(horizontal-x3)
La violación de la disposición legal establece sanción con “pena de reclusión por un término máximo de noventa días o multa máxima de $5,000 o ambas penas a discreción del tribunal”. (GFR Media)
La controversia que generó el pasado fin de semana la llamada “Ley Seca”, durante la primaria republicana, se traslada mañana al Capitolio, cuando se discutirá en vista pública legislación que busca derogar la disposición que prohíbe el expendio de bebidas alcohólicas durante eventos electorales.
La Comisión de Gobierno de la Cámara de Representantes citó a la audiencia a la presidenta de la Comisión Estatal de Elecciones (CEE), Liza García y a los comisionados electorales, Guillermo San Antonio Acha, del Partido Popular Democrático (PPD), Jorge Dávila, del Partido Nuevo Progresista (PNP), Juan Dalmau, del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) y José Córdova Iturregui, del Partido del Pueblo Trabajador (PPT).
“Mi recomendación preliminar es que la Ley Seca se derogue para todos los eventos electorales, con excepción del día de la elección general”, dijo el presidente de la Comisión de Gobierno, José “Conny” Varela Fernández, en entrevista con este medio.
Varela Fernández argumentó que en los comicios generales “participa masivamente el pueblo y debe haber un control para que la gente acuda a participar del evento sin que haya ninguna distracción que lo motive a quedarse fuera de los colegios electorales”.
No obstante, el legislador añadió que no está cerrado a modificar su posición, una vez escuche los argumentos de los funcionarios citados.
Tres proyectos de ley, uno del representante popular por el distrito de Carolina, Ángel Matos García y otro de la portavoz de la delegación novoprogresista en la Cámara de Representantes, Jenniffer González Colón proponen derogar por completo la Ley Seca de cualquier evento electoral, incluyendo las elecciones generales.
La tercera medida, del representante penepé por los municipios de Orocovis, Barranquitas y Villalba, Uroyoán Hernández Alvarado, propone eliminar la Ley Seca de las primarias presidenciales.
Varela Fernández dijo que la convocatoria de la vista pública sólo incluyó el proyecto del representante Matos García porque la medida de González Colón “no había llegado en ese momento a mi oficina”.
El proyecto de Matos García fue radicado en 2014, pero dormía “en una gaveta”, mientras que González Colón, quien es presidenta del Partido Republicano en Puerto Rico radicó la medida el viernes, en medio de la polémica que desató la aplicación del estatuto. Hernández Alvarado radicó también su proyecto de ley en estos días. 
"Ese proyecto elimina de una vez y por toda la aplicación de la Ley Seca en cualquier procedimiento electoral, sea primaria o elecciones generales. Es una disposición vieja que afecta a la economía y no va con los tiempos. Ya los estados la eliminaron así que en ese sentido estamos atrás", dijo González Colón.
El tema acaparó la discusión en torno a la primaria republicana desde el jueves y desencadenó una lucha de poder entre la Presidenta de la CEE y los comisionados electorales. El viernes, la CEE emitió un edicto sobre la prohibición con motivo de la primaria republicana, mientras, los comisionados electorales, por unanimidad, resolvieron después que no estaría vigente.
El sábado, García se pronunció en contra de la decisión de los comisionados electorales de los partidos inscritos en la Isla, quienes determinaron que la Ley Seca no se pondría en vigor durante la votación del domingo.
García sostuvo que la Ley Seca se había dejado sin efecto de manera incorrecta porque el capítulo local del Partido Republicano no había enmendado su reglamento a esos efectos. Además, argumentó que correspondería a los tribunales resolver el asunto.
Desde el viernes, alcaldes, comerciantes y ciudadanos repudiaron la imposición de la Ley Seca para una votación no general y que interesa únicamente a un sector de los votantes estadistas republicanos en la Isla, quienes no tienen derecho a participar en las votaciones presidenciales de los Estados Unidos. 
El artículo 12.021 de la Ley 78 del 1 de junio de 2011, según enmendada, dispone que “toda persona que abriere u operare un establecimiento comercial, salón, tienda, club, casa, apartamento, depósito, barraca o pabellón para el expendio, venta, tráfico o consumo gratuito de licores espiritosos, destilados, vinos, fermentados o alcohólicos, desde la medianoche anterior al día de una elección hasta las nueve de las noche del día en que éstas se celebren, incurrirá en delito menos grave”.
La violación de la disposición legal establece sanción con “pena de reclusión por un término máximo de noventa días o multa máxima de $5,000 o ambas penas a discreción del tribunal”.
La prohibición, sin embargo, no aplica a negocios de hoteles, paradores, condohoteles certificados por la Compañía de turismo de Puerto Rico “cuando los establecimientos sean parte de los servicios o amenidades que éstos ofrecen a sus huéspedes o visitantes y participantes de convenciones y la venta, expendio o distribución de bebidas alcohólicas se haga para el consumo dentro de los límites del hotel, parador, condohotel o barco crucero”.
La disposición explica que “tampoco aplicará en los establecimientos comerciales que operan dentro de las zonas libre de impuestos de los puertos y aeropuertos de la Autoridad de Puertos de Puerto Rico, siempre que la venta de bebidas alcohólicas sea para entregarla al comprador después que haya abordado el avión o barco”.