hacienda (horizontal-x3)
Los recaudos de noviembre en el impuesto sobre ventas y uso (IVU) mostraron una mejoría respecto a los primeros meses del año fiscal. (Jorge Ramírez Portela)
El grueso de los reintegros adeudados por el Departamento de Hacienda a numerosos contribuyentes deberán pagarse durante el presente mes de enero, afirmó a El Nuevo Día el titular de dicha agencia Juan Zaragoza Gómez.
El funcionario indicó que este próximo viernes saldrá otra nueva “nómina” con el pago de reintegros, que se une a la que se envió ya la pasada semana. 
“En lo que va de enero yo he pagado 75,000 reintegros. Espero sacar esta semana 25,000 reintegros más. Yo debía 200,000 reintegros y yo espero pagar en enero más de 125,000 reintegros”, expresó el Secretario en entrevista con este diario. 
Confió Zaragoza Gómez en que este segundo semestre del año fiscal será mejor en términos del flujo de efectivo lo que le permitirá a la agencia ser más agresivos en el pago de sus deudas,
“El segundo semestre tiende a ser mejor en términos del flujo de efectivo porque la distribución de ingresos anuales es como de un 42% en el primer semestre y un 58% en el segundo, por lo cual yo tengo más cash en la segunda mitad del juego que en la primera, lo cual me permite ser un poco más agresivo en el pago de suplidores. Me permite ser un poco más agresivo en el pago de los reintegros”, expresó.
Advirtió, sin embargo, que aún cuando se espera una mejoría en el flujo de efectivo, prevalecerá la estrechez. 
Refiriéndose en específico a los pagos adeudados a numerosos suplidores del gobierno indicó que “la liquidez aunque mejore en este segundo semestre no deja de estar bastante comprometida. Yo tengo casi siempre presupuestado para pagar suplidores entre $200 y $230 millones y dentro de ese saco yo trato de darle un poquito a todo el mundo”.
Recordó que Hacienda hizo una revisión de sus ingresos proyectados y señaló que esa reducción se notará más en esta segunda parte del periodo fiscal.
“Nosotros hicimos una revisión de los estimados. Bajamos de $9,800 millones  a $9,292 millones. El grueso de esa revisión cae en la segunda mitad del juego. Es verdad que tradicionalmente hay más cash flow (flujo de efectivo), pero también tenemos una serie de riesgos”, explicó. 
Según Zaragoza Gómez una de las variables más delicadas en estos meses es todo lo que tiene que ver con impuestos al consumo, “ante una población decreciente y una economía apretada”.
“Nosotros estamos preocupados con el IVU, con el arbitrio a automóviles, y (los arbitrios) de cigarrillos y bebidas, que han venido demostrando un grado de agotamiento”, abundó.
Destacó, sin embargo, que los recaudos de noviembre en el impuesto sobre ventas y uso (IVU) mostraron una mejoría respecto a los primeros meses del año fiscal.
“Los recaudos (del IVU) de julio, agosto, septiembre, octubre y noviembre, que reflejan las ventas del mes anterior, mostraron un decaimiento consistente de cerca de un 10% de lo que habíamos estimado. Diciembre, que fueron las ventas de noviembre, nada más se cayó un 4%, que es un signo positivo para nosotros”, declaró.
Atribuyó la mejoría a dos factores que identificó como la ampliación de la base del IVU porque entraron los pagos de negocio a negocio(B2B) y las gestiones de cobro que está realizando el Departamento. 
“Nosotros habíamos estimado como $3 millones mensuales de B2B (negocio a negocio) y en ese primer mes entraron $8 millones”, dijo. 
Sobre el impacto de las gestiones de cobro recordó que “en noviembre fue que hicimos los primeros operativos. Ahí ya empezamos a ver un aumento, y ese es  otro factor que yo veo que afectó positivamente”.