LA PRENSA LIBRE

LA PRENSA LIBRE
NOTICIAS LOCALES INTERNACIONALES

lunes, 31 de marzo de 2014

Proliferan fuegos en áreas ecológicamente sensitivas

Proliferan fuegos en áreas ecológicamente sensitivas

Advierten que esta práctica pone en riesgo la supervivencia de las especies nativas de flora y fauna, algunas de ellas en peligro de extinción. Vídeos y gráficas
 
Por Gerardo E. Alvarado León/ galvarado@elnuevodia.comTwitter:
El fuego en el Bosque de Río Abajo consumió poco más de una cuerda dentro de un bosque de mogote. (Suministrada)
Las autoridades se mantenían ayer alertas y preocupadas ante lo que aparenta ser una nueva modalidad de provocar fuegos forestales en bosques, reservas naturales y otras áreas ecológicamente sensitivas, poniendo en riesgo la supervivencia de especies nativas de flora y fauna, algunas de ellas en peligro de extinción.
Los casos más recientes se reportaron ayer mismo, cuando sendos fuegos consumieron 25 cuerdas en la Reserva Nacional de Vida Silvestre de Laguna Cartagena, en Lajas, y poco más de una cuerda en el Bosque Estatal de Río Abajo, en Utuado, informaron el Cuerpo de Bomberos y el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA).
El fuego en el Bosque Estatal de Río Abajo, que fue extinguido en horas de la mañana por bomberos forestales del DRNA, amenazó con borrar del mapa el refugio de la mayor población silvestre y en cautiverio de la cotorra puertorriqueña (Amazona vittata), considerada como una de las 10 especies de aves en más peligro de extinción del planeta.
“Afortunadamente”, dijo la secretaria del DRNA, Carmen Guerrero, no hay daños reportados a la población de la cotorra, ya que las autoridades intervinieron rápidamente tras recibirse una llamada de alerta.
La Naturaleza y el pueblo unidos por un bosque
Tras el fuego que asoló el Bosque del Pueblo en Adjuntas surgen iniciativas para ayudar en la recuperación

Con los casos de ayer, los fuegos forestales en bosques, reservas naturales y otras áreas ecológicamente sensitivas asciende a 32 este año.
El fuego más destructivo ha sido el de la semana pasada en el Bosque del Pueblo, en Adjuntas, donde se quemaron unas 200 cuerdas. Mientras, el Bosque Seco de Guánica ha sido el que más incendios ha sufrido (18).
Los 32 siniestros reportados hasta la fecha han arrasado con unas 411 cuerdas de terreno.
Ardua labor extinguir el fuego en el Bosque Modelo de Adjuntas
Casa Pueblo asegura que enfrentará el reto de recuperar el bosque afectado por lo que aparenta ser un incendio intencional

“Esta situación resalta la necesidad grande de educar a la ciudadanía, que debe ser nuestra primera aliada. Esta situación es una mezcla de desconocimiento y de personas con condiciones mentales que los llevan a generar incendios para causar daño intencionalmente”, expuso Guerrero en referencia a la piromanía.
Así, la funcionaria descartó que los fuegos en los bosques, reservas naturales y otras áreas ecológicamente sensitivas sean una manifestación de “terrorismo ambiental”.
Dos razones
 El jefe del Cuerpo de Bomberos, Ángel Crespo, destacó que los fuegos forestales en la Isla ocurren por dos razones: efectos climatológicos (calor, aire seco, viento, humedad relativa alta, etc.) y el comportamiento humano. Dentro del comportamiento humano hay dos categorías: negligencia (colillas de cigarrillos, quema de basura, mal manejo de barbacoas, chispas de mufflers, etc.) y actos intencionales.
“El año pasado, los fuegos forestales representaron un 40% de los incendios totales en el país. Este es un problema de todos; nos afecta la salud”, manifestó Crespo.
Bajo control dos incendios forestales en Toa Baja
Autoridades tienen bajo control dos incendios forestales en Toa Baja.

Cuestionados sobre la magnitud de los daños causados por los fuegos forestales, ambos coincidieron en que son “incalculables”, pues hay que tomar en cuenta no solo el terreno afectado y su recuperación, sino también el personal y equipo utilizado para atender cada caso. Aún así, tras el fuego que en febrero pasado consumió 30 cuerdas en el Bosque Estatal de Boquerón, en Cabo Rojo, el DRNA estimó los daños por cuerda en $45,000, para un total de $1,350,000.
Guerrero recordó que provocar fuegos forestales es un delito, conducta que conlleva multas administrativas de $25,000 y en caso de reincidencia de hasta $50,000 o hasta 10 años de cárcel. “Esto es un crimen ambiental y hay que detenerlo”, acotó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario