LA PRENSA LIBRE

LA PRENSA LIBRE
NOTICIAS LOCALES INTERNACIONALES

miércoles, 30 de octubre de 2013

Azotada por la delincuencia


Azotada por la delincuencia

La Isla Nena se enfrenta a 15 asesinatos impunes. Fotos y vídeo
La principal función de los policías estatales García y Feliciano es el patrullaje preventivo desde que fueron destacados a Vieques, según relataron. (JUAN.MARTINEZ@GFRMEDIA.COM)
Por Gerardo E. Alvarado León / galvarado@elnuevodia.com
VIEQUES –  Nadie camina por la plaza pública de esta isla municipio a las 11:00 a.m. de un miércoles cualquiera. Solo dos hombres están en el área recortando la yerba. El ruido que hacen con sus trimmers altera la aparente paz en que se vive aquí.
Dos horas más tarde y en otro extremo de la isla, en el malecón para ser exactos, la escena es igualmente tranquila. Unos pocos turistas comen y beben en los negocios con vista al mar, dos amigos van por la acera tomando un refresco, y cuatro policías  prestan vigilancia bajo la sombra de un árbol.
A simple vista, todo luce como sacado de un libro de cuentos. Cualquiera pensaría en este sitio como el ideal para criar hijos o retirarse, sobre todo porque desde hace una década ya no hay presencia militar.
Pero nada más lejos de la verdad.
La desolación que se percibe en Vieques tiene otra explicación: la pequeña  isla está asediada por el crimen y el narcotráfico, al punto que 15 personas han sido asesinadas este año, según la Policía, una cifra jamás registrada. 
Si algo llamaba la atención de esta tierra -en la que apenas viven 9,301 personas- era, precisamente, la ausencia de asesinatos. Por muchos años no se registró ni una sola muerte violenta; mientras que la cifra máxima, alcanzada en el 2010, era de ocho casos.
El terror se ha apoderado de los viequenses porque ninguna de las 15 muertes se ha esclarecido, o sea, que nadie ha sido ajusticiado por los crímenes. Por lo tanto, la impunidad es lo que impera aquí, donde matarse unos a otros parece no tener consecuencias mayores.
“Antes, nada de esto se veía, pero ahora no puede salirse ni de aquí a la esquina con tanto tiroteo. En lo único que pienso es en la seguridad de mis hijos”, dijo la viequense Tanya Robles, de 34 años y residente en el sector Santa María.
 “Antes, varios años atrás, aquí se vivía y hasta se dormía con las puertas abiertas, pero eso ya no se puede hacer. Desde enero pasado todo ha cambiado y la incidencia criminal se disparó”, abundó Katiria Cruz, de 35 años y vecina del barrio Pueblo Nuevo.
Estrategia de seguridad para Vieques
Alegan que el crimen es un problema de ausencia de recreación y empleo

