(horizontal-x3)
IMEI suspendería los servicios para los estudiantes del Departamento de Educación, no así a los alumnos que pagan directamente las clases. (Archivo / GFR Media)
Cientos de estudiantes con impedimentos y condiciones de salud podrían dejar de recibir servicios educativos y  terapias la semana que viene luego que el colegio especializado que más alumnos de Educación Especial atiende anunciara la suspensión de los servicios que les brinda por los atrasos en los pagos que debe recibir del Gobierno.
El Instituto Modelo de Enseñanza Individualizada (IMEI) de San Juan notificó esta semana que no podrá seguir atendiendo a 234 alumnos de Educación Especial a partir del 16 de marzo debido a que no ha recibido pagos del Departamento de Educación desde noviembre y no podrá pagar a sus empleados, indicó el portavoz del colegio, Elliot Rodríguez.
“No podemos operar si no nos llegan los pagos. Hemos estado en constante comunicación con (funcionarios de) Educación, la última reunión la tuvimos la semana pasada... Siempre tuvimos la esperanza de no llegar al punto que ha llegado”, expresó Rodríguez.
Esta institución privada atiende a estudiantes del sistema público de enseñanza mediante un recurso llamado “compra de servicios”, el cual requiere que el Departamento de Educación cubra los gastos educativos y terapéuticos de estudiantes de Educación Especial cuando no puede proveerlos mediante los recursos disponibles en las escuelas públicas.
El secretario asociado de Educación Especial, Carlos Rodríguez Beltrán, reconoció que el Gobierno le adeuda una cantidad “sustancial” a IMEI, pero se mostró esperanzado en que no se concretará la suspensión de funciones, pues el Departamento de Hacienda le notificó ayer que se le enviaría un cheque a la institución.
“Podemos comprender la posición de cualquier proveedor de servicios que lleva cuatro meses sin cobrar y lo cierto es que estamos haciendo todas las gestiones que están a nuestro alcance para que puedan cobrar con prontitud”, expresó el funcionario. “No creo que ninguna institución educativa quiera dejar de dar servicios a nuestros estudiantes. No veo una razón lógica para que IMEI no pueda mantener sus servicios una vez reciba el pago, que sobrepasa el medio millón de dólares”, añadió Rodríguez Beltrán.  
De suspenderse las clases, las alternativas educativas para estos estudiantes son sumamente limitadas, si no nulas, manifestó la presidenta del Consejo de Padres y Maestros de IMEI, Luz Ramos.
“Nosotros los papás estamos desesperados, no tenemos opciones. No es que sacan a nuestros niños de IMEI y los podemos poner en una escuela pública, es que ellos van para la calle, se van a quedar en las casas. Ellos están en IMEI porque el mismo Departamento de Educación ha dicho que no tiene una ubicación para ellos”, sostuvo Ramos.
La situación de IMEI no es aislada, pues Educación mantiene  deudas con otras instituciones educativas.
“Hay muchas escuelas que están igual. En diciembre me pagaron (los servicios brindados en) agosto y septiembre, desde ahí no me han pagado nada más”, expresó la directora de Starbright Academy en Ponce, Iris Pons.
Rodríguez Beltrán reconoció que a la mayoría de las instituciones que atienden estudiantes por compra de servicios se les debe, como mínimo, los pagos de noviembre y diciembre, así como los de enero y febrero que aún se están facturando.