LA PRENSA LIBRE

LA PRENSA LIBRE
NOTICIAS LOCALES INTERNACIONALES

sábado, 28 de septiembre de 2013

Los casos no son solo en Arecibo


Los casos no son solo en Arecibo

En los últimos 14 años han expulsado 32 curas en San Juan
El arzobispo Roberto González Nieves, dijo no tener información sobre el caso del padre José Colón Otero. (gerald.lopez@gfrmedia.com)
Por Ricardo Cortés Chico / rcortes@elnuevodia.com
El arzobispo de San Juan, Roberto González Nieves, aceptó ayer que la Iglesia Católica ha “cometido errores” en el manejo de imputaciones de abuso sexual contra sacerdotes, pero aseguró que se están enmendando.
Las expresiones de González Nieves se dieron en reacción a las informaciones de que varios sacerdotes de la Diócesis de Arecibo han sido suspendidos por conductas sexuales impropias, para miembros del clero, y por abuso sexual de menores.
Según González Nieves, el obispo de Arecibo, Daniel Fernández, ha manejado de manera adecuada la situación en su diócesis. Pero admitió que en el pasado no siempre ha sido así.
“Hemos cometido errores en el pasado y estamos haciendo todo lo posible para rectificar esos errores”, dijo González Nieves, quien negó que exista “una mafia”  que proteja a sacerdotes pederastas, como denunció un exseminarista al referirse a la situación de Arecibo.
Arzobispo de San Juan reacciona al escándalo de pederastia
Asegura que no existe una "mafia" para encubrir las controversias sexuales dentro de la Iglesia

“Yo entiendo que el obispo Daniel ha respondido muy bien ante las querellas que él ha tenido que atender. Él ha sido asesorado por la Santa Sede”, dijo González Nieves.
El prelado indicó que las controversias de índole sexual en el seno de la Iglesia Católica se han experimentado prácticamente en cada una de los obispados puertorriqueños.
Según González Nieves, cada uno de los obispos en Puerto Rico ha tenido que lidiar con imputaciones contra sacerdotes de abuso sexual y actos lascivos, entre otros actos condenados por los ordenamientos civiles y católicos.
“No solemos intercambiar mucha información entre nosotros, pero cuando se suspende a un sacerdote, por el motivo que sea, lo compartimos entre los obispos”, dijo el arzobispo.
De hecho, González Nieves precisó que en los poco más de 14 años que lleva dirigiendo la Arquidiócesis de San Juan ha tenido que expulsar a unos 32 sacerdotes por conductas o actos impropios, que no se limitan a situaciones sexuales.
Sarcedote de Arecibo se defiende de las acusaciones
El padre José Colón Otero asegura ser víctima de un complot de un grupo de personas obsesionadas con acusar a sacerdotes como pederastas

El caso Wesolowski
Las controversias relacionadas a los asuntos sexuales de los miembros de la Iglesia se avivaron recientemente con la destitución del nuncio apostólico Józef Wesolowski, de origen polaco y quien es investigado por las autoridades de la República Dominicana -donde están las oficinas del delegado apostólico de El Vaticano de la región- por presuntamente agredir sexualmente a varios menores.
Precisamente, el jueves, las autoridades dominicanas le solicitaron  a la Interpol que ayude con la captura de otro sacerdote de origen polaco, Wojciech Gil, quien presuntamente también cometió actos sexuales contra menores en el vecino país.
El paradero de Gil se desconoce. No obstante, González Nieves señaló que entiende que Wesolowski se encuentra en algún lugar  de Roma. Hasta ayer, las autoridades dominicanas no habían solicitado la captura de Wesolowski, cuyo cargo le proveía inmunidad diplomática.
Versiones apuntan a que Wesolowski    mantenía relaciones estrechas con sacerdotes de la Diócesis de Arecibo, donde, según denuncias de algunos feligreses, desde el 2007 se han suscitado varios escándalos sexuales que la Iglesia supuestamente ha ocultado y que llevaron a la suspensión del padre José Colón Otero.
Este supuesto vínculo entre el exnuncio y Arecibo era negado ayer en una conferencia de prensa del propio Colón Otero, quien rechazó las imputaciones en su contra.
González Nieves precisó que no tiene jurisdicción sobre los asuntos que ocurren sobre la Diócesis de Arecibo ya que cada obispo responde directamente a Roma. Además, dijo desconocer los detalles del caso del sacerdote Colón Otero, a quien se le imputan conductas sexuales no aprobadas por la Iglesia.
El líder religioso pidió que las personas oren por la Diócesis de Arecibo y por la Iglesia, ya que controversias como estas, sean ciertas o no, lastiman y entristecen a las personas y a la institución. Instó también a las víctimas de agresiones sexuales por parte de sacerdotes a que denuncien los hechos a las autoridades.

No hay comentarios:

Publicar un comentario