Guerra entre bandas
Tras una reunión en la alcaldía de Luquillo la semana pasada, Samuel Luciano Rivas, comandante del área policíaca de Fajardo, y el teniente primero Carlos Olivo, comandante del Distrito de Vieques, explicaron a El Nuevo Día que la “narcoguerra” se desató en la isla el pasado 24 de enero, cuando fue asesinado Juan “Poti” Reyes Rivera, de 38 años, considerado lugarteniente o segundo al mando del líder del narcotráfico en Vieques, un tal Cheo Silva.
Se cree que Reyes Rivera se sublevó e intentó crear su propia organización en el barrio Monte Santo, pero integrantes de ese mismo grupo lo ejecutaron. Su viuda, Irma “Emma” Torres Santos, fue ultimada la semana pasada en los predios del Tribunal de Fajardo.
La organización de Silva tiene su centro de operaciones en el barrio El Fanguito, donde familiares conocidos como “Los Morochos” trabajan para él. La Policía maneja la teoría de que Silva está vivo y al control de su ganga, pero fuera de Vieques.
“De enero para acá la mayoría de las personas que han muerto son de El Fanguito, de Los Morochos. Los está matando Monte Santo. Pero desde que nosotros llegamos (en verano), ha cambiado el modo de ejecutar. Se han ido para el monte”, indicó Olivo.
El alcalde viequense Víctor Emeric, y el comisionado de la Policía municipal, Roberto Sánchez, señalaron que ese nuevo modo de ejecutar consiste en “secuestrar” a las víctimas, asesinarlas y abandonar sus cuerpos en parajes baldíos o solitarios. 
De hecho, el Refugio Nacional de Vida Silvestre de Vieques (antiguos terrenos de la Marina) que administra el Servicio Federal de Pesca y Vida Silvestre (USFWS) fue escenario de un doble asesinato en abril pasado. 
“Los muchachos entraron a coger jueyes, los estaban esperando y los emboscaron”, relató Mike Barandiaran, administrador del Refugio.
Emeric y Sánchez detallaron que todos los asesinatos reportados en Vieques durante este año han sido de varones entre las edades de 18 a 30 años y desempleados. Aunque ninguno está esclarecido, la información extraoficinal es que los asesinatos están relacionadas al narcotráfico.
“Los pocos asesinatos que se reportaban antes aquí eran pasionales, pero ahora son por drogas”, dijo Emeric. “Las muertes son por el control de los puntos (de drogas)”, agregó Sánchez, quien a corto plazo no prevé una merma en las muertes violentas.
“No ha sido efectivo”
La rampante ola criminal  motivó al gobierno central -en verano pasado- a reforzar la presencia policíaca en la Isla Nena. Empero, los asesinatos no han mermado y a los locales parece incomodarles la presencia de los uniformados pues, según dijeron, “lo único que hacen es dar multas de tránsito”.
Ante este cuadro, Olivo indicó que la Policía está “prácticamente” sola. 
El teniente primero calló cuando se le preguntó cuántos policías encontró en Vieques en verano y cuántos hay ahora, pero justificó su silencio. “Vieques tiene una peculiaridad. No es lo mismo comandar el Distrito de Luquillo, Fajardo, Río Grande o Ponce, que tiene jurisdicción terrestre, que si yo me veo apreta’o pueden llegar (de otros sitios). Yo aquí estoy rodeado de agua, mi carretera es el mar. Dentro de ese aislamiento yo me tengo que cuidar con lo que voy a decir, porque mientras más armas le dé al bajo mundo...”.
Aunque Olivo y Luciano Rivas no dieron detalles  sobre las investigaciones para “no afectarlas”,  afirmaron que habrá coto al crimen.
 “Las investigaciones (sobre los asesinatos) están encaminadas. Sabemos quién los cometió, sabemos el móvil, sabemos todo. Lo único que esto es algo que hay que levantar una prueba, hacer unas pruebas científicas, tener unos protocolos, un montón de cosas que necesita la Fiscalía para poder llevar un caso como debe ser. Doy fe de que vamos a empezar (a radicar acusaciones), de que las investigaciones van a dar frutos”, dijo Luciano Rivas.
Emeric, entretanto, urgió a la Uniformada a revisar su estrategia anticrimen para Vieques “porque lo que se ha hecho hasta ahora no ha sido efectivo”.
“La investigación debe ir un poco más allá, no limitarse solo a que hablen los testigos. Aquí la gente no habla porque está aterrada. Hay que apostar a lo científico”, dijo, por su parte, Sánchez, quien informó que la Policía municipal pondera instalar cámaras de seguridad en distintas partes de la isla.
Otros factores
Más allá de la falta de cooperación ciudadana o la vaguedad de las pesquisas, los residentes de esta isla tienen otra explicación para la alta incidencia criminal: corrupción y complicidad policíaca, desinterés gubernamental en el tema y desconexión interagencial.
“Aquí los puntos de entrada son limitados, por lo que lo único que explica la entrada de tantas drogas y armas ilegales sería la corrupción entre los que están a cargo de los puertos, aeropuertos, el correo, la Policía y la Guardia Costanera”, denunció Robert Rabin, gerente general de Radio Vieques.
“Pareciera como si a las altas esferas del gobierno no les importara mucho lo que pasa aquí, quizás porque es gente pobre y humilde que se está matando entre sí”, agregó.
En términos similares se expresó la líder comunitaria Kathy Gannett, quien creó un grupo de apoyo a las familias de los viequenses asesinados. El grupo está afiliado a la Alianza Laura Aponte por la Paz Social (ALAPÁS). 
“Siento que estoy viviendo en un sitio en caos e incivilizado. ¡Qué vergüenza que los líderes del país no hayan solucionado este problema! No quisiera pensar que existe corrupción, pero es imposible que nadie esté preso después de tantos asesinatos”, sostuvo.
En medio de toda esta situación están, precisamente, las víctimas de los viequenses asesinados, quienes no han recibido ningún tipo de ayuda por parte del Estado, ya sea para manejar la pérdida de sus seres queridos o el miedo con el que viven ahora.
Tal es el caso de Nancy Camacho, cuyo hermano fue asesinado el pasado Viernes Santo. “Lo balearon. Yo sabía que él usaba drogas y tenía asuntos en corte porque le habían dado una paliza, pero jamás imaginé que fuera a terminar así. Han pasado varios meses y todo ha quedado en nada. No hay nadie preso, la Policía no me ha dicho nada de la investigación”, relató.
Camacho afirmó que “gracias a la fe en Dios” ha podido sobrellevar la pérdida de su hermano, ya que no ha recibido ningún tipo de ayuda gubernamental. “Lo único que pido es que quienes mataron a mi hermano, se arrepientan y se entreguen a las autoridades. La criminalidad no se puede poner peor en Vieques”, dijo la mujer, quien sufrió de ansiedad e insomnio tras el asesinato.
Luciano Rivas y Olivo también reclamaron más atención gubernamental para Vieques, comenzando por el Departamento de la Familia y la Autoridad de Transporte Marítimo.
“Vengo de comandar dos años en Culebra y he vivido en carne propia el cedazo que tienen que pasar las agencias para llegar a estas dos islas: el muelle. A mí me afecta con mi plan de trabajo (policíaco), con  personal, que no puedan llegar, que no puedan salir,  agentes que a veces vienen desde Ponce, de San Juan. Ese es el problema principal de Vieques”, opinó Olivo, quien también le exigió a Familia ser  más diligente y realizar patrullajes preventivos con sus unidades.
Aurora Rivera Arguinzoni colaboró con este reportaje.

No hay comentarios:

Publicar un comentario