hospital (horizontal-x3)
El hospital Santa Rosa, en Guayama, es el primero en la lista de hospitales deudores de la AEE. (Archivo GFR Media)
Tres hospitales del País podrían quedar sin energía eléctrica por no poder pagar por el servicio. Otros cinco, mientras tanto, batallan mensualmente por cumplir con acuerdos de pago con la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) para evitar el corte. La situación que enfrentan surge por una variedad de factores, aunque administradores hospitalarios reclaman que el problema principal es el pago millonario que les debe la Administración de Seguros de Salud (Ases) desde marzo del año pasado.
El hospital Santa Rosa, en Guayama, es el primero en la lista de hospitales deudores de la AEE. La clínica, fundada en 1965, arrastra una deuda de $3 millones desde hace más de cuatro años. Ante este escenario y el incumplimiento de un plan de pago, esta semana la AEE  emitió un aviso de suspensión de servicio eléctrico. Este está programado para el jueves.
El San Juan Health Centre, donde se ofrecen servicios médicos ambulatorios, es otra de las instituciones médicas que enfrenta problemas  con la AEE. En mayo del año pasado la AEE procedió con el corte del servicio en un área  del edificio.
Según  informó ayer la corporación pública, los problemas de pago con esta instalación  médica  continúan al punto que, de no lograr un acuerdo en una reunión con la AEE  pautada para el próximo martes, procederían con otra interrupción del servicio.
 El martes, también, la AEE se reunirá con otro hospital como última oportunidad para llegar a un acuerdo antes de proceder con el corte de luz. No se informó la identidad de esta otra institución hospitalaria.
“La AEE no se hace responsable por los daños y perjuicios que sufran o puedan sufrir los pacientes, empleados, visitantes, equipos e infraestructura del hospital o de la institución médico-hospitalaria durante el tiempo que esté sin servicio”, informa la AEE cuando emite los avisos.
Ya no habrá trato preferencial 
La situación que enfrentan los hospitales ante la amenaza de quedar sin energía eléctrica responde a la agresividad con la cual la AEE planifica actuar de ahora en  adelante con  clientes morosos.
Así lo anticipó ayer  María de Lourdes Román, administradora de operaciones comerciales de Servicio al Cliente de la AEE, quien recalcó que la propia corporación encara problemas de flujo de caja que la llevan a actuar así.
“Ya no podemos seguir dando largas”, sostuvo.
Según la funcionaria, la AEE les ha otorgado un “trato preferencial” a los hospitales, pero no tolerarán más impagos.
“Ellos cobran por el servicio. La AEE está financiando los negocios de este tipo de institución”, sostuvo.
A preguntas de este diario sobre si por el servicio que brindan a pacientes no se tomarán medidas adicionales para evitar los cortes, la funcionaria comentó que seguirán un procedimiento especial creado particularmente para atender los casos de hospitales morosos.
El primer paso, dijo, es un acercamiento telefónico para tratar de resolver la situación. Posteriormente, se les envía una carta donde se les notifica la concesión de 20 días para emitir el pago o procede la interrupción del servicio. Diez días antes   se envía una carta certificada a los Departamentos de Salud, Familia y Corrección, además de la Oficina del Procurador del Paciente y el Cuerpo de Bomberos. Siete días antes se emite un aviso público en un periódico de alta circulación, aviso que se vuelve a publicar el mismo día del corte.
“Hemos sido extremadamente lenientes, pero son deudas millonarias”, dijo al comentar que el  día de la interrupción, personal de la AEE debe verificar que no haya pacientes conectados a alguna máquina para evitar que su vida peligre con el corte.
Sobre el hospital Santa Rosa, comentó que se encuentran en su cuarto plan de pago e incumplieron.
“Si no es el primero (hospital en que la AEE le corta la luz), es uno de los primeros”, dijo.
Falta de efectivo  
Problemas de flujo de efectivo (“cash flow”) parecen ser la norma en distintos hospitales del País, situación que estos les achacan directamente a pagos atrasados en la Ases por servicios brindados a beneficiarios del Plan de Salud del Gobierno (PSG).
En el hospital Santa Rosa, por ejemplo, el incumplimiento del plan de pago con la AEE surgió cuando la administración hospitalaria optó por pagar la nómina de diciembre en lugar del servicio de luz.
“Tomé la dura decisión de pagarles a los empleados y ahora la AEE está solicitando el pago. Entiendo a la AEE, que me ha dado el plan de pago y he fallado”, dijo el licenciado  Fernando Alarcón, principal oficial ejecutivo del hospital Santa Rosa.
Según dijo, el pago mensual a la AEE es de unos $120,000, cantidad similar al pago de nómina.
“El problema es que la Reforma (de Salud) no está pagando y los hospitales más pequeños, como nosotros, somos los más impactados”, indicó.
Según dijo, la Ases le debe al hospital unos $600,000, mientras la deuda con la AEE es de $3 millones.
“Esa deuda (con la AEE) es la que más pone en jaque al hospital”, dijo.
Alarcón anticipó que espera llegar a un acuerdo con la AEE en una reunión que tendrá el  lunes.
El Nuevo Día  visitó ayer el San Juan Health Centre, pero el licenciado  Luis Hernández, director de finanzas y asesor legal , no emitió declaraciones sobre la situación que enfrentan con la AEE. A través de una empleada informó que continuaban en un plan de pago.
Sin embargo, la AEE informó ayer que De Diego Ambulatory Clinic, como se identifica a la corporación hospitalaria, incumplió el acuerdo.
Mientras tanto, el Hospital del Maestro, en Río Piedras, también suscribió un acuerdo de pago con la AEE.
“Esto (los retrasos en pagos) es la situación económica que están pasando gran parte de los hospitales debido a los pagos (atrasados) de Reforma. Ases quedó en deber millones de dólares a los hospitales y hemos tenido que lidiar con las deudas”, dijo el licenciado  Jorge Torres, director ejecutivo de la institución.
Según comentó, la AEE está más agresiva con el cobro de las facturas, al punto de ejercer “presión indebida” a través de otras agencias de gobierno exigiéndoles  que cumplan. En su caso, dijo, ha recibido llamadas  de Salud y de Fortaleza para que paguen.
“Están usando medidas externas para presionar por el pago”, denunció.
Comentó que hay una propuesta para que el dinero que les debe  Ases pueda usarse como crédito para pagar  deudas de gobierno, como a la AEE.
 Por su parte,  Ricardo Rivera, director de la Ases, señaló que los atrasos en los pagos a proveedores surgieron cuando la corporación se quedó en marzo  sin  línea de financiamiento.
 Recordó que en diciembre emitieron un abono de $64.2 millones a la deuda atrasada. De los restantes $67 millones que aún deben, $30 millones son por reclamaciones a servicios médicos.