junta de Gobierno de la corporación pública y se centró en los procesos de desembolso de dinero. Esa investigación reveló dos cosas, siendo la primera de ellas que Falcón había incurrido en un conflicto de interés y no lo notificó, por lo que fue sacada de su puesto de confianza y llevada al de carrera. 
En el caso de Barreto, la investigación no reveló ninguna falta que diera paso a relevarla de su puesto.
Paralelo al caso federal, la Oficina de Ética Gubernamental (OEG) mantiene abiertauna pesquisa contra Falcón y Barreto.