LA PRENSA LIBRE

LA PRENSA LIBRE
NOTICIAS LOCALES INTERNACIONALES

lunes, 31 de marzo de 2014

Apuestan al turismo médico

Apuestan al turismo médico

Por décadas ha sido una mina sin explotar y eso podría cambiar
 
Por Aurora Rivera Arguinzoni/ arivera@elnuevodia.com
El Centro Cardiovascular, en Río Piedras, había sido diseñado con un hotel, que hace unos cinco años reabrió como Howard Johnson. (tonito.zayas@gfrmedia.com)
El traslado de pacientes de cáncer que residen en el Caribe a hospitales especializados en países lejanos como Canadá y Holanda es cosa del pasado para muchos, gracias al desarrollo del turismo médico en Puerto Rico.
No solo se ahorran largas horas de vuelo, sino que conservan la posibilidad de ser acompañados o recibir la visita de familiares, algo importante en casos pediátricos.
Aunque no es un niño, pues ya tiene 53 años, para Francis Joseph también ha sido providencial poder convertirse en turista médico aquí. El hombre, natural de Santa Cruz, tiene amistades en Puerto Rico que son como familia y en ocasiones se aloja en sus casas.
“Siempre soy bienvenido en el hospital como allá”, aseguró en un claro español, pues vivió aquí parte de su infancia y juventud temprana.
Cuando su médico le dijo que padecía cáncer de pulmón, no tenía alternativas de tratamiento. Pero la agencia de servicios sociales de la isla de Santa Cruz coordinó la atención con el hospital HIMA-San Pablo Oncológico, en Caguas, que tiene un departamento de turismo médico.
Cada vez son más los extranjeros que llegan a Puerto Rico en busca de tratamientos o servicios especializados de salud, un renglón que según estimados del Gobierno podría inyectar a la economía unos $80 millones para el próximo año y hasta $2,000 millones anuales en los próximos diez. Entre las disciplinas más populares figuran cardiología, ortopedia, oncología, gastroenterología, cirugías estéticas y trasplantes.
Según explicó la directora ejecutiva de HIMA-San Pablo Oncológico, Claudia Guzmán, entre los cerca de 3,500 pacientes que HIMA Health recibe del exterior cada año figuran sobre todo residentes de islas del Caribe. También llegan pacientes de Estados Unidos continentales que optan por tratarse con médicos entrenados en su país, que siguen sus mismos estándares de seguridad, pero cuyos servicios aquí cuestan hasta 40% menos según Waleska Crespo Rivera, directora ejecutiva del Centro Cardiovascular de Puerto Rico y el Caribe.
El presidente de la Asociación de Hospitales, Jaime Plá, estimó que a la Isla vienen cada año entre 15,000 y 20,000 personas a recibir servicios médicos, ya sea tratamientos que requieran hospitalización o ambulatorios; su estadía promedio es de diez días y muchas veces les acompañan familiares.
“Creo que podemos en un futuro cercano traer 30,000 personas adicionales si se dan las condiciones. Estamos en conversaciones con el Departamento de Desarrollo Económico y Comercio para que nos permitan alguna alianza para poder desarrollar mucho más fácilmente el programa, incluyendo promoción y algunos aspectos de contratación”, informó Plá.
Según conocedores entrevistados por El Nuevo Día, el turismo médico comenzó a cobrar fuerza en Puerto Rico hace cerca de dos décadas, pero no se ha desarrollado cuanto podría.
Ya en la década de 1980, el Centro Cardiovascular había sido diseñado con un hotel -que hace unos cinco años reabrió como Howard Johnson-, con 30 habitaciones de hasta tres camas. Su gerente general, Tomás Vélez, indicó que además de pacientes y familiares de estos, alojan a visitantes del Centro Médico de Río Piedras, académicos, estudiantes y aspirantes internacionales a cursar estudios en el Recinto de Ciencias Médicas de la Universidad de Puerto Rico.
Y en Mayagüez, donde la Iglesia Adventista opera el Hospital Bella Vista, su director ejecutivo da cuenta de que por los pasados 20 años han sido frecuentes las visitas de pacientes extranjeros, incluso de habla francesa. “Hemos recibido pacientes de Vieques, de otros lugares alejados de Puerto Rico y de algunas islas del Caribe como St. Thomas, St. Croix y también, en algunas ocasiones, de las islas de habla francesa como Martinica. Hace como un año me llamó una persona de España. De República Dominicana también, porque ellos tienen un hospital adventista, pero por una tecnología que tenemos acá que ellos no tenían nos contactaron”, ejemplificó Jesús Nieves.
Pero oficialmente el Gobierno no ha promovido al País como destino de turismo médico hasta ahora; ni siquiera tiene estadísticas que indiquen cuántos de estos turistas llegan.
Otra institución concebida para acoger turistas médicos fue el hotel San Miguel Plaza, localizado a pasos del Hospital HIMA-San Pablo Bayamón.
Juan San Miguel, su fundador y codueño, explicó que solo entre el 20% y el 25% de sus huéspedes son turistas médicos; el resto llega por motivos religiosos, deportivos, de gobierno o comerciales. “El mercado original iba encaminado al turismo médico por la distancia en que nos encontramos (del hospital), pero todavía ese turismo no se ha desarrollado. Puerto Rico tiene una buena práctica médica y buenos hospitales, pero hay mucho por hacer en términos de captar (turistas médicos), especialmente de las islas (del Caribe), Centroamérica y Suramérica”, analizó.
Desde diciembre pasado el hotel San Miguel Plaza enfrenta la competencia del Hyatt Place Bayamón, un hotel que cuenta con 156 habitaciones y cuyo mercado principal es el corporativo, seguido del turismo médico. “Hemos recibido ya huéspedes y tenemos huéspedes que están aquí por servicios médicos. Tenemos un contrato con HIMA-San Pablo. Vienen de diferentes partes, pero de donde más he visto ha sido de Virgin Islands”, indicó Laura Reyes, su directora de ventas.
En Manatí, hace dos semanas fue inaugurado el hotel Hyatt Place & Casino Atlántico, mediante una inversión de $38 millones. El nuevo hotel, que pretende capturar el turismo médico y corporativo en la región norte, creará unos 124 empleos directos, según informó La Fortaleza mediante comunicado de prensa.
Apuesta al sector. El secretario de Desarrollo Económico, Alberto Bacó, entiende que habrá mercado para todos. En una entrevista solicitada por El Nuevo Día para hablar sobre turismo médico, Bacó dijo que su administración apuesta al desarrollo de ese sector como motor económico.
“En un momento dado, el turismo médico se enfocó como un asunto médico, en otro momento dado como un asunto de turismo, y en realidad lo vemos como un proyecto de desarrollo económico para Puerto Rico, de ubicarnos entre las diez jurisdicciones a las que se les conoce como destino en el mundo de turismo médico”, resumió el funcionario.
Reveló que durante el cuarto trimestre de 2014 invertirán entre $1 y $2 millones para promocionar a Puerto Rico, principalmente en el mercado estadounidense, y ponerlo a competir con líderes del turismo médico como Dubai, India, Tailandia, Singapur, Costa Rica y Filipinas.
“Nos sentimos con la seguridad de que Puerto Rico este año se va a reconocer entre los destinos de turismo médico”, afirmó Bacó, basándose en un estudio que comisionó el Departamento de Desarrollo Económico y Comercio y cuyo informe servirá de guía a un comité multisectorial creado, precisamente, para elaborar el plan de acción que haga despegar el turismo médico en el País. En momentos en que la economía de Puerto Rico enfrenta el reto de que sus bonos, así como los de varias corporaciones y bancos privados, han sido degradados a chatarra en el mundo financiero, el estudio proyecta actividad económica que en una década podría alcanzar los $2,000 millones anuales.
Plá dijo que con ayuda de la Fundación para el Desarrollo de la Salud de Puerto Rico, de la Asociación de Hospitales, unas siete u ocho instituciones comenzaron el proceso de certificarse en turismo médico, y otros siete están interesadas en hacerlo. Son hospitales en la zona metropolitana, Aguadilla, Aibonito, Caguas, Manatí, Mayagüez y San Germán.
“Estamos haciendo los contactos con diferentes personas en Estados Unidos que estén interesados en traer pacientes a Puerto Rico, incluyendo los planes médicos”, agregó Plá.
Uno de esos hospitales es HIMA-San Pablo Oncológico. “Hay un ‘call center’ donde cualquier médico de las islas (vecinas) y pacientes de áreas bien distantes de Puerto Rico llaman y se canaliza (el caso) a través del subespecialista que necesite. Después se le coordina el vuelo si viene en avión, se le recoge en el aeropuerto, se le trae acá y muchas veces se le coordinan distintos tipo de alojamiento (hoteles, apartamentos o el Hope Lodge de la Sociedad Americana del Cáncer), dependiendo de la necesidad del paciente y el deseo”, detalló Guzmán.
Destacó que a cada paciente se le asigna un manejador de caso que le acompaña constantemente.
En San Juan, el Hospital Auxilio Mutuo tiene un especialista en turismo médico y también hace acuerdos con hoteles para ofrecer tarifas preferenciales. “Recibimos pacientes de las islas (del Caribe), de Estados Unidos, incluso de República Dominicana y otros países. A cada rato se trasladan pacientes de las islas para el intensivo neonatal; hemos tenido pacientes de República Dominicana para trasplantes renales”, detalló Jorge Matta Serrano, director ejecutivo del Auxilo Mutuo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario