(horizontal-x3)
El primer ejecutivo respondió así a las críticas que le hizo Frederico por recabar que el Congreso de los Estados Unidos extienda a Puerto Rico la ley de bancarrota federal. (Agencia EFE)
El gobernador Alejandro García Padilla respondió hoy, martes, a las críticas que le lanzó Domenic Frederico, principal ejecutivo de Assured Guaranty, una de las aseguradoras que demandó al gobierno por impago.
García Padilla dijo que cada dólar que su administración tenga que invertir en abogados para responder al litigio, no estará disponible para pagar a los acreedores y volvió a hacer un llamado al Congreso de Estados Unidos de que legisle para que Puerto Rico tenga un proceso de reestructuración ordenado de su deuda.
"Es contradictorio y lamentable que esta aseguradora de Wall Street, que se está gastando tanto dinero en abogados de Puerto Rico y los Estados Unidos, desconozca que en un procedimiento de reestructuración de deuda la primera obligación del deudor es explicarle al juez que, efectivamente, no cuenta con los recursos para pagar”, dijo García Padilla. 
El primer ejecutivo respondió así a las críticas que le hizo Frederico por recabar que el Congreso de los Estados Unidos extienda a Puerto Rico la ley de bancarrota federal.
“Si de verdad creyeran en las expresiones de su principal oficial ejecutivo y piensan que Puerto Rico tiene los recursos para pagarles, deberían abogar para que Puerto Rico pueda acogerse a ese procedimiento. Si creen lo que dicen, entonces Puerto Rico no podría demostrar ante un juez que está insolvente”, sostuvo García Padilla.
“Además, esta aseguradora de Wall Street no se opuso al acuerdo de la Autoridad de Energía Eléctrica, dónde se va a restructurar la deuda según el acuerdo del mes pasado. ¿Cómo es que piensa que el ELA sí tiene los recursos para pagar y no debe restructurar su deuda, pero reconoce que hace un mes que la AEE necesitaba restructurar su deuda?”, cuestionó el mandatario.
En declaraciones a este medio, García Padilla sostuvo que los acreedores del ELA se enfrentan ahora a “un procedimiento desorganizado y caótico porque al responderle a Wall Street, el Congreso no le ha dado a Puerto Rico las herramientas para atender esta crisis de forma ordenada”. Subrayó que al final del camino, los acreedores se verán perjudicados severamente.
“Cada dólar que el ELA gaste en abogados no estará disponible para pagarles. Por eso todas las partes, el Estado Libre Asociado y sus acreedores, deberíamos hacer el mismo llamado al Congreso de Estados Unidos para que tome acción y establezcan un proceso ordenado de reestructuración de nuestra deuda", insistió.
Por su parte, el principal ejecutivo de Assured Guaranty indicó que extender el capítulo 9 de la Ley Federal de Quiebras a la Isla solo servirá para que el Gobierno continúe con su práctica de “gastos inflados” y de “corrupción sin rendición de cuentas”.
Según Frederico, resulta “irónico” que García Padilla señale la falta de un mecanismo uniforme para que el gobierno puertorriqueño pueda atender su crisis de endeudamiento, cuando las actuaciones del mandatario han sido contrarias a la ley.
“En lugar de hacer todo lo que esté en su poder para administrar legalmente su deuda, reformar su gobierno y reconstruir su economía, el gobierno de Puerto Rico ha adoptado una estrategia para promover deliberadamente una narrativa de crisis con el objetivo de obtener de parte del Congreso estadounidense acceso a la bancarrota de manera retroactiva”, indicó Frederico en declaraciones escritas.
Las expresiones del empresario se producen unos cinco días después de que la aseguradora que dirige y Ambac Assurance demandaran a García Padilla y a su equipo fiscal por la activación de la cláusula de retención o “clawback” para pagar la deuda con garantía constitucional.
La decisión de García Padilla, formalizada a través de dos órdenes ejecutivas suscritas entre noviembre y diciembre pasados, provocó que la Autoridad para el Financiamiento de la Infraestructura incumpliera con el pago de ciertos bonos y, a su vez, reclamaciones contra las aseguradoras por unos $10.7 millones.
De igual forma, las expresiones de Frederico se producen a solo horas de una nueva vista en el Congreso estadounidense para discutir la crisis fiscal de Puerto Rico.