Eduardo Bhatia (horizontal-x3)
Eduardo Bhatia dijo que no rechaza una junta que supervise el manejo de las finanzas del gobierno estatal pero rechazó que controle el manejo de los fondos públicos. (Xavier J. Araújo Berríos)
El presidente del Senado, Eduardo Bhatia, hizo este lunes un enérgico llamado a combatir la imposición de una junta de control fiscal por parte del gobierno de Estados Unidos, y anticipó una ardua lucha por preservar y defender los poderes de los funcionarios electos en la Isla.
El líder senatorial reiteró que no rechaza una junta que supervise el manejo de las finanzas del gobierno estatal, pero opinó que la creación de un ente federal que controle el manejo de los fondos públicos atentaría contra la democracia del país. 
“Yo anticipo que tiene que haber una reacción fuerte de parte de esta Asamblea Legislativa y de parte de este Senado, que una cosa es una junta de supervisión fiscal, a la que personalmente no le tengo ninguna objeción, y otra cosa es una junta de control fiscal que se apodere de la toma de decisiones, de qué se hace con el dinero de Puerto Rico”, manifestó Bhatia durante su turno inicial en la sesión legislativa. 
“La democracia, algunos ciudadanos me han dicho, abraza a la junta de control fiscal, y la respuesta es no, no abrazo la junta de control fiscal porque la democracia no se cede, la democracia no se puede entregar de esa manera. La determinación de cómo vamos nosotros a trabajar o no con estos fondos tiene que ser del pueblo de Puerto Rico, decidido por líderes electos del pueblo de Puerto Rico. Creo que vamos a tener agenda llena, agenda cargada”, le dijo a sus compañeros legisladores. 
A juicio de Bhatia, las semanas que restan de sesión serán cruciales en la búsqueda de alternativas para atender la crisis fiscal, económica y de deuda pública en el país. Planteó que, si el Congreso estadounidense no aprueba legislación para auxiliar a la Isla, el gobierno de Alejandro García Padilla debería optar por el impago de su deuda en mayo y de los $780 millones de las obligaciones generales, que vence en julio próximo. 
“A menos que el Congreso tome las decisiones que tiene que tomar, la determinación tiene que ser en su momento, y lo digo desde ahora, que el gobierno de Puerto Rico no pague eso, y en algún momento va a tener que hablar sobre ese asunto, y discutir, analizar y decidirlo como país”, enfatizó. 
Bhatia, quien ha realizado múltiples viajes a Washington D.C. para discutir asuntos sobre la crisis fiscal, también utilizó su turno para expresar su parecer sobre cuál será el proceder del Tribunal Supremo de Estados Unidos y el Congreso en las próximas semanas con relación al caso de Puerto Rico. 
“Yo anticipo que el Tribunal Supremo de los Estados Unidos va a tomar decisiones sobre el status del país. Yo anticipo que el Tribunal Supremo va a tomar una decisión sobre la capacidad o no de la Legislatura de Puerto Rico de regular la quiebra del país. Yo anticipo que el Congreso de Estados Unidos va a tratar de imponer una junta de control fiscal fuerte que se apodere de las funciones legislativas de hacer y crear un presupuesto en el país”, aseveró.
El Comité de Recursos Naturales de la Cámara baja federal trabaja en el borrador de la legislación que establecería la autoridad federal de control fiscal con la expectativa de que se lleve a votación el mes próximo. 
La semana pasada, el congresista James Sensenbrenner, enviado por el presidente de la Cámara federal, Paul Ryan, le comunicó a las autoridades locales que el ente propuesto tendrá un fuerte control sobre la situación financiera de la Isla y promovería una reestructuración limitada de la deuda pública al margen del Capítulo 9 del Código de Quiebras federal.
La sesión legislativa en Puerto Rico culmina el 30 de junio.