Liza García (horizontal-x3)
El demandante alega que él y otros empleados varones fueron discriminados por García Vélez al ser despedidos y llenar las plazas con mujeres "no cualificadas, simplemente por su género". (Archivo / GFR Media)
José Enrique Alvarado Solivan llevaba casi 24 años como director del Departamento de Comunicaciones de la Comisión Estatal de Elecciones (CEE), cuando entiende fue despedido "ilegalmente" por la presidenta Liza M. García Vélez por supuesto discrimen de género.
Alvarado Solivan radicó ayer, lunes, una demanda a nivel federal en contra de la CEE y de su presidenta por despido por discrimen por género y agravios, y solicita un interdicto por despido ilegal por discrimen, paga retroactiva y futura de su sueldo -estimado en $73,392 anuales-, liquidación de beneficios, daños compensatorios y punitivos, y gastos de honorarios de abogado, que suman $5.5 millones.
El juez federal que atenderá el caso es Gustavo A. Gelpí.
Según la demanda presentada por el abogado Víctor Manuel Rivera Ríos, Alvarado Solivan indica que trabajó en la CEE desde el 7 de noviembre de 1991, cuando fue designado por el entonces presidente Juan R. Melecio, y fue despedido el 18 de mayo de 2015. Durante ese tiempo, trabajó con los presidentes Aurelio Gracia, Ramón Gómez, Héctor Conty Pérez y Ángel González Román, quienes lo retuvieron en su puesto.
El demandante alega que él y otros empleados varones fueron discriminados por García Vélez al ser despedidos y llenar las plazas con mujeres "no cualificadas, simplemente por su género".
Entiende que desde que García Vélez asumió la presidencia interina de la CEE en enero de 2015 hasta que fue nombrada en propiedad en mayo, lo excluyó de sus responsabilidades de programar actividades con la prensa, y que no se reunía con él, sino que se comunicaba a través de secretarias. Alegó que solamente lo llamó en dos ocasiones para que resolviera asuntos de "último minuto" que empleadas a las que les había asignado coordinar actividades de la Oficina de Planificación no habían podido hacer.
Alvarado Solivan agregó que durante ese tiempo, la presidenta contrató de manera "ilegal" a la relacionista pública Helga García, con quien firmó contrato formalmente en julio de 2015 con su compañía Perfect Partners.
Dijo que en abril de 2015 se dieron las vistas de confirmación de la presidenta de la CEE en el Senado, de las que se enteró por la prensa, y que cuando se disponía a cumplir con su trabajo de emitir los comunicados de prensa sobre lo ocurrido, ya García los había trabajado.
El demandante relató que el 11 de mayo del año pasado, la presidenta le solicitó vía correo electrónico realizar un comunicado de prensa anunciando la ceremonia de juramentación al día siguiente y que se reuniría con él a la 1:30 p.m. Luego de esperarla toda la tarde, se encontró con ella saliendo a las 5:30 p.m. y fue entonces cuando ella le pidió reunirse. Alegó que estaba con García, quien supuestamente le dijo que no estaba allí para quitarle su trabajo, "lo que lo confundió porque era la primera vez que la conocía en persona y nunca le había dicho nada de quitarle su trabajo". El 18 de mayo de 2015recibió la notificación con fecha del 15 de mayo de su despido como director del Departamento de Comunicaciones. El demandante le envió dos cartas de reconsideración a García Vélez, quien supuestamente nunca le contestó. La demanda recoge que el 1 de julio de ese año, la presidenta nombró a Delis Benítez Joubert como la nueva directora del Departamento de Comunicaciones. Apenas estuvo en el puesto seis meses, dado a que "tuvo que despedirla por su inferior desempeño en el trabajo".
Sin embargo, Benítez Joubert se comunicó con este medio para aclarar que ella fue reclutada para dirigir la Oficina de Prensa y Relaciones Públicas de la CEE el 1 de julio de 2015, y el 15 de enero de este año renunció a dicha posición, no que la despidieron.
"La información que forma parte de la demanda presentada por el Sr. José Enrique Alvarado Solivan y que establece que esta servidora fue 'despedida por su inferior desempeño en el trabajo' durante los casi siete meses que fungí como directora de la Oficina de Prensa y Relaciones Públicas de la CEE es total y completamente falsa. Tomé la decisión de renunciar por razones de salud. Así lo establece la carta de renuncia que presenté el 15 de enero de 2016", dijo Benítez Joubert, quien aclaró que no es parte del pleito y que no conoce al demandante que la precedió en el puesto.