(semisquare-x3)
Kenneth Rivera, presidente de la Junta de Gobierno de la AAA, explicó que los cierres, en gran medida, buscan que los clientes usen más los servicios en línea en lugar de acudir a las oficinas comerciales. (Archivo GFR Media)
Algunos estimados proponen el cierre de una docena de oficinas comerciales de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA). La lógica detrás del cambio es mover a los clientes a usar más los servicios a través de Internet y reducir los gastos que implicaban mantener abiertas estas instalaciones de la corporación pública.
Pero el camino no ha sido del todo simple. Alcaldes, ciudadanos, clientes y empleados agrupados en la Unión Independiente Auténtica (UIA) han hecho públicos los reclamos para que se detengan los  cierres de gran parte de las oficinas comerciales. 
Tan reciente como el viernes, la Junta de Relaciones del Trabajo emitió una orden que paraliza temporeramente los traslados de empleados de la AAA por motivo de cierre de oficinas comerciales. La orden es en lo que se dirime una controversia en torno a la capacidad de los empleados de objetar los cambios laborales.  
Los argumentos de los distintos grupos en contra de los cierres son similares. Por ejemplo, el Movimiento de Mayagüez Pro Desarrollo del Oeste, al objetar el cierre de las oficinas comerciales en la Sultana del Oeste, advirtió que el movimiento comercial alrededor de la oficina resultará sumamente afectado. El grupo, en una resolución firmada por el presidente Elisamuel Rivera Rivera y circulada a los medios de comunicación,  afirmó que la situación implica inconvenientes sumamente negativos para los 82,000 clientes de la zona. 
El alcalde de Toa Alta, Clemente Agosto, por su parte, afirmó que la determinación de cerrar las oficinas en su municipio afecta adversamente la economía de la zona, además de las complicaciones logísticas que el panorama implicará para los clientes. 
Por su parte, el alcalde de Cayey, Rolando Ortiz Velázquez, indicó que la determinación de la AAA, en lugar de acercar los servicios al ciudadano, lo que hace es alejarlos. Alertó que el cierre de la oficina comercial en su municipio afectará a los ciudadanos de mayor edad y a los residentes en comunidades aisladas que tienen dificultades para trasladarse a las instalaciones que se mantengan operando en el plan de la corporación pública. 
Críticas similares también lanzó el representante Carlos Hernández Alfonzo por el cierre de la oficina en Camuy. Según el presidente de la UIA, Pedro Irene Maymi, además  de estas oficinas comerciales, la AAA está en proceso de cerrar las localizadas en Vieques, Manatí, Fajardo, Coamo, Isabela, Yauco, San Sebastián, Vega Baja, Utuado y Guaynabo.
La corriente Mundial.  
 Kenneth Rivera, presidente de la Junta de Gobierno de la AAA, explicó que los cierres, en gran medida, buscan que los clientes  usen más los servicios en línea en lugar de acudir a las oficinas comerciales. 
 De hecho, en noviembre   pasado la AAA estrenó un nuevo sistema de servicios en línea que bautizó con el nombre de Oficina Virtual. A través de esapágina en el portal de la corporación pública, se puede pagar la factura, dar de alta o de baja un servicio y reportar alguna irregularidad o avería. 
   “El mundo se está moviendo a dar los servicios ‘online’. Es más barato, más eficiente y más conveniente para las personas... Como con cada cambio, siempre al inicio hay algo de resistencia y eso se entiende, pero creo que a la larga el cambio es para lo mejor”, dijo Rivera. 
Explicó que en el proceso no se están despidiendo empleados, sino trasladándolos a otras áreas donde son necesarios. Del mismo modo, están buscando alternativas para que el cambio no afecte la accesibilidad de aquellos clientes que no son tan diestros o no tienen acceso a Internet. 
 “Es algo que se está mirando de cerca. Se ha contemplado que haya unos centros con computadoras a nivel municipal donde las personas puedan ir y reciban ayuda al momento de hacer los trámites en línea”, dijo Rivera. 
 De hecho, algunos municipios afectados por los cierres de las oficinas comerciales han optado por proveer acceso a Internet desde las oficinas del ayuntamiento y destacar un empleado que asista a las personas a usar los servicios en línea de la AAA. 
 El alcalde de Isabela,  Carlos Delgado Altieri,  precisó que tras oponerse al cierre y de sostener una serie de reuniones en las que trató de convencer a la corporación pública, optó por llegar a un acuerdo en el que desde la alcaldía se les facilitará el acceso a las personas a la oficina virtual de la AAA. Por cada persona que atienda en el ayuntamiento, el municipio recibirá de la AAA un pago que ayudará a reembolsar los gastos incurridos en el sistema que busca asegurar el acceso a los servicios. “Hicimos todo lo posible para convencerlos de que no cerraran la oficina, pero la determinación fue final de ellos. Lo que estamos haciendo es mitigar el asunto. Creo que la mayoría de los pueblos está haciendo eso”, dijo el alcalde.