Las Cascadas II en Toa Alta (horizontal-x3)
La compañía Mora Development Construction se declaró culpable por violar la Ley Federal de Agua Limpia al descargar aguas usadas del desarrollo de viviendas Las Cascadas II, en Toa Alta, a la alcantarilla. (GFR Media)
La compañía Mora Development Construction se declaró culpable hoy, martes, por violar la Ley Federal de Agua Limpia al descargar aguas usadas del desarrollo de viviendas Las Cascadas II, en Toa Alta, a la alcantarilla de dicho municipio entre 2012 y 2013, por lo que se expone a una multa de $1 a $10 millones.
Hoy mismo se presentó la denuncia en contra de la corporación, y su presidente Cleofe Rubí González hizo la alegación de culpabilidad ante el magistrado federal Marcos E. López.
El magistrado resumió la denuncia, que indicaba que entre el 16 de julio de 2012 y el 31 de enero de 2013, Mora Development, sus empleados y agentes, a sabiendas, descargaron aguas usadas del proyecto de Las Cascadas al sistema de alcantarilla de Toa Alta, sin el debido permiso National Pollutant Discharge Ellimination Permit de la Agencia federal de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés)
Agregó que la multa sería de entre $5,000 y $50,000 diarios, además del pago de $400 por el cargo por el que se declaró culpable.
El fiscal Howard P. Stewart, de la División Criminal de la EPA, detalló que la violación de ley ocurrió durante la construcción de la citada urbanización, de 78 residencias, al instalar un tanque con capacidad de 4,000 galones para recoger las aguas usadas. Como el tanque se desbordaba, empleados conectaron una tubería hasta el alcantarillado de aguas de lluvia, sin el debido permiso, dijo Stewart.
Cuando el magistrado le preguntó a Rubí González si lo relatado por Stewart era cierto, el empresario contestó afirmativamente. En la vista el acusado estuvo acompañado por el abogado Diego Alcalá.
La lectura de sentencia fue señalada para el 12 de abril ante la jueza federal Carmen C. Cerezo.
Este es el segundo caso atendido en el Tribunal Federal esta semana en la que una empresa es penalizada por violar leyes federales ambientales.
Aireko se declara culpable
Ayer, la compañía Aireko Construction hizo alegación de culpabilidad por uno de los casos de más alta exposición de contaminación por asbesto ventilado en la Isla. Se determinó que por un incidente ocurrido en 2012 en la torre norte del Centro Gubernamental Minillas, en Santurce, la empresa violó la Ley Ambiental de Aire Limpio de los Estados Unidos.
Aireko llegó a un acuerdo con la Fiscalía que incluyó pagar una sanción de $2,000 a la corte. Ese pago ya fue emitido. Además, deberá pagar un estudio médico a potenciales víctimas, que se estiman son alrededor de 400, y que costaría $172,020. El estudio estará a cargo del Recinto de Ciencias Médicas (RCM). También deberán preparar literatura sobre el tema y preparar un seminario al respecto.  
El día de la sentencia, pautada para el 13 de abril ante el juez federal José A. Fusté, se determinará la multa que deberá pagar la compañía, que podría ser de hasta $2.5 millones. Incluye además un término de tres años de probatoria.
El presidente de la compañía, Paulino López, hizo la alegación de culpabilidad a nombre de Aireko por no cumplir con cinco pasos esenciales al mover el asbesto encontrado en el noveno piso del edificio, como no mojar el material antes de removerlo y no tener un supervisor entrenado en el lugar durante la remoción. El personal de una compañía subcontratada por Aireko no colocó el material contaminado en bolsas plásticas ni les puso las etiquetas requeridas para descartarlo, además de que no dispuso adecuadamente del material en un vertedero autorizado, según la prueba presentada en corte.
Los hechos ocurrieron entre el sábado 12 y domingo 13 de mayo de 2012, cuando subcontratistas removieron el material. Sin embargo, informaron lo ocurrido el lunes, 14 de mayo. La limpieza tomó aproximadamente un año.