(vertical-x1)
Cuando quieres combatir resequedad, se recomienda una mascarilla hecha con una cucharada de avena, varias gotas de aceite de almendra, dos onzas de leche y un huevo. (Archivo GFR Media)
Cuando se acaban las fiestas navideñas, el saldo suele ser la piel hecha un desastre por tanta trasnochada, y el bolsillo vacío por la compra de los regalos. Pero tranquila, la solución para obtener un cutis hermoso no tiene que ser costosa y está al alcance de tu nevera o alacena.
Para revitalizar tu piel, nada mejor que una mascarilla que además de limpiar profundamente los poros te ayuda a controlar alguno de los problemas más comunes como son la resequedad, la pérdida de firmeza y el exceso de grasa. Cuando estás combatiendo la resequedad, la esteticista Katty González recomienda la mascarilla hecha con una cucharada de avena, varias gotas de aceite de almendra, dos onzas de leche y un huevo. También puedes hidratar tu piel combinando una cucharadita de arcilla, medio aguacate mediano, unas gotas de agua y unas gotas de aceite de lavanda o de rosas. 
Pero si lo que buscas es darle firmeza a tu piel, una mascarilla hecha con un guineo y dos cucharadas de miel puede ser ideal, dice Diane Irons en su libro ‘The World’s Best-Kept Beauty Secrets’. Mezcla los ingredientes hasta crear una pasta que debes aplicar en tu piel por 15 minutos antes de removerla completamente con mucha agua.
Y si quieres decirle adiós al exceso de grasa, lo puedes lograr con una mascarilla de tomate, el cual debes majar y colocar en todo el rostro, excepto en el contorno de los ojos. También puedes mezclar una cucharadita de arcilla, la pulpa de un limón, una cucharadita de miel, unas gotas de agua, unas gotas de aceite de eucalipto y aplicar la mezcla una o dos veces por semana. 
Si tienes los ojos hinchados después de una noche de fiesta, puedes optar por colocar sobre ellos unas rodajas de pepinillo que ayuda a desinflamarlos.