contralor electoral Manuel Torres Nieves (horizontal-x3)
La determinación del contralor electoral, Manuel Torres Nieves, anunciada ayer ocurre a 90 días de las primarias del PPD y el PNP. (Archivo GFR Media)
Tras un resurgir de denuncias anónimas relacionadas con el financiamiento de las campañas políticas de los dos aspirantes primaristas a la gobernación por el Partido Nuevo Progresista (PNP), Pedro Pierluisi y Ricardo Rosselló Nevares, ayer la Junta de Contralores Electorales determinó que rechazarán toda queja futura que reciban sin estar juramentada.
“Es necesario aclarar que la Oficina del Contralor Electoral no se puede convertir en un depósito de planteamientos anónimos que no cumplan con los requisitos mínimos establecidos por ley, que establecen que los mismos tienen que ser juramentados y le deben constar de propio y personal conocimiento al querellante. Por tal razón, a menos de 90 días del primer evento electoral del año, en lo sucesivo, si al recibirse otro documento similar, no se puede corroborar la procedencia, y veracidad de los hechos que alegan estos escritos anónimos, serán archivados” indicó Manuel Torres Nieves, contralor electoral.
Al tomar esta medida, que aplicará de ahora en adelante, Torres Nieves indicó ayer que la Junta de Contralores determinó archivar una nueva denuncia anónima que surgió en contra de la campaña de Rosselló Nevares y que fue recibida en su oficina el 4 de marzo de 2016. 
Actualmente el comité de Rosselló Nevares se encuentra bajo  investigación por el Contralor Electoral luego  que una auditoría interna revelara que más de $300,000 de recaudaciones a su campaña en efectivo no han podido ser corroboradas por sus donantes identificados.
Mientras, el comité de Pierluisi se mantiene bajo auditoría del Contralor Electoral tras recibirse una queja anónima que señala posibles violaciones a la Ley Electoral.
Tanto la investigación de Rosselló Nevares como la auditoría interna que está actualmente corriendo contra Pierluisi surgieron producto de denuncias anónimas.