(horizontal-x3)
Cuerpos en estas condiciones son identificados con placas dentales. (Archivo / GFR Media)
El Instituto de Ciencias Forenses no ha culminado aún la autopsia del cadáver calcinado de una mujer que las autoridades encontraron el lunes en la madrugada en el interior de un auto quemado en Morovis.
Los resultados conforman un elemento esencial para determinar en qué circunstancias murió la fémina, que se sospecha es esposa de un agente de la Policía asignado a la Comandancia de Bayamón.
Aunque el cadáver no ha sido identificado, la esposa del agente no aparece y fue reportada desaparecida. Se llama Betsy Rodríguez Burgos, de 39 años. La Policía no ha descartado el suicidio en este caso.
Cuerpos en estas condiciones son identificados con placas dentales.
Una fuente ligada a la pesquisa indicó que la Policía necesita saber si el cadáver tenía humo en los pulmones y si presenta algún orificio de bala o una herida de arma blanca. En el vehículo, un Toyota Yaris, propiedad el agente Daniel Soto Valentín, no se encontraron casquillos de bala.
El teléfono celular de la mujer fue encontrado en su residencia, pero al tener contraseña, no ha podido ser examinado por los investigadores.
El hallazgo del cuerpo se produjo a eso de las 2:30 a.m. del lunes en un ramal de la carretera PR-159, muy cerca de la urbanización Alturas de Montellano, en Morovis. 
El lugar queda bastante cerca de la residencia que compartía Rodríguez Burgos con su esposo por los pasados dos años y los tres hijos de la mujer, quienes tienen 24, 20 y 11 años. 
El cadáver estaba sentado en el asiento del pasajero, inclinado hacia la izquierda. El automóvil fue encontrado con la puerta del conductor abierta, se informó.
A preguntas de este medio el lunes, el comandante Ángel Viera, director del Cuerpo de Investigación Criminal de Arecibo, dijo que Rodríguez Crespo tenía un historial de hospitalizaciones por problemas mentales y tomaba medicamentos a esos fines. Aunque reconoció que investigan el ángulo del suicidio, recalcó que no descartan ningún móvil.
De las entrevistas iniciales surge que la mujer pudo haber abandonado la residencia mientras su pareja y sus hijos dormían.