(horizontal-x3)
En la foto, un compañero de trabajo de Edgardo Rivera Osorio, asesinado en medio de un robo, coloca un crespón negro en la fachada de la Estación de Bomberos de Loíza. (Luis Alcalá del Olmo)
Aunque en principio las autoridades no se precipitan a decir que se pueda tratar de más que una casualidad, la Policía sí investiga la posibilidad de que exista conexión entre el asesinato hoy en la madrugada en Carolina de dos hombres que residían en Río Grande Estates y el asesinato el pasado Día de Reyes el bombero Edgardo Rivera Osorio, en medio de un robo domiciliario en su hogar de esa misma urbanización.
“Al principio pensábamos que tenía algo que ver, pero en esta etapa todavía no descartamos nada, a veces las investigaciones dan un giro inesperado”, comentó el director interino del Cuerpo de Investigación Criminal del área policiaca de Carolina, el teniente Ricardo Haddock. 
El oficial explicó que las autoridades fueron notificadas en la mañana de hoy sobre dos personas muertas en la carretera PR-874, cerca de la antigua pista de carreras de Carolina y, al llegar al lugar, agentes dieron con los cuerpos baleados de los dos sujetos.
Una de las víctimas fue identificada como Enoc Martínez Robledo, de 37 años, quien no tenía expediente criminal. 
El segundo es un adolescente de 17 años. Haddock explicó que la progenitora del menor sufrió un colapso nervioso, por lo que no pudo acudir al Instituto de Ciencias Forenses (ICF) para identificar el cadáver. 
El funcionario aclaró que se inclinan a investigar este crimen desde un ángulo diferente al del bombero Edgardo Rivera Osorio, asesinado el Día de Reyes, cuando supuestamente quiso hacer frente a personas que ingresaron a su hogar para un supuesto robo. Sin embargo, Haddock no quiso abundar en detalles sobre el desarrollo de la pesquisa.
De su lado, el jefe del CIC del área de Fajardo, el teniente Carlos Nazario explicó que agentes están evaluando unos vídeos para determinar si tienen valor en relación a la investigación del asesinato de Rivera Osorio. Además, adelantó que se encuentran buscando a varias personas que pueden aportar a la investigación. 
“No descartamos que (el doble asesinato) tenga que ver (con el crimen del bombero). En estos momentos no descartamos nada. Tenemos evidencia fílmica para evaluar. Estamos buscando a varias personas para entrevistarlas porque pueden aportar a la investigación. También levantamos evidencia científica de la escena que en su momento será analizada por el Instituto de Ciencias Forenses con pruebas de ADN”, abundó Nazario. 
Entre la evidencia que analizan los investigadores forenses figuran huellas que serían comparadas una vez se identifiquen a los sospechosos.
En el caso de la doble ejecución, cerca de los cuerpos se localizó un vehículo marca Kia Rio, color azul, del año 2013, el cual fue reportado desaparecido en Juana Díaz para el mes de septiembre del año pasado. Los investigadores no han localizado al propietario del auto. 
Del interior del vehículo se levantaron muestras de sangre. Se ocuparon como evidenciacasquillos de bala dentro del carro y al lado de los cuerpos, agregó Haddock. 
La escena fue investigada por el agente Carlos Corchado y por la fiscal Ileana Agudo. 
Este es el primer doble asesinato que se reporta este año. Con estas muertes asciende a ocho la cifra de asesinatos, dos menos que las ocurridas a esta fecha en 2015.