polcia (horizontal-x3)
Se ocuparon 27 pastillas de medicamentos controlados, una bolsa con marihuana y $443 en efectivo. (Archivo / GFR Media)
Personal de la División Drogas Caguas intervino por segunda ocasión durante el fin de semana con una mujer de 27 años sospechosa de vender sustancias controladas junto a sus hijos menores.
La fémina fue detenida inicialmente el sábado, en el residencial Brisas del Turabo, informó el teniente Edwin Arroyo, director de la unidad especializada que realizó la intervención.
Arroyo dijo que el sábado se diligenció una orden de allanamiento en el apartamento en el que reside la fémina con su pareja. Allí se ocuparon 27 pastillas de medicamentos controlados, una bolsa con marihuana y $443 en efectivo, precisó el teniente. 
Después de la intervención, se notificó al Departamento de la Familia ya que al ser arrestada la mujer se encontraba con sus hijos de siete, ocho y nueve años. Sin embargo, la trabajadora social Irmarie Collazo decidió dejar a los niños bajo custodia de la madre, sostuvo la Policía. 
Hoy, domingo, los agentes volvieron a Brisas del Turabo y, según Arroyo, a la mujer intervenida el sábado la vieron vendiendo sustancias controladas en el patio, en presencia de sus hijos, quienes jugaban en el lugar.
Esta vez le ocuparon 20 decks heroína, 16 bolsas de cocaína, 12 cápsulas de crack, siete bolsas con marihuana, nueve pastillas de medicamentos controlados y $229 en efectivo. 
Hoy también se ha notificado al Departamento de la Familia para que intervengan y el caso es consultado con la fiscal Aileen González.
Por los hechos del sábado, la pareja que según la Policía es responsable de distribuir cocaína en el citado residencial, quedó citada para el 4 de abril, cuando se podrían formular cargos en su contra por violaciones a la ley de Sustancias Controladas. 
Ambos han sido fichados previamente por casos de drogas. 
Por otro lado, Arroyo indicó que en un edifico en construcción en ese complejo residencial se ocuparon 180 decks de heroína y 28 bolsas de cocaína. La droga fue hallada por agente Katherine Morales Lugo.