LA PRENSA LIBRE

LA PRENSA LIBRE
NOTICIAS LOCALES INTERNACIONALES

miércoles, 30 de octubre de 2013

BORICUAS ILUSTRES


POR REINALDO MILLÁN 
La Perla del Sur

Desde el primer momento en que tomó un lápiz en sus manos supo que quería ser artista, pero no fue hasta los cuatro años que confirmó que tenía talento para cumplir sus deseos.
Y desde ese momento no ha parado de hacer arte, de construir con sus manos obras que transmitan sentimientos y reafirmen la cultura puertorriqueña.

Su nombre de pila es José Arnaldo Meléndez Berríos, pero muy pocos lo conocen por ese título. El conocido es Naldo de la Loma, el escultor de la famosa estampa escultórica de los Reyes Magos de Juana Díaz.
Y todavía recuerda al niño que una vez fue.
“Fue a los cuatro años que un tío se dio cuenta que dibujaba radios perfectos, uno tras de otro, y ahí fue que se dieron cuenta de que dibujaba muy bien, y me gustaba mucho”, relató a La Perla del Sur en momentos en que se reconoce su aportación a la cultura por el trabajo que luce estoico en la Plaza Román Baldorioty de Castro en Juana Díaz.

Aunque muchos piensan que nació en el barrio Quebrada Grande de Barranquitas, donde se crió, lo cierto es que fue en el Hospital Pavía en Santurce, donde abrió los ojos por primera vez, el 12 de febrero de 1947.
“Yo nací por error en Santurce, como digo yo, y es que mami era esposa de un militar y tenía derecho a los servicios médicos del hospital. Y eso fue así. Había muchas mujeres que iban a parir a los pueblos grandes, pero yo soy de Barranquitas, que nadie se equivoque. Yo soy natural de Barranquitas”, explicó sobre ese parto fuera de la montaña, lejos de la loma de Quebrada Grande.
Su obra maestra fue presentada al país el 6 de enero de 1985.

Naldo de la Loma siguió su camino por el universo del arte, ganando premios en las escuelas, algunos e ferias científicas, y al graduarse a los 17 años de la Escuela Superior Vocacional de Barranquitas se fue para La Universidad Interamericana a estudiar Pedagogía en Historia.
Desde los 21 años hasta los 30 impartió clases en escuelas de Barranquitas.

No fue hasta cumplir esa edad que decidió iniciar estudios formales para concretar su vocación por las artes plásticas, y se matriculó en la Universidad de Puerto Rico.

Doce meses después ingresó en la Escuela de Artes Plásticas del Instituto de Cultura Puertorriqueña, donde pudo ampliar el caudal de conocimientos que sirvió para solidificar no solo su técnica sino también su cultura artística.

Este barranquiteño nacido en Santurce, ha dedicado su vida a la escultura y la pintura, pero su obra más visible es la escultura de Los Reyes Magos situada en el corazón del centro urbano juanadino, justo donde se celebra cada 6 de enero la gran Fiesta Nacional que posibilita el reencuentro de decenas de miles de boricuas que visualizan la actividad como punta de lanza en defensa de la cultura.

“Buscando por qué uno está haciendo unas cosas me he dado cuenta a través del arte que el proceso creativo es lo que resuelve los problemas de la humanidad. El artista tiene que tener un compromiso con el pueblo, tiene que darse al pueblo, porque si no, no existe”, declaró al hacer una introspección sobre la importancia del arte en su existencia y entorno.
En su reciente retorno al Belén de Puerto Rico, Naldo fue recibido por Gil Rosario e Isaac Santiago, líderes del Consejo Juanadino Pro Festejo de Reyes. Pero aún más, De La Loma afirma con aplomo que el arte es capaz de resolver el problema existencial de cada individuo y el problema de identidad de cualquier grupo social.
Por eso, siente orgullo por su obra capital, los Reyes de Juana Díaz, especialmente por entender que al ser apreciada por los visitantes de la Plaza Baldorioty tiene no solo el efecto de divulgar una interpretación artística, sino también explotar significados, símbolos, lenguajes y mensajes que acercan la visión a la cultura.

Testimonios le sobran: hace 26 años que los juanadinos y los visitantes del Pueblo del Maví así lo atestiguan.

“En el momento en que en la Escuela de Artes Plásticas estaban buscando una persona para hacer la escultura, yo rápido me identifiqué, porque en nuestra familia no faltaban los Reyes Magos, fue algo fantástico”, confesó al agregar que su experiencia en la infancia provocó que se enamorara del tema.
“Le metí mano al proyecto, no cobré nada por el trabajo y fue el primero en el mundo que yo creo que se le dio participación al pueblo”.

“Se presentó el boceto por dos o tres semanas y se presentó en la iglesia y algunos lo querían y otros no. Hubo cambios y el cambio fue que no había corona y le puse la corona”, agregó al resaltar que tras pernoctar par de semanas en Juana Díaz para el proyecto, se percató que en ese municipio “los reyes sí existen”.

Recurso: La Perla del Sur

No hay comentarios:

Publicar un comentario