LA PRENSA LIBRE

LA PRENSA LIBRE
NOTICIAS LOCALES INTERNACIONALES

miércoles, 30 de octubre de 2013

Reserva actualiza equipos forenses


Reserva actualiza equipos forenses

Puerto Rico cuenta con dos de las cinco unidades mortuorias. Vídeo
 
Por Osman Pérez Méndez / osman.perez@gfrmedia.com
JUANA DÍAZ - Varios miembros de la Reserva del Ejército de los Estados Unidos en Puerto Rico se encuentran recibiendo adiestramiento para manejar con efectividad nuevos equipos que son esenciales para la función de su Compañía de Asuntos Mortuorios: la recuperación e identificación preliminar de los restos de los caídos en combate.
Un área del Centro de Reserva del Ejército Teniente Hernán G. Pesquera en Juana Díaz servía ayer para que oficiales y soldados a cargo de tan sensitiva labor conocieran en detalles estas morgues móviles. Se trata de unos contenedores que se transportan en un camión de carga y una vez en su destino se abren y se convierten en una especie de depósito forense con capacidad para recibir, y luego guardar en su nevera entre 16 y 24 restos.
“Nosotros tenemos la labor de identificar y recoger a nuestros compañeros caídos en batalla”, comentó el sargento Nelson Vega, al tiempo que mostraba en una de las unidades el área donde reciben los restos y el depósito refrigerado donde se almacenan.
“Esto es más o menos una unidad forense móvil, pero no hacemos autopsias en ella”, aclaró el también sargento Luis García. “Sí identificamos los restos, recogemos sus pertenencias, les quitamos cualquier munición o explosivo. Los preparamos para entregarlos a la unidad que los lleva a su destino final, que son sus familiares”.
Los oficiales aseguran que para ellos es un honor poder encargarse de este trabajo, aun en medio del dolor que representa ver compañeros caídos. Sienten que encarnan el espíritu de la conocida frase de “no dejar a nadie detrás”, y que lo hacen con “honor, dignidad y respeto”.
En el interior de una morgue móvil
La Reserva del Ejército de Estados Unidos en Puerto RIco demuestra a dónde llegan los soldados caídos

Según explicaron, el trabajo forense y la identificación final con huellas, impresiones dentales o ADN se lleva a cabo en la base de Dover, Delaware.
Puerto Rico cuenta con dos de las cinco unidades de asuntos mortuorios que tiene la nación, la 311 y la 246. Para poder llevar a cabo su labor con la mayor efectividad posible, sus miembros reciben un entrenamiento especial por varios años, que incluye entrenamiento forense. La 311 fue la encargada de las labores de recuperación en el Pentágono luego de los ataques del 11 de septiembre. La 246 estuvo movilizada el año pasado en Afganistán.
“Visitamos morgues, luego vemos autopsias, es un proceso para poder hacer esta labor”, explicó el especialista César Ostolaza, añadiendo que se requiere mucho carácter para no quebrarse al lidiar con los restos de compañeros, particularmente cuando se trata de conocidos, o cuando los nombres o rostros le recuerden a alguien cercano.
La entrega de nuevos equipos, aclaró el mayor Carlos M. Cuebas, es parte de un proceso de poner al día todas las unidades y no responde a ninguna predicción de desastres.
“No queremos que nadie vaya a estar pensando cosas por ahí que por alguna magia sabemos que viene un desastre natural o algo similar. No tiene que ver con nada de eso. Es parte de la modernización de nuestras unidades. El mes pasado entregamos equipo a las unidades de ingeniería, y el próximo mes lo haremos a las de comunicaciones” enfatizó el mayor.
No obstante, Cuebas aclaró que los nuevos equipos, al igual que el resto de los equipos de la Reserva, “como el de purificación de agua, de ingeniería, de comunicaciones, de manejo de puertos”, podrían ponerse en uso para atender a la población civil en caso de necesitarse.
“Es por eso que tenemos que estar siempre listos para ser movilizados en cualquier momento. Ahora también el presidente (Barack Obama) autorizó poner los recursos de la Reserva a disposición de las autoridades locales en caso de desastres”, añadió Cuebas, explicando que la Reserva se puede activar en caso desastres por un período de 72 horas, sin necesidad de permiso presidencial, mientras se determina si se necesita mantener dicha activación por más tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario