(horizontal-x3)
El costo adicional que cobran algunos comercios de comida al intercambiar el refresco por agua funciona en ocasiones como un disuasivo para no escoger agua embotellada, dijo la representante. (GFR Media)
Los negocios con ofertas de comida no podrán imponer costo adicional a los clientes que descarten consumir refrescos y soliciten agua para beber, según una nueva ley aprobada el 31 de diciembre, destacó hoy, domingo, la representante Luisa Gándara, propulsora de esa medida.
Gándara explicó en un comunicado de prensa que le Ley 256 del 31 de enero de 2015 entra en vigor el próximo 30 de enero.
“Esta ley beneficia al consumidor que ya no tendría que pagar un costo adicional por la alternativa más saludable y promueve estilos de vida más saludables en nuestra población,”  sostuvo.
Según Gándara, el estatuto garantiza opciones para el consumidor de escoger  la alternativa más saludable al momento de comprar la comida preparada en establecimientos que incluyen ofertas en combos con bebida incluida.
El costo adicional que cobran algunos comercios de comida al intercambiar el refresco por agua  funciona en ocasiones como un disuasivo para consumir productos más saludables, comentó la representante estadolibrista. 
“Hay personas que aunque sepan que el agua es más saludable, si les cuesta más la botella de agua no la escogen. Ya hay comercios que dan el agua por el refresco sin costo adicional, pero hay otros que cobran un cargo adicional o hasta el costo completo de la botella de agua,” indicó Gándara.
Según estudios científicos, el consumo de bebidas carbonatadas ha sido asociado a la incidencia de la obesidad. El Departamento de Salud reportó que en Puerto Rico en el 2013,  la prevalencia de sobrepeso era 39% y la de obesidad en la población fue un 28%, destacó la legisladora.
La nueva Ley 256-2015 también busca que se incluya al agua en la promoción y publicidad de las ofertas especiales o “combos” de comida así como el deber de informar al cliente sobre la disponibilidad de este intercambio al momento de la venta, agregó.
De acuerdo con Gándara, el Departamento de Asuntos al Consumidor tendrá que actuar para garantizar el cumplimiento del nuevo estatuto, firmado por el gobernador Alejandro García Padilla el pasado 31 de diciembre. 
Por disposición de la ley, DACO está facultado para imponer multas administrativas a los establecimientos que nieguen el intercambio de refrescos por agua embotellada o filtrada a los consumidores, agregó la legisladora.
A esos fines, DACO tendrá que crear un reglamento. La Ley otorgó 90 días para que la agencia redacte el citado documento.