(horizontal-x3)
Desde hoy se observan los preparativos para las Fiestas de la Calle San Sebastián, que comienzan este jueves con la comparsa de los cabezudos. (GFR Media)
A solo un día de que comiencen las Fiestas de la Calle San Sebastián, los residentes y comerciantes del Viejo San Juan realizan distintas tareas como preámbulo al evento cultural que reune a miles de puertorriqueños y extranjeros. 
Un recorrido de El Nuevo Día por las calles adoquinadas muestró hoy en horas de la tarde los múltiples trabajos y la organización que requieren las fiestas, que comienzan este jueves y se extienden hasta el domingo. 
De entrada, un grupo de empleados de distintas agencias gubernamentales, encabezados por el director de Manejo de Emergencias de la Capital, Nazario Lugo, inspeccionaban cada detalle del plan operacional que abarca las fiestas. 
“Cada plaza en la que habrá un evento artístico está a cargo de un director de agencia del municipio ya sea, el director de Ornato, de Finanzas. Cada uno debe velar porque se cumpla con la actividad cultural, que haya orden y limpieza en la plaza. También está a cargo de la toma de decisiones. Y todo se coordina a través de un centro de mando”, explicó Lugo. 
En la calle San Sebastián se observaban negocios recibiendo guaguas repletas de suministros, mayormente licor y cervezas,  lo que provocaba que el tránsito fluyera de manera lenta por la coordinación que se requiere en la Ciudad Amurallada para  estos menesteres. 
Otros comerciantes movían por las aceras carritos promocionales que posteriormente serían llenados con refrescos o cervezas. 
Algunas residencias estaban abiertas -por lo que se podía ver hacia el interior- mientras se hacían labores de limpieza. El olor a detergente invadía esos recientos. A otros residentes se les veía acomodando pertenencias en autos en lo que sería una emigración transitoria de aquellos que le huyen al bullicio que producen las fiestas cada año. 
Las autoridades municipales y estatales no se quedaban atrás en sus preparativos. En el lado sur del Capitolio, a donde se podrán tomar las guaguas municipales para salir del Viejo San Juan, había empleados de empresas privadas colocando vallas. En otras áreas, como en la calle Norzagaray ya habían ubicado vehículos de emergencias médicas para lo que será uno de varios puntos para dar servicios de emergencias a quienes lo necesiten. Lugo dijo que, en ese renglón, prevalecen los casos de personas intoxicadas o desorientadas y los que sufren caídas.
Oficiales municipales dan tránsito en el área de los muelles y en calles céntricas como la Del Cristo y la Norzagaray. 
Los baños portátiles también ya han sido ubicados en algunos extremos de las vías como en la avenida Constitución, la Plaza de Armas y la Plaza del Quinto Centenario. 
En fin, que como sucede anualmente, el andamiaje propio para la celebración de las fiestas comienza a montarse a tomar vida en el Viejo San Juan.